Por si encaja

Los mejor situados

20.10.2015 | 04:00
Francisco Esquivel

Aprovechando el cumple de una hermana, voy a hablar sobre Stroskán. Efectivamente, lo han adivinado: tengo mis más y mis menos con ella.
El gachó es que no para. Aunque no parecía fácil lograrlo, vuelve a dar que hablar. Cada vez que uno se fija en él no queda otra que mirar al efeemeí que, donde pone el ojo, pone la bala. No olviden que fue quien cogió el relevo del insigne Rato al frente del organismo encargado de fomentar la cooperación bancaria, facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio y fomentar la estabilidad cambiaria. La verdad es que más estables no pueden ser ambos. A ellos hay que añadir Christine Lagarde, imputada por negligencia en el caso Tapie. Lo raro es que no hayan puesto ya a Berlusconi al mando de la institución. Pero no se puede estar en todo.

Ahora no se ha avalanzado, que se sepa, sobre ninguna empleada de hotel ni ha vuelto a ser denunciado por proxenetismo. Por lo que se encuentra bajo sospecha es por un presunto fraude en la carrera desbocada de estos tiburones por agenciarse miles de millones de euros. La empresa de servicios financieros en la que se embarcó iba a ser el punto de partida de uno de esos ingenios no regulados. En este caso se trataba de un fondo inversor en deuda pública y divisas de los que toma en consideración para sus análisis la situación macroeconómica y política de los países. Pero el año pasado el invento estalló, él dimitió y su socio, también judío, se suicidó.

No olvidemos que estamos ante el personaje que en 2011 andaba mejor situado para convertirse en presidente de la República Francesa, de donde se extrae que los vecinos también se dopan y que demasiado resiste la socialdemocracia.

Su lío, no obstante, irradia en este caso cierta tranquilidad. Al menos sabemos que no estaba siempre dale que te pego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine