Después de superar dos años complicados, llenos de dificultades para las bandas emergentes, Glas, cuarteto murciano de indietrónica, saltaban al panorama nacional con su segundo álbum, Venus Géminis (2022), un disco potente y fresco con el que Paco Ganga (The Leadings, Lofelive), Fede Gas (ex Varry Brava) y Tommy Roch (Adiós Nicole, The Purple Elephants) nos brindaron su trabajo más personal (lástima que no pudieran girarlo debido a la pandemia). El álbum, publicado a base de sencillos, se gestó como una respuesta visceral hacia la soledad y el parón de la actividad musical.

Ahora Glas vuelven con Será mejor, una de las canciones más bailables de su trayectoria. Como no podía ser de otro modo, su efervescencia nos lleva a Giorgio Moroder, a Limahl y a su Never ending story, gracias a la producción del prestigioso David Van Bylen, determinante para el sonido de la banda. La carga rítmica de la canción, con fuerte presencia electrónica y dirigida por una línea de bajo intensa y dinámica, se envuelve de una atmósfera sintética y vibrante moldeada por los sintetizadores y emotivas voces melódicas. Vamos, que han vuelto para deleitarnos, y este sábado lo harán también en directo –en compañía de Marsella– con un espectáculo visual elegante y muy bailable, puro sábado noche. Paco Ganga nos lo explica.

Esta semana habéis lanzado un nuevo single, Será mejor, en el que contáis con David Van Bylen a la producción junto a Lofelive. ¿Es el avance de otro álbum? ¿Cuál era la idea para trabajar con él? Musicalmente tiene una fuerte presencia electrónica.

Nuestra intención era darle una vuelta de tuerca a ese sonido semielectrónico que nos caracteriza, y con la visión de David esto ha ido un poco más allá. Y la idea, más bien, es recopilar una serie de temas nuevos en un EP.

Será mejor va en la línea de El mundo será nuestro, que es vuestra canción más escuchada en Spotify. Me recuerda al sonido ochentero de Never ending story.

Es cierto que el sonido synthpop de los ochenta siempre ha sido un gran pilar en nuestra música. Además, ese tema nos ha gustado desde pequeños. ¡Vaya peliculón!

El amor y el optimismo son temas recurrentes en vuestras canciones. ¿Es también el tema principal de Será mejor?

Estos temas eran habituales en nuestro anterior trabajo, ya que se escribió entero durante los meses más duros de la pandemia. Necesitábamos expresarnos y hacer sentir a la gente que de esta salíamos. Pero, en el caso, la letra habla más bien de desamor, y de lo bien que se puede estar cuando te rompen el corazón y te recompones.

¿Vais a sacar nueva música antes del verano? ¿Alguna idea sobre el título de ese futuro EP? ¿Qué línea musical pensáis seguir? ¿Habrá alguna colaboración?

Nuestra intención es fluir e ir componiendo canciones o singles sin prisa. Sin embargo, siempre nos ha gustado la idea de recopilar nuestra música en trabajos cerrados, así que seguramente hagamos un EP, sí, pero, de momento, no tenemos idea de por dónde va a ir el título. Sí puedo decirte que este tema es quizás el más orgánico (o el menos electrónico) de todos los que vamos a sacar. Nuestra intención es retorcer la inspiración para que los próximos que saquemos sean auténticos cañonazos de baile. Y..., bueno, no hemos pensado ninguna colaboración, pero, puestos a elegir, llamaríamos a Marc Dorian (lo queremos con locura).

Baila o muere en el intento no fue, aunque no por culpa vuestra, un buen título en un año tan desafortunado por causa de la pandemia. ¿Os sentisteis un poco frustrados por los acontecimientos?

Nosotros nos lo tomamos como un aprendizaje. Nos sirvió para componer y producir música con más calma y poniendo todo el corazón en el proceso. Cierto es que el tema directos se paró durante una temporada, y que teníamos un buen puñado de festivales cerrados, pero ahora estamos cogiendo buen ritmo de nuevo.

De hecho, quedan pocas entradas para este sábado, y va a ser un fiestón. Parece que resistís a base de entusiasmo. ¿Qué se hace para que no decaiga?

La música es una pasión sin la cual no podríamos vivir, y nos aporta energía y alegría siempre. Además, en nuestro caso, el apoyo del público tan fiel que tenemos es muy intenso, y esto siempre nos motiva para seguir avanzando. Somos una familia.

Venus Géminis fue un disco que servisteis por entregas, anticipando singles, pero parece que no ha tenido, por las circunstancias, el desarrollo que merecía. ¿Habéis hecho alguna reflexión? ¿Este nuevo single pretende hacer de tirón, rescate, respecto del álbum?

Teniendo en cuenta todo lo que ha pasado, el trabajo hizo el papel que tenía que hacer, alegrar las vidas de mucha gente. A nivel de repercusión en plataformas digitales, pasamos de unas pocas miles de escuchas a más de 600.000 con Olvidar, por ejemplo; o a las más de 200.000 de El mundo será nuestro. Además, hemos comprobado en los directos que nuestro público ha crecido. Por lo tanto, seguiremos trabajando para ofrecer siempre lo mejor que esté en nuestras manos. En cuanto a este nuevo single, sin duda es eslabón de otra cadena, pero quien vaya este sábado a la sala REM va a poder ver cómo Venus Géminis sigue siendo esencial para Glas.

Pese a todas las crisis y generaciones perdidas que aparecen en el álbum, también hay luz y búsqueda de salidas que te alejen del pesimismo. ¿Cuál es el mensaje que queréis trasladar al público con vuestras canciones?

El hilo conductor del disco era la búsqueda del amor, y no es que quisiésemos trasladar este mensaje al público, sino que, de forma natural, el público lo ha interpretado como tal, y eso nos alegra mucho.

Nuevo Orden Mundial es una de mis favoritas. Con ese bajo a lo Peter Hook me lleva hasta New Order. ¿Era esa la intención?

En efecto, New Order es uno de nuestros grupos pilares, y nos apetecía mucho de nuevo hacer un guiño especial, tanto a nivel lírico, con ese toque social, como a nivel musical, con esas líneas de bajo y ese alto componente sintético. Este grupo será siempre uno de nuestros referentes principales.

Parece que Venus Géminis gozó de un buen número de colaboraciones. ¿Queríais compartir vuestra euforia con amigos?

Así es. Para nosotros una gozada contar con Grises, Jorge Second, Tonino Miss Caffeina y The Leadings. Las diferentes texturas que aportan las colaboraciones siempre son beneficiosas para un grupo, así que la experiencia fue muy gratificante. Tal vez en el directo de este sábado nos encontremos con alguna colaboración especial...

The Leadings... ¿existen aún?

Por desgracia, no. Pero seguimos manteniendo muy buena relación con Juan Torrano, que prestó su voz para Sin sudar. Siempre lo interpretamos en directo con mucho cariño, y además destila una energía bastante particular. Sería genial que Juan y Sergio nos pudiesen acompañar este sábado, ¿eh?

Sois músicos, de procedencias distintas (Leadings, Lofelive, Varry Brava, Adiós Nicole, The Purple Elephants), pero también, individualmente, DJ’s o realizadores. ¿Cómo influye esa variedad de actividades artísticas en Glas?

Esta variedad de actividades que desempeñamos cada uno de los miembros de la banda crea una sinergia y aporta elementos constructivos a la hora de crear nueva música principalmente. De Paco cogemos la electrónica, de Tommy el pop, de Fede y Sergio la garra punk. Crear es algo que seguiremos haciendo, por nuestra personalidad inquieta y porque no paramos de buscar nuevas corrientes musicales.