Kiosco

La Opinión de Murcia

Economía

Una "tormenta perfecta" satura los talleres mecánicos debido a la falta de personal cualificado

El sector necesita entre setecientos y un millar de operarios ante el aumento de actividad generado por los retrasos en la fabricación de coches

Un mecánico inspecciona el motorde un coche en un taller de Murcia, ayer por la tarde. ISRAEL SÁNCHEZ

Los talleres mecánicos de la Región de Murcia se están viendo desbordados por el incremento del trabajo generado por los retrasos en la fabricación de coches nuevos y las graves dificultades que están teniendo para contratar a personal.

El sector calcula que en la Comunidad harían falta ahora mismo entre 700 y mil operarios para poder absorber el significativo aumento de la actividad, pero la realidad es que no se encuentra esta mano de obra cualificada.

Estas son las cuentas que han realizado tanto la Asociación de Empresarios de Talleres de Reparación de Vehículos Región de Murcia (Atramur) como el Gremio de Tallares de Reparación de Automóviles de la Región (Gretamur). Ambos coinciden en que el problema principal es que el sector necesita profesional con experiencia y cualificado, que no encuentran tan fácilmente como en otros sectores.

"Esta situación se agrava en la época estival, cuando muchos usuarios llevan sus vehículos a los talleres para ponerlos a punto antes de irse de vacaciones. No existe una bolsa de trabajo propia a la que podamos acudir, es difícil hacer contratos anuales y no hay tanta gente que estudie FP de Mecánica y Automoción para trabajar en talleres, a pesar de que todos los que terminan sus estudios salen con plaza", apuntan desde Atremur.

"Un mecánico necesita, mínimo, unos dos años para trabajar adecuadamente en un taller. A esto se suma el hecho de que la mayoría de los clientes dejan para el último momento el llevar el coche a un taller antes de salir de viaje", explica José de la Cruz, presidente de Gretamur, gremio integrante de FREMM. "Lógicamente, nuestros trabajadores también tienen derecho a irse de vacaciones estos días", recuerda el presidente de Gretamur.

No obstante, durante la ‘temporada baja’ en los talleres, que iría de noviembre a marzo, se necesitarían entre 200 y 300 trabajadores más también, señala De la Cruz.

Además, el temor a una recesión económica también está contribuyendo a alargar la vida de los vehículos y a encarecer el precio de los pocos que están disponibles para comprar en estos momentos.

La falta de componentes es un problema que se venía arrastrando desde la irrupción de la crisis del coronavirus y que, lejos de tender a solucionarse, se ha agravado a raíz del estallido de la guerra de Ucrania.

El temor a una recesión también lleva a la población a alargar la vida de sus vehículos

decoration

Este fenómeno ha tenido un serio impacto sobre casi todos los sectores industriales, pero, de manera muy especial, sobre el de la automoción, hasta el punto que en estos momentos los plazos de espera para adquirir un coche nuevo se sitúan como media en los seis meses. Los retrasos, incluso, son bastante mayores en determinados modelos, sobre todo los de alta gama.

El precio medio del vehículo de ocasión se dispara un 17% en julio

El precio medio de oferta de los vehículos de ocasión en España ha registrado un incremento interanual del 17% en el mes de julio, hasta 19.881 euros, encadenando 23 meses seguidos de subida, según los datos de Coches.net.

La comparativa intermensual arroja un ligero incremento del 0,8%, mientras que la subida en los últimos tres meses la subida es del 2,1%. En agosto de 2020, en plena pandemia, el precio medio del vehículo de segunda mano se situó en 15.059 euros en España. Casi dos años más tarde, cuesta unos 5.000 euros más.

Como consecuencia, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Canarias, País Vasco y Asturias ya superan la barrera de los 20.000 euros de precio medio.


