21 de octubre de 2020
21.10.2020
La Opinión de Murcia
Mundo Cooperativo

Proyecto Antares: el punto de partida de las cooperativas

Este proyecto, tal y como relata Pablo Sánchez, técnico del área de empresa de UCOMUR, ayuda a las empresas en múltiples vías como el asesoramiento para nuevas empresas o reconversión de empleo de economía no formal

21.10.2020 | 04:00
Proyecto Antares: el punto de partida de las cooperativas

El proyecto Antares, financiado por la Unión Europea para el periodo 2018-2020, es uno de los 122 proyectos gestionados por CEPES con cargo al Fondo Social Europeo, y uno de los que mejores resultados obtiene en toda España a juzgar por el número de cooperativas creadas a raíz de su aplicación, alcanzando la Región de Murcia los primeros puestos a nivel nacional tanto en creación de empleo como de cooperativas.
Este proyecto persigue una serie de actuaciones destinadas directamente a la creación de empresas y entidades de economía social en general, y de cooperativas en particular. Hablamos sobre Antares con Pablo Sánchez, técnico del área de empresa de UCOMUR.

¿Qué es el proyecto Antares?
Este proyecto nos permite asesorar a proyectos empresariales que se crean desde la organización. Desde 2016 desarrollamos con CEPES un proyecto vinculado a la creación de empresas y empleo. En 2016-2017 se llamó 'Proyecto Sol', tuvo mucho éxito y, desde ese momento, le dimos continuidad llamándolo 'Proyecto Antares'. Desde 2018 a 2020 desarrollamos el proyecto y esperamos poder volver a solicitarlo en 2021-2023.

¿Qué líneas de trabajo tiene Antares?
Antares tiene varias líneas de trabajo. Una de ellas es el asesoramiento para todas aquellas personas que quieren montar un proyecto empresarial. Nos sentamos con ellos, analizamos la viabilidad del proyecto y, posteriormente, nos encargamos de todas las gestiones burocráticas: de la constitución del notario y de todos los trámites que tiene que llevar a cabo la cooperativa para su constitución.

Pero también tiene otras líneas de trabajo muy interesantes. Una de ellas es la transformación de empresas en crisis, atender a aquellas empresas que están en crisis o en las que no hay una sucesión y se jubila el empresario. Permitimos, a través de las cooperativas, que sean los trabajadores quienes asuman esta empresa a partir de ese momento.

También trabajamos en la reconversión de empleo de economía no formal, personas que están en una situación irregular que, a través de la cooperativa, permiten darse de alta en la seguridad social. También organizamos charlas, talleres y asesoramiento a empresas ya creadas, lo que también es una línea de trabajo interesante.

¿Cuál es el protocolo que sigue UCOMUR con Antares?
Nos encontramos con gente de todo tipo, gente que acaba de salir de un proceso formativo o que acaba de salir de una educación reglada, gente que viene del sector en el que quiere trabajar ahora por cuenta ajena pero que había sido contratada y despedida. Nos encontramos situaciones de todo tipo. Estas personas se encuentran en el punto de partida y no saben cómo empezar y que hacer para montar una empresa ni como iniciar el proyecto.

El punto de partida es tener una cita aquí en la organización en la que marcamos un calendario de constitución, iniciamos el proyecto con un plan de empresa y un análisis de la viabilidad del proyecto para que se planteen si es viable lo que están poniendo en marcha tanto económicamente como técnicamente. Intentamos que se planteen todo, que si los números que se han propuestos son válidos, si la estructura organizativa y de trabajo es válida y a partir de ese momento nosotros le damos la parte burocrática de la manera más sencilla para que ellos tengan que presentarse el día de la constitución en la notaría y que se pongan a trabajar cuanto antes.

Desde Antares, ¿se han notado más llamadas de asesoramiento en los tiempos que corren?
Seguimos más o menos la misma línea que el año pasado, seguro que hay gente con más necesidades por la situación que estamos viviendo pero tampoco es sencillo dar un paso en emprendimiento y constituir una empresa en los días que vivimos. Hay algún sector que mueve mucho por la climatología que tenemos y por nuestra forma de ser que es la restauración.

Hoy en día es prácticamente impensable que alguien decida montar una iniciativa desde cero, quien ya venía trabajando en ella si lo va a hacer, pero montar una iniciativa desde cero con la incertidumbre y lo poco que sabemos que va a suceder en el futuro es impensable. Están surgiendo iniciativas en otros sectores pero en sectores que habitualmente se movían con normalidad ya no lo están haciendo.

¿Cómo se están adaptando a la nueva situación?
Estamos reduciendo las visitas, la gente no viene a asesorarse presencialmente y estamos incorporando nuevos servicios de asesoramiento online a través de las plataformas que nos lo permiten y a partir de ahí seguimos asesorando y atendiendo proyectos más o menos en una intensidad parecida a la del año pasado. Este año llevamos 178 nuevos proyectos atendidos y se han constituido ya 74 cooperativas desde UCOMUR.

¿La situación que estamos atravesando ha afectado a las iniciativas?
Tenemos que ser flexibles y adaptarnos a las condiciones que hay y evidentemente estamos reinventándonos. Este proyecto en 2018 creamos 53 cooperativas, en 2019 71 y en 2020 llevamos 74, es decir las iniciativas no paran, no cesan, van enfocadas en otras líneas de trabajo.

Empresas que se dedicaban a la comercialización de textiles, ahora han reorientado su producción a las mascarillas. O la venta ambulante que se ha visto afectada y que los vendedores han recurrido a la venta a domicilio, o en plazas de abastos. Esas iniciativas que se iban a poner en marcha siguen adelante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook