El cronista accidental

Orgullosos del Orgullo

17.06.2017 | 00:26
Orgullosos del Orgullo

Este fin de semana se celebran en la región los principales actos de la semana 'Murcia Entiende Así', el tradicional 'orgullo'. Entre estas actividades destaca el desfile que recorrerá la Gran Vía de Murcia reivindicando derechos y libertades de un colectivo, el LGTBI, históricamente vulnerado y perseguido. Afortunadamente hoy en día en nuestro país, y en concreto en nuestra región, se ha avanzado en la convivencia entre quienes viven su sexualidad de forma distinta.

Digo afortunadamente porque esto ha supuesto que muchas personas puedan dejar atrás el dolor y humillación provocados por una sociedad rancia e intolerante. Aún así queda mucho por hacer y trabajar, y no debemos bajar los brazos, sino educar en valores de respeto a todos nuestros pequeños, con objeto de que sean ciudadanos de una sociedad tolerante y respetuosa en el futuro.

En los últimos años España ha sido ejemplo a nivel internacional por la valentía con la que nuestra sociedad ha incorporado a nuestra legislación el matrimonio entre personas del mismo sexo, con naturalidad y con todas las garantías jurídicas que corresponden. Es justo reconocer el camino emprendido por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que inició los trámites legislativos necesarios para hacer realidad una reivindicación justa. Pese a las resistencias de diferentes colectivos y partidos políticos a este avance lo cierto es que el matrimonio entre personas del mismo sexo es una cuestión aceptada hoy en día en nuestro país y copiada por numerosas democracias occidentales que han seguido los mismos pasos que el Gobierno español. En esto debemos sentirnos como nación orgullosos de habernos convertido en punta de lanza de una demanda necesaria, dentro de una sociedad tolerante, moderna y que defiende la libertad.

Desgraciadamente a lo largo del mundo hay infinidad de países en los que no sólo no está establecido este derecho sino que el hecho de vivir la sexualidad de forma libre es motivo de persecución, con consecuencias en ocasiones que llevan a la privación de libertad o incluso a la muerte. Hasta que esta injusticia no sea resuelta las democracias occidentales tenemos la obligación de trabajar en la visibilidad y en hacer valer la defensa de los derechos y la dignidad humana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Miguel Ángel Alcaraz Conesa
La memoria de los héroes

La memoria de los héroes

«Ignacio Echeverría no era hombre de lanza y escudo, ni se ejercitó en la milicia ciudadana, pero...

Portugal en llamas

Portugal en llamas

Portugal ha sufrido mucho con la crisis, pero la cosa ha salido bien

Desencadenado

Desencadenado

No suelo leer sucesos. Bastante tengo con la política. Sin embargo, no se me va de la mente el...

Ciudadano europeo, murciano, del mundo

El Brexit ha dañado un activo inmaterial difícilmente cuantificable

Por San Juan

El verano hace a los hombres un poco camareros y a las mujeres un poco más atractivas. Nos da la...

Ficus agredido por la propia ciudad

Ficus agredido por la propia ciudad

Lo verdaderamente extraño es que el ficus de Santo Domingo, en Murcia, y con él otros muchos...

Enlaces recomendados: Premios Cine