Por otro lado, la incertidumbre económica que se ha adueñado del panorama internacional, con una inflación que anda ahora mismo desbocada, ha propiciado que sean muchos los que hayan decidido aplazar sus decisiones de compra. También las dudas existentes a la hora de decantarse por motores de combustión o eléctricos. El resultado de todos estos factores es que el parque móvil está envejeciendo y que las averías son cada vez más frecuentes. "Es una tormenta perfecta, sin duda", añade De la Cruz.

Inquietud ante una posible reducción del uso de los turismos en la última parte del año

Pese a que la actividad en los talleres mecánicos de la Región y casi de toda España anda disparada en estos momentos, el sector teme que vaya diluyéndose en la última parte del año. Así lo refleja una encuesta realizada por la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa), que vincula la subida de los combustibles y los precios en general con una pérdida del poder adquisitivo de los clientes y una reducción drástica del kilometraje medio, lo que se traduciría en menos operaciones y de menor rentabilidad. Los talleres encuestados también expresan su preocupación por la falta de personal, así como por una presión normativa que tendrá como consecuencia un incremento de las obligaciones legales del sector, así como del número de inspecciones. 

Así que los talleres mecánicos están viendo como el trabajo va en aumento, hasta quedarse al borde de la saturación. Así lo atestiguan las cifras que maneja la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa), que reflejan en el primer semestre un incremento del 7% en la facturación del sector a nivel nacional, hasta situarse en los 6.330 millones de euros.

Un porcentaje, en cualquier caso, engañoso, ya que podría ser mucho mayor si los talleres repercutieran el incremento de costes que están sufriendo como consecuencia del encarecimiento de los recambios, neumáticos y materiales de pintura. "Los talleres trabajan y facturan más, pero ganan menos, lo que representa una amenaza en momentos en los que son necesarias inversiones constantes en equipamiento y formación", resalta Víctor Ribera, secretario general de Conepa.

Solo una inmensa minoría revisa el coche cuando algo no va bien

El 22% de los españoles solo acude al taller cuando detecta que algo no marcha bien en su vehículo, según el estudio ‘#EllasConducen Sin Barreras’, elaborado por la cadena de mantenimiento integral del automóvil Midas.

Este hábito va en contra de lo que señalan las voces expertas, que recomiendan revisar el vehículo antes de las vacaciones de verano, momento en el que se realizan trayectos más largos de lo habitual y para lo que es fundamental una correcta puesta a punto, con el fin de garantizar la seguridad del viaje.

Además, en este estudio se hace referencia a otros asuntos que se tienen en cuenta a la hora de revisar el vehículo, como el precio. Sobre este, el 79,5% de los españoles cree que el precio a pagar en un concesionario es «mucho más elevado» que en un taller, ya que consideran que la revisión suele ser más completa o se revisan más puntos de control.

No obstante, un 50% de los conductores afirma que es fundamental realizar la revisión en un concesionario ya que es la única forma de mantener la garantía oficial del vehículo. Esta es una idea extendida pero errónea, según Midas, dado que desde 2002 no es necesario pasar la revisión del coche en la casa oficial para mantener la garantía del fabricante.

Según ha explicado el director de Ventas Digitales y clientes de Midas en España, Jocelyne Bravo, el 53,8% de los conductores decide realizar la revisión en un concesionario para conservar la garantía del vehículo, algo que no es «necesario ni cierto».

El 69,1% de los participantes en la encuesta de Midas desconoce el nivel de profundidad y calidad de la revisión que realizan los expertos de su vehículo. En concreto, no sabe la cantidad de puntos del vehículo que se revisan, aunque un 66,7% cree que son hasta un máximo de 30.

Según han explicado desde Midas, en sus talleres se revisan hasta 76 puntos de control, al mismo tiempo que se realiza un diagnóstico electrónico para vehículos fabricados después del 2000 que permite detectar cualquier tipo de fallo en su funcionamiento.

 Respecto a los factores más determinantes a la hora de elegir el lugar donde hacer la revisión, el precio es el aspecto más importante en el 68% de los casos, seguido de la confianza (65%).

Compartir el artículo

stats