El Reina Sofía, campo de batalla contra el coronavirus