Blanqueo de capitales

Isabel Pantoja, un año entre rejas

La estancia en la cárcel de la tonadillera ha estado llena de polémicas, como los supuestos tratos de favor

21.11.2015 | 13:00
Isabel Pantoja sale de la cárcel en uno de sus permisos.

Este sábado hace un año del ingreso de la cantante Isabel Pantoja en la cárcel de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) para cumplir los dos años de prisión impuestos por la Audiencia de Málaga por un delito de blanqueo de capitales. Espera conseguir pronto el tercer grado penitenciario, un régimen de semilibertad.

El 21 de noviembre de 2014, Pantoja salió a primera hora de su casa de Cantora, en la provincia de Cádiz, para ingresar en la cárcel sevillana a las 08.00 horas. Así terminaron meses de apelaciones y peticiones para que el Tribunal que la condenó suspendiera su entrada en prisión, al cumplir todos los requisitos que marca la ley para ello.

Isabel Pantoja fue detenida el 3 de mayo de 2007 por esta causa, derivada del caso 'Malaya', en la que se la acusaba de contribuir a "enmascarar" el dinero ilícito de su entonces pareja, Julián Muñoz, cuando éste fue alcalde de Marbella (Málaga). Pero, desde el principio y durante el juicio, que duró varios meses, la cantante mantuvo su inocencia, asegurando que era ella la que "lo mantenía".

La Sección Segunda de la Audiencia de Málaga condenó a Pantoja --y posteriormente el Tribunal Supremo confirmó la pena-- en un proceso judicial, en el que, además, fueron condenados Muñoz; la exmujer de éste, Maite Zaldívar --que también ha cumplido ya un año en la cárcel--; su hermano, y otras cuatro personas. De la multa de 1.147.148,96 euros impuesta, ha pagado ya más de 700.000 euros.

En este tiempo que lleva en prisión ha participado en talleres ocupacionales ajustados a su perfil, en concreto en uno de costura, y, actualmente, está más centrada, según las fuentes consultadas. Ha tenido ya tres permisos ordinarios --el primero a principios de junio, tras casi siete meses en prisión-- y uno extraordinario por enfermedad, ya que estuvo 20 días ingresada en el Hospital Infanta Luisa, en Sevilla, por problemas de riñón y diabetes.

Su estancia en la cárcel no ha estado exenta de polémica. La Inspección Penitenciaria llevó a cabo una investigación reservada a finales de junio tras la denuncia de los sindicatos sobre un supuesto trato de favor a la tonadillera, que concluyó descartando "tajantemente" dicha situación, así como la concesión de privilegios por parte de la dirección del centro.

Permisos y tercer grado

Para la concesión de los permisos que ha tenido, tanto la junta de tratamiento de la cárcel como el juez de Vigilancia Penitenciaria tuvieron en cuenta que ya había cumplido la cuarta parte de la condena, que es una interna de buena conducta en el centro, el arrepentimiento de los hechos delictivos y, por último, que cuenta con acogida familiar para disfrutar del permiso.

Pero, en lo que al tercer grado se refiere, la cosa ha sido diferente. Se encuentra clasificada en segundo grado, ya que la junta de tratamiento y el juzgado de Vigilancia Penitenciaria han rechazado hasta ahora cambiar dicha situación. Su defensa ha alegado su favorable reinserción social, considerando que la medida de prisión, cuyo cumplimiento se acordó entre otros motivos por un "efecto ejemplarizante", se está "excediendo de los fines de rehabilitación".

Pantoja tiene a su favor, según las distintas resoluciones judiciales a las que ha tenido acceso Europa Press, factores como la buena conducta penitenciaria, la primariedad delictiva, el buen uso de los permisos de salida, el tener una familia de origen normalizada y vinculante y el gozar de posibilidades de empleo.

De los informes se deduce que es una interna "con actitudes y valores sociales adecuados, con buen entorno familiar, con buen comportamiento y buena adaptación al centro penitenciario, participando en las actividades que se le han diseñado". Unas circunstancias positivas que, sin embargo, "ya existían antes de su ingreso en prisión e, incluso, de cometer el delito".

Pero también hay aspectos negativos, como "la gravedad de la actividad delictiva cometida y su negativa repercusión social". En las resoluciones rechazando el tercer grado se precisa que mantuvo "su conducta contraria al orden jurídico penal a lo largo de varios años, movida únicamente por el afán de lucro, a costa del caudal público".

Una actuación delictiva "enmarcada en conductas de blanqueo de capitales y relacionada con lo que vulgarmente se denomina corrupción política", señalan los jueces, recordando que realizó numerosas operaciones mercantiles a través de las que "se blanqueaba el botín obtenido por Muñoz en uno de los fenómenos más sonrojantes de corrupción que se recuerdan".

Si en un primer momento el juzgado argumentaba que no existía "una correcta concienciación del mal causado", porque "no es lo mismo la conciencia del daño social extremo que conlleva la corrupción que subyace al delito cometido, que la del perjuicio personal que conlleva el ingreso en prisión", también se entiende que "aún no está capacitada plenamente para incorporarse al régimen de semilibertad".

No obstante, la revisión de su grado debe estar próxima. La cantante ha contado con el apoyo de su familia. Su hermano Agustín ha sido el encargado de acudir a recogerla y a llevarla en las tres salidas penitenciarias. Además, en las redes sociales, a través de diferentes 'hashtags', sus seguidores y familiares siguen pidiendo que se haga "justicia" en el caso de Isabel Pantoja y se le conceda el régimen de semilibertad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Gente

Los problemas en la televisión de Carlota Corredera

La presentadora de 'Cámbiame', la Reina Letizia y Paula Echevarría copan las portadas de la prensa...

David Bustamante deja de seguir a Paula en Instagram

El 'unfollow' borra de una plumazo la imagen de buena...

La boda caribeña de la que todo el mundo habla

La esperada exclusiva nupcial de Ana Boyer y Fernando...

Más noticias de Gente
Enlaces recomendados: Premios Cine