Real Murcia

Cuando toca recurrir a la polivalencia

Armando, titular en 19 partidos con el Murcia, está obligado a 'reconvertirse' en defensa ante el San Roque, una situación que ya se repitió con éxito hace cinco jornadas

12.02.2016 | 04:00
Armando Ortiz tiene todas las papeletas para actuar el domingo en el centro de la defensa.

Un paso al frente del murciano. El centrocampista grana, tras una pequeña llamada de atención de su técnico en mitad de la primera vuelta por «no tomar decisiones correctas», le ha dado la vuelta a la situación hasta el punto de que no solo ha mejorado sus prestaciones como mediocentro, puesto que hace cinco jornadas dio un golpe sobre la mesa destacando como defensa central ante el Marbella supliendo entonces al sancionado Satrústegui.

El centrocampista Armando Ortiz está obligado a reconvertirse en defensa el próximo domingo ante el San Roque de Lepe en Nueva Condomina, ya que entre la lesión de Sobregrau y el partido de sanción que tiene que cumplir Tomás Ruso, la plantilla grana se ha quedado con Eneko Satrústegui como único central puro en el primer equipo. Un contratiempo sin duda para el entrenador del Real Murcia, un José Manuel Aira que ya demostró hace cinco jornadas que tiene un plan por si le ocurre esta situación más veces a lo largo del curso y que consiste principalmente en recurrir a la polivalencia de algunos jugadores de los que dirige. Cuando el diez de enero, justo en el primer partido de la segunda vuelta, el preparador grana se encontró con una situación casi idéntica a la actual, Aira no lo dudó y le pidió un esfuerza extra a un jugador que, a partir de ese momento, fue capaz incluso de dar un paso al frente no solo cumpliendo el expediente como defensa sustituto, sino que la aportación del murciano en el centro del campo también se ha visto incrementada considerablemente en sus últimos partidos.

El exjugador de La Hoya Lorca, quien llegó hace dos campañas convirtiéndose en la última incorporación del proyecto que tuvo que confeccionarse en quince días tras el descenso administrativo a Segunda B, ha llegado a ver esta campaña cómo su rendimiento y sus decisiones sobre el campo lo llevaron al banquillo durante dos jornadas, concretamente la octava y la novena, donde jugó nueve minutos ante el filial del Almería y treinta y siete en el campo del Mérida. Después de que su entrenador manifestara públicamente que Armando «estaba teniendo problemas para tomar decisiones correctas», el jugador hizo exactamente lo que se espera de un futbolista cuando recibe un toque de este tipo por parte de su jefe: mejorar notablemente. Así, desde su suplencia ante el Mérida y el Almería B, Armando ha sido titular en todos los partidos que ha disputado el Real Murcia llegando a ser ahora mismo el cuarto jugador de campo con más minutos a sus espaldas (1.756), solo superado en el ránking por Carlos Álvarez (1.777), Chavero (2.030) y José Ruiz (2.070).

Y la mejor noticia para el Murcia no es que Armando haya jugado más o menos, ya que lo que realmente valoran los aficionados es que haya sido, en gran medida, capaz de cambiar sustancialmente una dinámica en la que ya se estaba perfilando como suplente, hasta que fue capaz de dar el 'do de pecho'.

Ahora bien, la primera 'patata caliente' que tuvo que comerse Armando saliendo de su posición habitual fue hace cinco jornadas ante el Marbella en Nueva Condomina, un partido que terminó con empate sin goles y en el que el centrocampista grana logró incluso destacar en el centro de la zaga, ya que además de ser un jugador de mucho rigor táctico, tiene la posibilidad de salir con el balón controlado desde su propio campo sin necesidad de rifar la pelota ni de quitársela de encima de cualquier manera. Aunque tampoco es un jugador que tiene el poderío aéreo de Tomás Ruso, ni el ímpetu de ir al choque de Sobregrau ni tampoco la zurda de Satrústegui, Armando ha puesto sobre la mesa argumentos suficientes como para posicionarse claramente como el máximo candidato a ocupar uno de los huecos que se ha quedado libre el domingo para el centro de la defensa, donde tendrá que hacer tándem con Satrústegui.

Y es que la primera vuelta del campeonato ha puesto de relieve el nivel de una plantilla en la que prácticamente todos han tenido oportunidades, más o menos claro. Y no es nuevo. El equipo marcha líder con la distancia y la autoridad suficientes como para que José Manuel Aira haya ido dando entrada a jugadores que han conseguido mejorar incluso algunos defectos del arranque liguero. Tanto es así que el fondo de armario que el entrenador tiene en el banquillo está siendo una de las claves por las que el equipo grana es capaz de llevar una racha impresionante de catorce jornadas sin perder, a pesar de ser un equipo que desde el comienzo ha ido adquiriendo la tendencia de ser un conjunto con una imagen en los primeros cuarenta y cinco minutos y otra muy distinta cuando toca correr contra el cronómetro o ante un marcador adverso.

La misma polivalencia que va a permitir casi con toda seguridad que Armando sea el elegido para la vacante del domingo en el centro de la zaga, no ha aparecido, para desgracia del técnico, en otros jugadores que últimamente vienen dando la sensación de haberse estancado. Jugadores como Azkorra, Sergio García e incluso el canterano Isi, piezas claves en la primera vuelta, necesitan mirar de reojo a Armando como espejo para poner en un apuro a José Manuel Aira cada vez que tenga que preparar un once titular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine