05 de febrero de 2019
05.02.2019
Medio Ambiente

Los mamíferos de la Cuenca del Segura tendrán su propio Atlas

La iniciativa ha sido llevada a cabo por un grupo de naturalistas, investigadores y entidades científicas

05.02.2019 | 12:17
Jineta

Un grupo de 60 naturalistas e investigadores de diferentes asociaciones (Anida, ANSE, ASE, Caralluma, Caramucel, Conocer Moratalla, EeA, Meles, Naturactúa, SEBI, Stipa) y entidades científicas como la Universidad de Murcia, la Universidad Miguel Hernández o el Cebas-CSIC, que tiene como objetivos el estudio y la conservación de los mamíferos del sureste, han comenzado a recopilar toda la información disponible sobre mamíferos para la elaboración del Atlas de los mamíferos de la Cuenca del Segura, en el marco de la iniciativa Proyecto Encebra.

Para la elaboración del Atlas de los mamíferos se ha comenzado a recopilar toda la información disponible sobre mamíferos en diferentes publicaciones, informes científicos y técnicos no publicados, archivos, páginas web y cuadernos de campo de los participantes.

Estos datos servirán de base para identificar aquellas comarcas o especies menos conocidas y priorizar así el estudio de campo para completar estas lagunas de conocimiento.

La metodología que se ha seleccionado para inventariar el grupo de los mamíferos incluye diferentes técnicas ampliamente utilizadas en otras regiones, como el fototrampeo, el rastreo de huellas y señales, la detección de murciélagos por ultrasonidos o el estudio de egagrópilas de rapaces nocturnas. Se prevé que los muestreos para el Proyecto Encebra den comienzo esta primavera y se extiendan, al menos, durante los dos próximos años.

El proyecto Encebra es una apuesta por el estudio y conservación de los mamíferos en el sureste ibérico. Lobos, linces, nutrias y zorros, entre muchos otros, han acaparado la atención del ser humano desde tiempos inmemoriales.

Sin embargo, y a pesar de su condición mediática, hoy día el grupo de los mamíferos se considera pobremente conocido en cuanto a su distribución, especialmente si nos referimos a los de hábitos nocturnos como los carnívoros o los murciélagos.

En este sentido, la atención que se le ha prestado a este grupo animal en el sureste ibérico ha sido muy escasa y localizada, aunque resultando en trabajos de reconocida calidad como el Atlas de los Mamíferos de Yecla, recientemente publicado.

No obstante, hasta la fecha no existe ninguna fuente de consulta disponible con información actualizada y rigurosa sobre la distribución de las diferentes especies en el sureste ibérico, existiendo además grandes lagunas de conocimiento para determinados grupos de mamíferos.

Con la finalidad de promover el estudio de los mamíferos en esta región, información de gran utilidad para su conservación, en 2017 se puso en marcha el Proyecto Encebra. Su nombre, Encebra, es un guiño a un antiguo équido salvaje que se distribuía ampliamente en las llanuras ibéricas y que debió extinguirse allá por el siglo XVI.

El proyecto está integrado en la actualidad por 60 naturalistas e investigadores de diferentes asociaciones naturalistas (Anida, Anse, ASE, Caralluma, Caramucel, Conocer Moratalla, EeA, Meles, Naturactúa, SEBI, Stipa) y de entidades científicas como la Universidad de Murcia, la Universidad Miguel Hernández o el Cebas-Csic.

Además, se espera la colaboración de las distintas administraciones regionales facilitando los trabajos de campo y haciendo disponible la información. Por el momento, el Proyecto Encebra no cuenta con financiación propia.

Su principal objetivo es la elaboración de un Atlas de los mamíferos de la Cuenca del Segura, un documento de carácter científico-técnico donde se refleja la distribución geográfica de las distintas especies así como estimas de su abundancia, que servirá de base para la gestión de especies y espacios protegidos a las administraciones competentes.

El Proyecto Encebra cuenta con especialistas de gran nivel en carnívoros, ungulados, micromamíferos, murciélagos y cetáceos, así como con otros muchos naturalistas deseosos de aprender y disfrutar con la investigación de campo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook