Kiosco

La Opinión de Murcia

Energía

Repsol y Enagás se aseguran el suministro fuera de Rusia

Las compañías del sector energético del Valle de Escombreras, en Cartagena, aseguran que tienen garantizado el suministro de gas y de petróleo para hacer frente a los efectos que está teniendo en el mercado la aplicación de las sanciones impuestas por la Unión Europea a Rusia

La Guardia Civil abre paso a un convoy de cisternas con combustible para las gasolineras en las instalaciones de Exolum. Ivan Urquizar

El suministro de petróleo y de gas natural al mercado español no se ve amenazado por el conflicto bélico en Ucrania, según aseguran fuentes de Repsol y de Enagás, respectivamente, aunque el impacto de la guerra en los precios de los carburantes y de la electricidad ha quedado patente esta semana con el paro del transporte. El efecto dominó que puede tener en el encarecimiento de la energía ha encendido las alarmas.

Las grandes operadoras del Valle de Escombreras, en Cartagena, aseguran que tienen diversificado el aprovisionamiento de hidrocarburos en todo el mundo y no se ven sometidas a la dependencia del suministro ruso.

La planta de regasificación de Enagás aporta las instalaciones para el almacenamiento del gas natural licuado a las compañías dedicadas a la distribución y a las tres centrales de ciclo combinado que generan energía eléctrica en Cartagena, pertenecientes a Iberdrola, Naturgy y la francesa Angie, respectivamente.

Enagás cuenta con otras plantas de regasificación en Barcelona, Huelva y Gijón y es propietaria del 50% de la de Bilbao y del 72,5% de la de Sagunto. También dispone de almacenes subterráneos en Serrablo (Huesca), Gaviota (Vizcaya) y Yela (Guadalajara).

Prácticamente la mitad del gas que llega a España procede de Argelia. En 2021 Estados Unidos se ha convertido en el segundo proveedor, aunque la compañía afirma que los operadores compraron gas en 14 países el pasado año.

Las empresas del Valle de Escombreras han diversificado el aprovisionamiento de petróleo y de gas

decoration

Este mes han llegado tres buques metaneros al puerto de Escombreras y en lo que queda de marzo están previstos otros dos, según ha informado un portavoz de la compañía. El gas llega en estado líquido a bajas temperaturas y tiene que volver a su estado gaseoso para poder ser consumido. Para el mes de marzo la compañía tiene programados 29 slots de descarga en toda su red.

Dos gasoductos permiten el aprovisionamiento directo desde Argelia, pero en la actualidad solo se mantiene el suministro a través de la conducción submarina Megdaz, que llega Almería. Esta conexión va a «su máxima capacidad», aseguran fuentes de la compañía.

A finales de octubre de 2021 el gasoducto Magreb-Europa, que atraviesa Marruecos y llega a Algeciras, fue cerrado por Argelia por sus rencillas con Rabat.

La crisis provocada por el acercamiento de España a Marruecos sobre el Sahara abre un periodo de incertidumbre sobre el futuro con Argelia y los envíos del gas de ese país. 

Tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia, Enagás aseguró que «Argelia está cumpliendo con todos sus compromisos de aprovisionamiento de gas natural a España» y garantizó que el sistema gasista español cuenta con unos niveles de capacidad contratada de gas natural superiores a la de inviernos anteriores en la misma fecha, por lo que se encuentra en una situación mejor que la de otros países del entorno.

El problema, por tanto, no está en el suministro, sino en los precios que puede llegar a alcanzar el gas natural licuado y la energía eléctrica a medida que se vayan cumpliendo las sanciones a Rusia y dejen de comprarle los países centroeuropeos a los que abastece. La Unión Europea tendrá que resolver ahora el dilema del mercado eléctrico para evitar que el precio del gas siga marcando el contador de la generación eléctrica y llevando el recibo de la luz a máximos históricos.

España y varios países tratan de convencer a Bruselas de que es preciso evitar que la inflación se dispare por encima de los límites que permiten mantener el consumo y la paz social, tal y como está ocurriendo con los carburantes.

La subida del precio de los combustibles ha provocado ya dos huelgas del transporte y ha puesto en jaque a la economía

decoration

El elevado coste del gasoil ha dado lugar a dos paros de las empresas del transporte desde diciembre y está generando una gran tensión en los sectores más dependientes de la factura energética, aunque tampoco hay problemas de suministro de petróleo.

Repsol tiene en Escombreras una de las cinco refinerías de España, que está conectada con la planta de Puerto Llano (Ciudad Real), a través de un oleoducto de doble dirección, que permite el envío del crudo destinado a la elaboración de gasolina y gasóleo y, a su vez, da salida al mar a los productos elaborados en las instalaciones de la población manchega a través del puerto de Cartagena.

También tiene refinerías en Tarragona, A Coruña y Bilbao.

Fuentes de la petrolera aseguran que no hay ningún problema de suministro en España, porque el aprovisionamiento está muy diversificado y «compra en todos los países», lo que permite seguir funcionado con normalidad.

Sin embargo, la protesta de los transportistas ha llegado a paralizar esta semana durante varios días la salida de las cisterna desde las plantas energéticas del Valle de Escombreras dejando sin suministro a las gasolineras de la Región de Murcia.

La subida del recibo de la luz dispara el autoconsumo


La subida del precio de la luz ha disparado la demanda de instalaciones de autoconsumo eléctrico en los últimos meses. La alternativa para esquivar el encarecimiento del recibo ha convertido a Murcia en la comunidad autónoma con mayor capacidad de generación eléctrica para uso propio tras la desaparición del llamado ‘impuesto al sol’, que durante años penalizó a las plantas solares destinadas a suministrar su propia energía a las viviendas y a las empresas. Estas instalaciones suman unos 104 megavatios, que representan el 15% del autoconsumo de España. La Dirección General de Energía y Actividad Industrial calcula que hay entre 29.000 y 30.000 hogares e industrias alimentadas con energía fotovoltaica generada para uso propio. Las plantas solares existentes en la Región suman en total los 1.200 megavatios, lo que demuestra el peso que ha alcanzado el autoconsumo en relación a la producción renovable.


Compartir el artículo

stats