El Fútbol Club Cartagena, con la comisión deportiva al frente, encaró el mercado de invierno tranquilo y con la convicción de no necesitar demasiados cambios en una plantilla que, aunque corta, se había manejado bien en la primera mitad de la temporada. No obstante, el club ha terminado realizando nueve operaciones entre altas y bajas con el objetivo de pelear el play off de ascenso. Paco Belmonte, presidente de la entidad cartagenera y máximo responsable de la comisión deportiva, utilizó la presentación de Pêpê, su último fichaje, para aclarar la situación de la plantilla, aunque tanto medios de comunicación como aficionados quedaron aún más confundidos tras su aparición.

El máximo mandatario del FC Cartagena comenzó su comparecencia respondiendo a las cuestiones sobre los últimos días de mercado de traspasos. «Queda una semana por delante y solemos ser agitadores de mercado. Estamos abiertos a cualquier cosa que mejore la plantilla», afirmó antes de confesar que no espera más movimientos. «No creo que haya grandes novedades porque tenemos una plantilla competitiva, no veo ninguna deficiencia demasiado grande y creo que está todo bien compensado», manifestó.

El siguiente punto de la rueda de prensa se centró en los numerosos cambios que ha sufrido la plantilla cuando se esperaba un mercado calmado. El directivo confirmó que la marcha de cuatro futbolistas en invierno estaba «prevista», aunque en siguientes respuestas explicó que Tejera, Delmás y Arribas pidieron salir y que esa fue la motivación de los fichajes. «Las salidas generan la obligación de completar la plantilla y por eso hay nueve movimientos, pero no por una necesidad imperiosa», explicó dando valor a la plantilla conformada en verano. No obstante, al mismo tiempo defendió que la ambición del club es responsable de las operaciones realizadas. «Cuando haces nueve operaciones en veinticuatro días es porque quieres mejorar, porque estás vivo y porque eres ambicioso. Saldrá bien o mal, pero somos el equipo que más ha movido el mercado de LaLiga Smartbank», aseguró Belmonte.

El colofón llegó con el caso Sadiku, sobre el que Belmonte se explayó durante un buen tramo de la rueda de prensa. Después de afirmar que «no está planificado que vaya a salir nadie», el presidente descubrió que espera «una nueva oferta por Sadiku antes del cierre del mercado» que el club planteará con el jugador.

La primera noticia de una oferta por Armando en este mercado invernal salió a la luz en la entrevista de La 7 TV al presidente hace tres semanas y se hizo pública dado que se había rechazado. «La oferta por Sadiku era cercana a los dos millones de euros, era de Japón y no va a salir», declaró en ese momento. Hace tres semanas, el presidente ni se planteaba la marcha del delantero porque no se podía «permitir ese lujo» si se quería luchar por algo. Ahora, la historia ha cambiado.

Belmonte afirmó ayer que no se arrepiente de haber rechazado la propuesta por el delantero, pero solo unos segundos después confirmaba que estudiará una nueva oferta. «Cuando llegue te diré si acepto o no acepto, depende de la cantidad», explicó. Consciente o no, el presidente desveló que Darío Poveda puede ser el sustituto para una posible marcha del albanés. «Si llega la oferta definitiva y se quiere ir, necesitas otro. Gracias a Dios hemos traído a Darío para tener más opciones porque hay posibilidades de que la oferta vuelva a llegar y a lo mejor no proviene de Japón», concluyó.