Su cara, después de 17 años, ha vuelto a mostrarse a la opinión pública a través del documental 'Yo fui un asesino: El crimen de la catana', emitido anoche en el canal Discovery Max. José Rabadán Pardo, que mató a sus padres y a su hermana en la vivienda que compartían en el barrio de Santiago el Mayor en el año 2000 con una espada samurái, expuso ayer su cara ante las cámaras para recordar cómo fue el crimen que cometió con 16 años y que conmocionó a la sociedad murciana y española. En este primer episodio, el documental traslada al espectador hasta la escena del crimen, mostrando imágenes reales de la investigación, la cobertura de los medios de comunicación de la época, la reconstrucción de los hechos y los testimonios de las personas que formaron parte de la investigación.

En el segundo capítulo, que se emitirá esta noche en DMAX a las 22.30 horas, José Rabadán narra en primera persona qué recuerda de aquella trágica noche en la que terminó con la vida de su familia y cómo ha sido su vida durante estos 17 años tras cometer el triple crimen. Este episodio sigue los pasos del joven asesino desde su huida a Alicante, su detención dos días después mientras intentaba huir a Barcelona, su confesión, el diagnóstico psiquiátrico, el juicio, la condena y los nueve meses que pasó en prisión, tiempo durante el que el joven empezó a ser verdaderamente consciente de lo que había hecho.

Promo del capítulo final de 'Yo fui un asesino'

En esta segunda parte, Rabadán también tratará de mostrar quién es en estos momentos, «un hombre de fe, casado y con una hija que vive su vida reinsertado en la sociedad», según avanzan desde la cadena.

'Yo fui un asesino: el crimen de la catana' recoge también el testimonio de las personas que se han visto implicadas o que le han acompañado de una u otra manera en estos años y que además arrojan luz sobre todos los ángulos de la historia.

Entre ellos, destaca la participación de Javier Urra, doctor en psicología y ex Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid; Julio García Celorio, pastor evangélico de la Iglesia Nueva Vida; Jesús Jiménez, pastor y su tutor en la iglesia; y las voces de Tania, su esposa, Joaquín Borja, su suegro y Rosa Rabadán, su hermanastra, a la que no veía desde que se encontraba recluido en el centro de menores.