FC Cartagena

De la anarquía al equilibrio

El relevo de Óscar Rico por Juan Carlos Menudo cambia el concepto de jugador de banda que busca el entrenador del FC Cartagena para la próxima temporada, más solidario con sus compañeros, pero menos resolutivo de cara a gol

14.06.2016 | 09:07
De la anarquía al equilibrio

La llegada de Óscar Rico –primer fichaje del FC Cartagena– y la marcha de Juan Carlos Menudo supone un cambio considerable en la forma de juego que quiere aplicar el entrenador cartagenerista la próxima campaña. Independientemente del rendimiento del exjugador albinegro, lo cierto es que el estilo del sevillano y del ilicitano no se parece en lo más mínimo, por lo que está claro que Alberto Monteagudo busca otra cosa diferente para el juego por los carriles.

Juan Carlos Menudo, tal y como hemos podido ver esta temporada, se caracteriza por un fútbol más de pausa. Le gusta tener el balón y buscar siempre la acción individual, definir él, probablemente porque nunca se ha considerado un jugador de banda, sino un futbolista de media punta, más llegador y anotador. El año pasado anotó 11 goles con el Logroñés, el anterior hizo seis con el FC Cartagena y esta última campaña ha conseguido siete con los albinegros. Le hace un depredador que busca la portería como un delantero y que, probablemente, pierde muchas de sus cualidades en banda, ya que no es ni rápido ni buen centrador.

Juan Carlos Menudo ha jugado esta campaña en el carril izquierdo del equipo cartagenero y a pesar de todo ha hecho siete tantos. No ha participado casi nunca en labores de media punta –como él se siente más cómodo–, por lo que la banda le ha lastrado sus virtudes. Ahora, el club ha decidido cambiar la versión en ese puesto, ya que no solo está mal definido el papel de carrilero en el equipo, sino que también hay varios jugadores que han renovado y, por tanto, le cierran el paso en otras labores más efectivas en su caso.

Un asistente nato
Rico es como el día y la noche si lo comparamos con el sevillano. El nuevo futbolista albinegro ya lo hemos visto temporadas anteriores en este equipo y si en algo se caracteriza no es en su facilidad anotadora, si la comparamos con Menudo. Es un jugador natural en el carril, un perfecto centrador y un magnífico asistente de gol. Un delantero se hace grande con jugadores de este corte, que la ponen en la cabeza al atacante, algo que, por otro lado, el FC Cartagena no ha tenido esta temporada.

Monteagudo quiere jugadores que abran el campo, pero sobre todo, lo que pretende es que sus delanteros no tengan que retrasar tanto su posición para tener el balón, algo que ha sucedido constantemente este año con Chus Hevia, por poner un ejemplo. Demasiado desasistido, tanto él como Laens o Montero –los tres que han ejercido de nueves natos–, apenas han tenido o podido enganchar el balón o rematar a gol centros servidos desde las bandas.

Ahora bien, para que haya jugadores de banda que sirvan balones al área, también debe tener el FC Cartagena futbolistas de ese cariz, no hombres bajitos como Sergio García, que ha sido utilizado con mucha frecuencia esta última etapa de la temporada como estilete en el equipo albinegro. Ahí anda metido Paco Belmonte en estos momentos, en la búsqueda de un delantero que aúne esas capacidades.

El primero en su lista es Fernando Rodríguez, exjugador del Reus con el que viene negociando desde hace días. El futbolista, recordemos, ha sido descartado por el conjunto catalán para la temporada que viene, por lo que el de Pilas es uno de los mejor posicionados. Todo depende de las ofertas que tenga el goleador de otros equipos y el poder de persuasión que ejerza el dueño del FC Cartagena para ficharlo para su equipo.

En el otro lado está Arturo Rodríguez, el delantero cartagenero que tiene ficha con el Córdoba y al que también pretende el FC Cartagena. De momento no ha habido contacto para posicionarse uno y otro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine