25 de noviembre de 2020
25.11.2020
La Opinión de Murcia
Especial
25N

25N: Sin erradicación de la violencia contra las mujeres, no hay justicia

25.11.2020 | 04:00
25N: Sin erradicación de la violencia contra las mujeres, no hay justicia
Carmen Sánchez Trigueros // Directora para la Igualdad entre Mujeres y Hombres de la Universidad de Murcia


La Universidad de Murcia, a través de su Unidad para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, quiere unirse en torno al 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, para denunciar la preocupante persistencia de la violencia machista.

Queremos expresar nuestra preocupación por los debates que cuestionan la existencia misma de las políticas de igualdad y la lucha contra la violencia de género bajo el equívoco argumento de que discriminan a los hombres.

La violencia contra las mujeres es la expresión más dramática de la desigualdad de género en el mundo, y una amenaza para la salud pública mundial que, en condiciones de emergencia como la actual, no hace sino agravarse.

Ante tal situación, la Universidad debe evidenciar la persistencia de esas violencias y paliar su impacto. Las violencias normalizadas o invisibles, aquellas que tienen que ver con la maternidad y el trabajo, brecha salarial, desregularización del sector de cuidados, conciliación, etc. se ponen de manifiesto más que nunca este 25N.



La Universidad es un reflejo de nuestra sociedad y en ella lamentablemente, también se viven diferentes formas de violencia y discriminación basadas en las relaciones asimétricas de poder entre mujeres y hombres.

Frecuentemente se ha denunciado la dificultad de que toda la comunidad universitaria conozca el posicionamiento de los órganos de gobierno universitarios contra estas violencias; o el desconocimiento de las estructuras de apoyo con que pueden contar las personas que sufren estas agresiones; o la normalización de las conductas sexistas; o el sentimiento de culpa y el miedo a denunciar de las víctimas, o la complejidad de los procedimientos de denuncia y apoyo; o los efectos perversos que la denuncia puede implicar en la carrera profesional o académica.

Desde la Unidad para la Igualdad de la UMU intentamos contrarrestar esas desventajas. Éstas son algunas de la acciones que hemos realizado en los últimos meses.
  • Difusión del Protocolo de acoso
  • Concurso de tuits contra la violencia de género
  • Premios a los mejores TFG y TFM contra la violencia de género
  • Premio a la mejor tesis doctoral sobre violencia contra la mujer
  • Acciones formativas dirigidas al personal de administración y servicios, docentes y estudiantes.
  • Creación de guías de actuación ante agresiones sexuales y conductas de acoso.
  • Creación de los Puntos Violeta en las fiestas universitarias.
  • Potenciación de la Unidad de Género, integrada en el SEPA.
  • Impulso al Voluntariado en género e igualdad.
  • Colaboración activa con el Consejo de Estudiantes (CEUM), así como con las distintas Delegaciones de Alumnas y Alumnos de cada Facultad.
  • Desarrollo de actividades diversas (exposiciones, debates, concursos, conferencias, proyecciones, etc.) sobre distintos aspectos de la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

También hemos impulsado o apoyado diversas acciones institucionales: minuto de silencio el 25N (el propio Rector al frente), lectura del Manifiesto elaborado por todas las Universidades, entrega de premios, distribución de mascarillas y otros materiales promocionales con mensaje alusivo, iluminación de los edificios más emblemáticos de la UMU para mostrar nuestro compromiso en la erradicación de la violencia de género (otras universidades han seguido nuestro ejemplo), distribución de carteles, enaras y otros emblemas que se han colocado en diversos recintos universitarios conmemorando esta fecha.

Las universidades, como generadoras y transmisoras de conocimiento crítico, pero también de valores, debemos (y podemos) convertirnos en un referente de igualdad para toda la sociedad, constituyéndose en ejemplo de lucha contra la violencia machista que se pueda dar en su seno, garantizando la protección y reparación del daño a las víctimas.

Sin igualdad entre hombres y mujeres no hay democracia, sin erradicación de la violencia contra las mujeres, no hay justicia.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook