Siempre al lado de una madre. Pase lo que pase y en cualquier situación que se dé, por muy grave que sea. Las matronas han velado durante este largo año de pandemia del coronavirus por la salud de las mujeres embarazadas, las que ya han parido, así como por la de los bebés y niños recién nacidos.

Dar a luz en tiempos de pandemia y de contagio ha sido un reto mayúsculo tanto para estas profesionales sanitarias como para las gestantes, que han tenido que pasar este proceso en solitario y con más temores y dudas. Pero ahí han estado ellas, las matronas, ya sea de forma presencial o al otro lado del teléfono, para resolver todas las dudas, ayudar y tranquilizar a las madres.

«Hemos permanecido en contacto permanente con las embarazadas y madres durante todo el proceso. La atención previa al parto es de acompañamiento también y de facilitar y de ayudar; y en el momento del parto hay diversos actos clínicos que requieren de muchas horas. Más tarde, la atención a la madre y al niño una vez que ha nacido también es muy importante para que logren estar piel con piel y que se acostumbren al amamantamiento», destacan las matronas.

Pero los inicios no fueron fáciles. «En las primeras semanas de pandemia nos encontramos un poco perdidas, con miedo, pero por suerte supimos ponernos las pilas y querer afrontar la situación de frente. Empezamos a modificar nuestros protocolos y nuestra manera de atender a las mujeres tanto en los paritorios del hospital como en Atención Primaria», resalta Lupe Sevilla, supervisora del servicio Materno Infantil del Hospital Santa Lucía de Cartagena.

Tanto es así que, a lo largo de esta crisis sanitaria, muchas mujeres que necesitaban parir estaban contagiadas con la covid, lo que suponía un reto mayúsculo para estas sanitarias: «Tuvimos que hacer circuitos para separar por dónde iban a pasar las futuras madres que presentaban una prueba PCR positiva y se habilitó un paritorio aparte para estas mujeres». Además, la matrona del Área II de Salud explica que los partos que requerían cesáreas comenzaron a realizarse en otra zona aparte.

Habitaciones para madres covid

Dos matronas atienden a una mujer que ha dado a luz, acompañada por su pareja y por el bebé. Águeda Pérez

En la planta del hospital que estaba destinada a Ginecología se reservaron habitaciones para las afectadas por coronavirus, aparte de la propia planta de maternidad que acogía a las madres sin el virus. «Cuando una madre contagiada pero sin síntomas daba a luz, como ha ocurrido en la mayoría de casos, se trasladaba a esta planta, donde el personal de Ginecología se volcaba también con la atención de ella y la del niño. Lo más importante es que no hemos dado lugar a separar a una madre de su hijo durante este tiempo, a pesar de las circunstancias», resume. «Solo se mandaban a plantas covid aquellas madres que estaban mal y que tenían una sintomatología grave que precisaba de otros cuidados», precisa Sevilla.

Los padres, también presentes

Otro de los handicaps que se logró resolver con premura fue la posibilidad de que los padres estuviesen presentes en el hospital, durante el parto y el postparto: «Fue el único servicio médico en el que se ha permitido el acompañamiento de un familiar», resaltan las matronas. «En el comienzo de la pandemia estábamos muy escasos de material y evitamos que los progenitores entraran porque no podíamos ofrecerle ni un EPI y la carga viral en los servicios y paritorios era muy grande», recuerda Sevilla.

Trabajadoras en el servicio Materno Infantil del hospital preparan las camas para acoger a madres y bebés. Águeda Pérez

«Conforme ha habido material, la situación se ha ido tranquilizando. No es lo mismo entrar totalmente desprotegido que con garantías seguras, además de que ahora conocemos algo más sobre el mecanismo de este virus», según la supervisora del Materno Infantil del Santa Lucía. También en Atención Primaria la labor de estas profesionales ha sido fundamental, a través de cita presencial o telemática: «Las consultas de las matronas fueron de las primeras en abrir en Atención Primaria tras la fase más aguda de la pandemia. Era muy importante porque generaba una garantía de seguridad recíproca», explica.

«El trato cercano es vital, el verle la cara a la futura madre, comentar con ella los distintos parámetros que se deben medir durante el proceso de embarazo, lo que necesitan, sus preocupaciones, sus miedos… Todo lo hemos tratado de resolver de la mejor forma posible», según la matrona.

Concienciación ciudadana

Lo que sí tienen claro las matronas es que las distintas medidas de prevención y seguridad que han cambiado nuestra vida desde el comienzo de la pandemia seguirán vigentes de aquí en adelante, aunque se logre vencer al virus: «Estos métodos de barrera tenemos que seguir utilizándolos. Nos tenemos que concienciar respecto a que si una persona está resfriada y sale de su casa, deberá ponerse la mascarilla en todo momento. También los cuidados en higiene, como el lavado de manos y el gel hidroalcohólico, deberían ser hábitos naturales tras la pandemia. No solo nosotras lo tenemos que llevar a cabo por nuestro trabajo, necesitamos comunicarlo para que toda la sociedad también se conciencie», finaliza Sevilla.

"Hemos tratado de dar la mejor calidad y asistencia profesional y humana"

Lupe Sevilla

Lupe Sevilla Águeda Pérez

«Hemos tratado de dar la mejor calidad y asistencia profesional y humana a las madres y a los bebés», resalta Lupe Sevilla, supervisora del servicio Materno Infantil del Hospital Santa Lucía de Cartagena. Respecto a la labor de las matronas en Atención Primaria, Sevilla destaca que han tenido que adaptarse a la modalidad online tras resolver qué consultas eran imprescindibles que fueran presenciales y cuáles se podían hacer de forma telemática. «La educación maternal se ha ido modificando y, por ejemplo, las matronas del Área II de Salud se fueron organizando y componiendo sus grupos de preparación al parto de forma online». Para la matrona, estos cambios han venido «para quedarse, sin duda» porque ayudan a «agilizar y descargar de trabajo y de tiempo al personal para todo lo que no se necesite un ‘cara a cara’ directo con las madres».

Asimismo quiere poner en valor el trabajo realizado durante todo este tiempo por las matronas y otros sanitarios, como psicólogos, pediatras y anestesistas: «Todos han colaborado y han puesto lo mejor de cada uno de ellos, hemos logrado salir airosos y ha sido una experiencia muy enriquecedora para todos», concluye.

Conferencias y charlas para celebrar el Día de la Matrona

Para conmemorar el Día de la Matrona, que se celebra el próximo miércoles 5 de mayo de 2021, la Asociación de Matronas de la Región de Murcia, que cuenta con más de 200 socias, participará en la Jornada Virtual ‘Las consecuencias de la pandemia en la atención de las matronas a la salud sexual y reproductiva’, que se celebrará de forma online en formato webinar. Se trata de un acto organizado por la FAME (Federación de Asociaciones de Matronas de España). Al día siguiente, las matronas murcianas celebrarán una charla-coloquio de forma online, organizada junto con la Facultad de Enfermería de la Universidad de Murcia, para dar a conocer esta especialidad a los estudiantes de Enfermería.

Matronas de la Región de Murcia. L.O.