Reyerta

Una pelea a las puertas de una discoteca de Los Alcázares deja un muerto y tres heridos

El fallecido, de origen marroquí, perdió la vida en la UCI del hospital Los Arcos después de acudir al centro en un coche

29.08.2015 | 04:00

Una reyerta entre vecinos marroquíes y de etnia gitana, ocurrida en la madrugada del jueves al viernes en las puertas de una discoteca de Los Alcázares, se saldó con un muerto y tres heridos. Un hombre falleció en el hospital Los Arcos del Mar Menor, mientras que uno de los heridos permanecía ingresado anoche con pronóstico grave y otro de ellos tuvo que ser trasladado al hospital Virgen de la Arrixaca con pronóstico reservado, según indicaron fuentes de Sanidad. El tercer herido fue dado de alta en la mañana de ayer.

Se desconocen las causas de la pelea mortal, aunque la investigación apunta a que uno de los dueños de la discoteca estaría implicado en la riña, como así dijo el alcalde del municipio, Anastasio Bastida, en Onda Regional, quien señaló a esta Redacción que el fallecido era de origen marroquí y los dos heridos graves, de etnia gitana; un dato que también confirmaron fuentes de la Guardia Civil.

La reyerta sucedió en los exteriores del local, ya que sólo abre durante los fines de semana. La discoteca tenía licencia desde el día 17 de abril, según afirmó el alcalde, pero fuentes vecinales aseguraban que el establecimiento estaba en funcionamiento desde fechas navideñas. Caracas era el negocio de varios propietarios marroquíes, si bien el bajo pertenece a un vecino español, que lo cedía en régimen de alquiler. Antes de Caracas, la discoteca fue Mimo durante varios años, KKO entre 2011 y 2012 y Cocoa durante poco tiempo.

Los empleados de las naves cercanas a Caracas se encontraron ayer la zona acordonada cuando se incorporaron a su puesto de trabajo. «Estaba todo hecho un desastre cuando llegué a las ocho de la mañana», dice Santiago, dueño de una ortopedia, colindante con la discoteca. «La calle estaba llena de cristales, botellas rotas , piedras y charcos de sangre», relata. «Imaginábamos que había sido una pelea, pero no esperábamos que hubiese un muerto».

Los trabajadores de un taller mecánico próximo a Caracas también se sorprendieron cuando vieron la calle precintada, con agentes de la Guardia Civil trabajando en la zona. «Nos sorprende porque es un sitio tranquilo; nunca hemos tenido noticias así», comentaba uno de los mecánicos. «Era una discoteca que abrió hace poco y a la que sólo iban clientes marroquíes y no había dado ningún problema hasta hoy», agregaba. Una opinión que también mantiene el dueño de la ortopedia: «No es un local conflictivo ni tenemos quejas por escándalos de ruidos», dice Santiago, aunque recuerda que en la inauguración de la discoteca sufrió una pedrada en una de las ventanas de la ortopedia. «Hubo una pelea y nos rompieron un cristal y los azulejos».

La pelea de Los Alcázares es la segunda reyerta mortal que ocurre en menos de quince días en la Región de Murcia. Y es que el sábado 15 de agosto se produjo una pelea en el interior de una discoteca de Totana que acabó en una batalla campal en la calle y un fallecido.

El suceso tuvo lugar en la madrugada del viernes al sábado 15, cuando un joven marroquí, de 29 años y residente en Totana, fallecía por los golpes que recibió después de que comenzara una pelea en la discoteca Milenium, sita en la calle Cruz de los Hortelanos, en Totana. Agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil encontraron a la víctima inconsciente, tumbada en el suelo y con la cara morada. Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por su vida.

La reyerta involucró a una treintena de personas de nacionalidad marroquí, búlgara y ecuatoriana; y se saldó con la detención de seis personas. Cinco de los arrestos se practicaron el mismo día del suceso y un sexto fue apresado dos días después. Finalmente, sólo uno de los detenidos, J. A. A. H., fue a prisión, acusado de un delito de homicidio. Así lo decretó la titular del juzgado de instrucción número uno de Totana, que dirige la instrucción del suceso. Dos de los implicados quedaron en libertad y los otros tres comparecen obligados cada semana en el juzgado y se les retiró el pasaporte. El caso está bajo secreto de sumario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine