Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Real Murcia

Tres de los cuatro granas mejor pagados, en ‘paradero desconocido’

Miku, Aguza y Zeidane, por los que el Real Murcia hizo un gran esfuerzo económico en verano, se han convertido en las grandes decepciones del primer tercio liguero - Solo Pedro León responde a su estatus

Miku celebra el gol que encarriló la victoria frente al Logroñés en el minuto 90. | FRANCISCO PEÑARANDA

En Nueva Condomina siempre hay un vaso con la palabra ‘crisis’ inscrita, pero en este primer tercio de la temporada 22-23, el Real Murcia de Mario Simón no para de dar razones para llenarlo. Si la ausencia de victorias en casa ya generaba nerviosismo, la contundente derrota ante el Osasuna B hizo que llegase el primer gran cabreo, un calentón que ha ido a más tras la eliminación copera frente al Atlético Paso.

Sumando la derrota copera, el Real Murcia solo ha logrado una victoria en los últimos seis partidos, y para recordar el último triunfo en casa hay que remontarse al 1 de octubre. Con todos los ingredientes sobre la mesa, las noticias no son buenas para Mario Simón. Todo lo que no sea sacar los tres puntos el sábado ante la UD Logroñés podría precipitar su despido, sin embargo, aunque se corte la cabeza del madrileño, hay varios futbolistas que también tienen las cruces echadas por muchos aficionados.

Y es que la aventura en Primera RFEF del Real Murcia no está siendo la esperada. Aunque el equipo está bien clasificado, la imagen y las sensaciones ofrecidas en cada encuentro van a menos, y algunos de los fichajes ‘estrellas’ del verano todavía no han dado señales de vida. De hecho, tres de los cuatro mejor pagados de la plantilla están firmando unos números decepcionantes.

Quitando a Pedro León, el único capaz de agitar al equipo y el que ha salvado a los suyos en varias ocasiones con sus goles, ni Miku, ni Aguza ni Zeidane están respondiendo al esfuerzo que el club hizo en verano para hacerse con sus servicios, siendo el delantero y el centrocampista los más cuestionados.

El venezolano, que solo ha anotado un gol, quedó definitivamente retratado en el choque de Copa, donde además de mostrarse de nuevo apático y fallón, erró uno de los penaltis de la tanda. Ni la confianza que ha depositado en él Mario Simón, le dio la titularidad nada más aterrizar y le ha mantenido en el once hasta en siete jornadas, ha sido suficiente para que el ex del Deportivo dé un motivo de esperanza.

No ayuda que el Real Murcia apenas llegue al área, pero tampoco se ha ganado el crédito cuando sus compañeros le han encontrado, como sucedió en El Paso. Ni de penalti pudo marcar el jugador de 37.

La apuesta económica del Real Murcia por Miku ha salido mal a las primeras de cambio y, si no mejora la cosa, podría seguir costándole muy cara su presencia en la plantilla a los granas.

Un caso similar al de Miku es el de Aguza. Aconsejados por Quique Pina, en el consejo de administración no dudaron en elevar la apuesta para que el barcelonés liderase el centro del campo grana, pero solo hicieron falta ocho jornadas para que Mario Simón le pusiera el cartel de suplente. Con 527 minutos disputados en Liga, nunca ha sido importante y no lo está haciendo para serlo.

Otra de las grandes decepciones está siendo Zeidane. El futbolista sueco, por el que el Real Murcia hizo un gran esfuerzo económico para renovar un año su cesión, ha perdido completamente la chispa que enamoró a Nueva Condomina en la segunda vuelta de la temporada pasada. Ahora, sus minutos pasan completamente desapercibidos, lo que le ha impedido afianzarse en el once titular. Con muchos jugadores en su mismo puesto y con Mario Simón haciendo probaturas en busca de soluciones, Zeidane anda completamente a cero. No sabe lo que es marcar, pero es que tampoco ha ayudado a sus compañeros a hacerlo.

Vuelta al trabajo con cambio de horario y caras largas

El Real Murcia tenía previsto regresar a los entrenamientos en el día de ayer. Según la información ofrecida por el club, esa primera sesión tras descansar el lunes se celebraría a las 10.00 de la mañana, pero finalmente hubo cambios de planes y los jugadores se ejercitaron por la tarde. Con Mario Simón sabiendo que el sábado volverá a jugarse el puesto como técnico murcianita, dirigió la sesión con la que se empieza a preparar el duelo ante la UD Logroñés, que se disputará en Nueva Condomina a partir de las siete de la tarde. La duda está en saber si Pedro León se recuperará de sus molestias. El jugador muleño, con un problema en los isquiotibiales, se quedó fuera de la convocatoria para la Copa del Rey. Una semana antes, frente a La Nucía, tampoco fue titular, disputando solo unos minutos en la segunda parte. En el club confían en que el centrocampista pueda llegar a tiempo para el sábado.

Compartir el artículo

stats