11 de noviembre de 2020
11.11.2020
La Opinión de Murcia
Crisis del coronavirus

El comercio echa de menos el bar

Las tiendas del centro de Cartagena experimentan un abrupto descenso de clientela tras el cerrojazo a la hostelería este sábado y temen por su futuro si los restaurantes no levantan la persiana la próxima semana en la ciudad portuaria

10.11.2020 | 21:34

Con la intención de paliar los efectos de la covid en el comercio de la ciudad portuaria, el Ayuntamiento de Cartagena pone en marcha una nueva campaña para fomentar las compras en las tiendas locales. Este martes, el edil de Comercio, Manuel Padín, presentaba 'El premio es para todos', un plan para «dinamizar el sector» en colaboración con la Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC), en la que el Consistorio ha invertido 40.000 euros y que estima que pueda movilizar «un mínimo de cuatro millones de euros en el sector», explican desde el Ayuntamiento.

Todos aquellos establecimientos que quieran participar en la campaña podrán inscribirse hasta el 17 de noviembre a través de la página web de la COEC de manera gratuíta. A partir del 19 de noviembre y hasta el 6 de enero, los clientes de los negocios que participen podrán conseguir una tarjeta tipo rasca por cada compra superior a 20 euros. Los regalos directos consistirán en bonos de 25, 50 y 100 euros a canjear en los locales participantes.

También habrá premios que serán participaciones en el sorteo de un coche como final de campaña, coincidiendo con el Sorteo Extraordinario de la Lotería Nacional del 6 de enero. Además, se rifarán patines eléctricos. Con esta iniciativa el Ayuntamiento pretende salvar la campaña de Navidad en Cartagena.

Los comercios locales del centro de Cartagena añoran a los compañeros del sector hostelero. Desde que este sábado entró en vigor el cierre de bares y restaurantes en la Región los vecinos de la ciudad portuaria han dejado el casco histórico «desierto».

Así lo aseguran propietarios y empleados de las tiendas de la calle Mayor de Cartagena, que «cruzan los dedos» para que el parón de actividad de la hostelería no se prorrogue más de lo previsto.

«El reclamo del centro de la ciudad es venir a tomar una tapa y una caña», asegura Carmen Guillamón, dependienta de la tienda Black Friday, «los clientes pasean, quedan a comer y ya que están por aquí realizan alguna compra», añade la empleada. Guillamón asegura que por la mañana «todavía hay un poco de movimiento», pero que a partir de mediodía y especialmente por la tarde «no viene absolutamente nadie». Tan solo cuatro días han bastado para hacer estragos en el comercio local desde que el viernes por la noche los bares bajasen la persiana, por lo que la dependienta espera que el Gobierno regional no prorrogue otros quince días las restricciones a la hostelería: «Esto no es como un centro comercial, la gente sigue acudiendo a las grandes superficies porque va a comprar exclusivamente y eso aquí no pasa, por lo que sin el ambiente de las terrazas estamos perdidos», apunta.

Otros negocios han optado por adaptar sus horarios a esta nueva situación para paliar los efectos del cierre. Es el caso de Sajor, que tras comprobar que «a mediodía no hay nadie por el centro» han decidido cerrar durante la hora de la comida. «A veces es mejor estar cerrado que abrir para no vender nada», asegura Paloma Tobal, dependienta de la tienda. Aunque gran parte de las tiendas locales de la ciudad portuaria insisten en que «los precios no pueden ajustarse más», con la intención de competir contra las grandes superficies y atraer nuevos clientes, algunos comercios se estiran con las ofertas.

En Vilar las compras han caido «de manera abrupta», por lo que además de grandes descuentos, la crisis de la covid-19 y la falta de ambiente en el centro les ha obligado a ponerse las pilas con la digitalización de su negocio. «Las redes sociales nos están sirviendo de apoyo para impulsar la venta, especialmente para no perder a los clientes de otras comunidades», afirma Asensio Vilar, gerente del negocio.

Además del cerrojazo a la hostelería, el cierre perimetral de la Comunidad Autónoma también ha sido un varapalo para los comercios. «Noté una caida de las ventas cuando cerraron los municipios», apunta Blanca Casaú, propietaria de la tienda Casaú, por lo que durante los últimos meses y con la esperanza de paliar el impacto de la crisis, también se ha lanzado a la venta online.

Sorteos para fomentar la compra de proximidad

Con la intención de paliar los efectos de la covid en el comercio de la ciudad portuaria, el Ayuntamiento de Cartagena pone en marcha una nueva campaña para fomentar las compras en las tiendas locales. Este martes, el edil de Comercio, Manuel Padín, presentaba 'El premio es para todos', un plan para «dinamizar el sector» en colaboración con la Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC), en la que el Consistorio ha invertido 40.000 euros y que estima que pueda movilizar «un mínimo de cuatro millones de euros en el sector», explican desde el Ayuntamiento.

Todos aquellos establecimientos que quieran participar en la campaña podrán inscribirse hasta el 17 de noviembre a través de la página web de la COEC de manera gratuíta.

A partir del 19 de noviembre y hasta el 6 de enero, los clientes de los negocios que participen podrán conseguir una tarjeta tipo rasca por cada compra superior a 20 euros. Los regalos directos consistirán en bonos de 25, 50 y 100 euros a canjear en los locales participantes. También habrá premios que serán participaciones en el sorteo de un coche como final de campaña, coincidiendo con el Sorteo Extraordinario de la Lotería Nacional del 6 de enero. Además, se rifarán patines eléctricos. Con esta iniciativa el Ayuntamiento pretende salvar la campaña de Navidad en Cartagena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook