09 de marzo de 2020
09.03.2020
Protesta

Tres años de miel almacenada en la Región de Murcia por falta de ventas

Los apicultores murcianos denuncian un mercado bloqueado para ellos por las importaciones de la miel china y ucraniana, mucho más barata

08.03.2020 | 19:31
Apicultores de la Región protestaron en Murcia por la crisis del secto

El producto nacional debe hacer frente a precios como el kilo de miel de Europa del Este a 1,80 euros, por lo que protestarán en Madrid el 10 de marzo por la crisis del sector.

Catalina cuenta el gasto de gasoil que tiene cada mes. En las últimas semanas está trasladando sus 500 colmenas desde las plantaciones de almendros donde ya ha terminado la floración para llevarlas «hasta el azahar». Se sitúan entre San Javier y Alicante principalmente y espera que la floración en los limoneros y los naranjos de este año le ayude a tener una buena cosecha. La campaña de recogida de miel está a la vuelta de la esquina en la Región y Catalina García, apicultora desde hace 20 años junto a su marido y su hijo, está pensando en dar un paso atrás: «Si esto sigue así yo abandono».

Echa la vista atrás y reconoce que lleva tres años sin que la miel le reporte beneficios. En campañas pasadas ha llegado a tener pérdidas de 30.000 a 40.000 euros y reconoce que llega a vender por debajo de los costes de producción. «Si queremos sacar un duro te tienes que arriesgar», explica la apicultura, que tiene almacenados 40 barriles de miel de la pasada campaña que no consigue vender. La consecuencia de todo esto la ha sufrido este mismo invierno. Familia apicultura de toda la vida, su hijo tuvo que abandonar la actividad para trabajar en un vivero y «ganar un sueldo decente».

En la Región de Murcia hay censadas más de 100.000 colmenas, en torno a 400 apicultores y entre ellos 170 familias que viven directamente del sector. En la comunidad se producen al año un millón y medio de kilos de miel, de distintas variedades, lo que hace de la Región una potencia en el mercado de la miel. Pero hay cifras demoledoras para el sector: El 50% de las cosechas siguen almacenadas desde hace dos años, algunos apicultores llevan con los barriles guardados hasta tres años, los costes de producción han alcanzado los 2,70 euros por kilo, tres en el caso de comunidades como la Región, y al apicultor se le paga incluso por debajo de los dos euros el kilo de miel.

En un mes comienza la campaña de recolección y «no hay ánimos de compra», señala Carlos Zafra, veterinario y presidente de la Asociación de Apicultores de la Región de Murcia. Este técnico de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de la Región es la referencia para analizar el sector de la apicultura en Murcia y en los últimos años solo ha podido dar malas noticias.

«Los operadores no compran miel nacional, es toda importada de países como China, Ucrania, México, Argentina o Brasil, y nos está haciendo mucho daño». La crisis del sector se ve reflejada en los bajos precios que ofrecen los operadores a los productores de miel y las importaciones de terceros países, lo que provoca que «la mayoría de los apicultores murcianos tengan sus cosechas en los almacenes», señala Zafra. Deben «malvender» la producción en un país que, como reconoce, no es muy de miel. El producto nacional debe hacer frente a precios como el kilo de miel de Europa del Este a 1,80 euros. Catalina García vende su miel a 2,20 euros el kilo, pero una miel buena, como las variedades de Romero o Azahar, las llegaba a vender a 4,20 euros el kilo y, la más barata, la de Girasol, a 3,60 euros. «Pero no la quiere nadie», señala la apicultura, mientras que Zafra remarca que para que se pague un precio justo, el operador tiene que pagar entre 5 y 6 euros el kilo, en una variedad como la de Milflores.

El presidente de la asociación de apicultores teme que si obligan por contrato a los operadores a pagar lo mismo o más por la miel a los productores para cubrir los costes, «buscarán el producto en otros países». El Gobierno estatal prohibió la pasada semana la venta a pérdidas.

Apicultores trashumantes

Floraciones más cortas, cosechas más escasas y los climas más cálidos y extremos. La trashumancia acaba siendo una obligación en la Región para trasladar las colmenas a zonas con mejor climatología, por ejemplo en provincias de Castilla y León como Soria, Burgos o Valladolid y en épocas como el verano. Tanto el traslado como la estancia y el trabajo allí encarecen los costes de producción.

El sector apícola de toda España se manifestará en Madrid el próximo 10 de marzo para protestar por la crisis que atraviesa el sector. Zafra adelanta que desde la Región esperan salir al menos dos autobuses con más de 60 apicultores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook