Cuchillo y tenedor

Tarta de natillas

Tarta de natillas

Tarta de natillas / L.O.

Mary Luz Piñeiro

Un pastel absolutamente irresistible cuya textura cremosa y cálida, con sabor a merienda de toda la vida, sorprende y no deja indiferente a nadie.

Horneamos la base ligeramente para que albergue la deliciosa crema que luego terminamos al horno. Guardaos la receta a mano para cuándo tengáis ocasión de probarla. No defrauda, os lo aseguro.

Ingredientes

Masa: 420 g. de harina, 150 g. de mantequilla, 100 g. de azúcar, 2 huevos y otro para pincelar la masa.

Relleno: medio litro de leche, 1 cucharada sopera de vainilla líquida, 2 huevos y 2 yemas, 210 g. de azúcar, 200 ml. de nata, 85 g. de Maizena y 25 g. de mantequilla.

Elaboración

1. Hacemos un volcán con la harina ( o la ponemos en el bol de la amasadora ) y en el centro añadimos los restantes ingredientes de la masa.

2. Mezclamos hasta que se integren y la masa presente un aspecto homogéneo ( sin mezclar más de lo necesario ). 

3. Tapamos la bola de masa con film y dejamos que repose en frío 20 minutos. 

4. Luego la ponemos entre 2 pliegos de papel vegetal y la estiramos con un rodillo dejándola de un grosor aproximado a 3 milímetros. 

5. La colocamos sobre un molde redondo desmontable y forrado con papel vegetal, procurando que cubra fondo y lados del molde ( los bordes deben quedarnos bastante altos ya que luego albergarán la crema. 

6. Recortamos con un cuchillo la masa sobrante que utilizaremos luego para hacer las hojas de decoración del pastel. 

7. Cubrimos con papel vegetal, Ponemos peso encima ( legumbres, piedras, etc... ) y metemos al horno precalentado a 180 grados. Horneamos durante 20 minutos a esta temperatura. 

8. Luego retiramos del horno. Sacamos el peso y el papel vegetal y dejamos que la base de nuestro pastel se enfríe dentro de su molde. 

9. Mientras se hornea el pastel elaboraremos la crema del relleno: En un cazo amplio ponemos la leche, nata, azúcar, Maizena y vainilla. Mezclamos con unas varillas hasta que no queden grumitos. 

10. Luego añadimos los huevos y las yemas batidos y ponemos el cazo a fuego suave, cocinando sin dejar de remover con las varillas en ningún momento, hasta que la crema espese.

11. Añadimos los 25 g. de mantequilla y movemos bien para que se integre. Luego vertemos la crema en un plato hondo o cuenco y dejamos que se temple tapada con film a piel ( en contacto con la crema ). 

12. Una vez fría la base del pastel ( dentro de su molde ) y la crema templada, la vertemos sobre la base y alisamos con una espátula o con el dorso de una cuchara. 13. Sobre la crema ponemos unas hojas que hacemos con masa sobrante y un cuchillo afilado para darles la forma de hojas y sus nervios.

14. Pincelamos cuidadosamente las hojas y borde la la masa con huevo batido y metemos al horno precalentado a 180 grados, horneando hasta que veamos el pastel dorado por encima ( unos 25 minutos aproximadamente. 15. Retiramos del horno, desmoldamos y dejamos que temple y luego metemos al frigorífico al menos 1 hora antes de servir.