verderías

Posidonia

05.05.2017 | 04:00
Herminio Picazo

A una planta cuyo nombre deviene del Dios del Mar no cabe sino tributarle el mayor de los respetos. La posidonia (a la que los biólogos se empeñan en apellidar como oceánica por más que sea una especie propia de un mar tan poco océano como el Mediterráneo) es también una modesta e inadvertida diosa del mar, como el Poseidón al que homenajea.

Biólogos, pescadores, ecologistas y gestores marinos de toda raza y condición conocen de sobra la importancia ecológica de esta planta superior que tiene pinta de alga pero que no lo es.

Cuando hablas con alguno de ellos o lees las cosas que escriben, te convences de que las praderas de posidonia constituyen uno de los ecosistemas marinos más importantes del Mediterráneo, comparable a otros ecosistemas mundialmente famosos como los arrecifes de coral o los manglares. Te explicarán también que las praderas forman sistemas complejos que sirven como verdaderos ´bosques´ marinos que dan cobijo a una gran cohorte de especies, alguna de las cuales aparecerán luego en nuestras despensas después de haber sido criadas como alevines en su estupendo dosel protector.

Pero además sabrás que la posidonia sirve para oxigenar el agua, y por tanto para hacerla más productiva, y conocerás la importancia de sus praderas, que tienen la costumbre de pegarse al suelo marino en profundidades de hasta treinta metros y que reducen la velocidad de las corrientes atenuando el efecto del oleaje en la costa: no en vano sus hojas y sus rizomas actúan como una trampa que detiene los sedimentos furiosamente arrastrados por el mar antes de que lleguen a tierra y provoquen la erosión de la costa.

Lo único molesto de esta beneficiosa planta es cuando sus restos y hojas, arrastradas por el oleaje y las corrientes, se amontonan sobre la costa y forman los conocidos arribazones (las ´algas´ que cubren algunas playas), a veces de varios metros de espesor. Que sea molesto, sin duda, es normal pero subjetivo, porque otros vemos en esos arribazones un sitio frecuentemente agradable para pasear con los pies desnudos.

En cualquier caso estos arribazones también participan de los ´beneficios´ que la posidonia tiene a bien concedernos, porque protegen la línea de costa durante los meses de mayor incidencia de temporales y suponen un importante suministro de materia orgánica y nutrientes, además de contribuir a la formación de dunas y a la implantación de vegetación sobre ellas. Haríamos muy bien, por tanto, si excepto en circunstancias concretas, cada vez fuera menor la línea de playa en la que limpiamos tan excesivamente los arribazones.

La posidonia sufre también alteraciones producidas por muchas de las actividades litorales humanas. No vayamos ahora, con obras costeras, con emisarios mal estudiados, con pesca de arrastre, con contaminantes de cualquier tipo, a devolverle tan mal a esta generosa planta los servicios que nos está procurando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Un tiempo nuevo
Un tiempo nuevo

Un tiempo nuevo

Hubo una época donde a los gobernantes solamente les importaba la recalificación de terrenos,...

BIC para las bandas de música de la Región

BIC para las bandas de música de la Región

En vísperas de la celebración de Santa Cecilia, patrona de los músicos, se ha dado un primer paso...

Ahora sí, el soterramiento ha empezado

Ahora sí, el soterramiento ha empezado

Tras conocer la respuesta de la Comisión Europea, La Plataforma, en un ejercicio de honestidad,...

Alfabetización mediática

Alfabetización mediática

"Murcia es una región históricamente atrasada donde se ha utilizado y se sigue utilizando la...

La solución

La solución

A veces, la solución a un problema se convierte en un problema mayor, pero yo no podía dejar de...

El futbolista imaginado

El futbolista imaginado

Roberto Bettega fue un futbolista italiano que marcó una época en la Juventus de los 70. Jugaba de...

Enlaces recomendados: Premios Cine