Fútbol. La informalidad por bandera

... Y Antonio Perea no apareció (III)

El archenero, que el domingo citaba a Jesús Samper en la notaría tras aceptar las condiciones para comprar el Real Murcia, da marcha atrás cuatro días después alegando que la firma debe posponerse hasta que sus socios de Singapur viajen a España

24.10.2015 | 04:00
... Y Antonio Perea no apareció (III)

El presidente grana corta por lo sano: «Hasta aquí llegó» - Antonio Perea, que en el mes de julio iniciaba un nuevo intento por hacerse con el Real Murcia, queda en evidencia por tercera vez al aplazar una segunda cita en la notaría fijada por él mismo para el próximo martes 27 de septiembre y en la que el archenero se había comprometido a pagar 1,2 millones de euros por las acciones de Samper. El pasado 11 de septiembre tampoco acudía a la notaría, mientras que el día 24 de ese mismo mes anulaba una reunión a última hora.

Antonio Perea no se conformó con quedar en evidencia el pasado 11 de septiembre, cuando, tal y como avanzó esta redacción, no se presentó a una cita en una notaría de Las Rozas en la que se iban a firmar los términos para iniciar el proceso de compraventa del Real Murcia. Tampoco se sonrojó al dar plantón a Jesús Samper en una segunda reunión fijada con más de una semana de antelación para el 24 de septiembre en las oficinas del abogado madrileño y que el archenero anuló a través de un wasap enviado unas horas antes.

De hecho, un mes después, lo ha intentado de nuevo, como ya avanzó en distintos medios de comunicación, aunque el resultado ha vuelto a ser el mismo. Una espantada antes de tiempo que ha servido a Samper para reconfirmar la informalidad de su interlocutor y para poner fin a una historia que se estaba alargando demasiado. «Hasta aquí llegó», escribía el máximo responsable murcianista en un mail enviado el jueves al intermediario.

El tercer y último intento del empresario de Archena tomaba fuerza el pasado domingo. Pasadas las once de la noche, Antonio Perea enviaba un mail a Jesús Samper en el que, en vez de una «oferta irresistible» como había anunciado en su 'tourné' por las radios, se limitaba a «aceptar» los términos establecidos por el dueño del club grana. En ese correo electrónico, según ha podido saber esta redacción, el intermediario accede a pagar 1,2 millones de euros por las acciones de Gestora Deportiva Murciana SL, fijando para el día 27 de octubre, próximo martes, en una notaría de Las Rozas la cita definitiva en la que se firmaría el traspaso de poderes, porque en esta ocasión no sería necesario hacer una auditoría para ver el estado de las cuentas, tal y como había consentido el responsable de Pereabros Group, empresa que asumiría el control absoluto de la entidad.

Una decisión que contrasta con la evasiva que utilizó hace algo más de un mes para no presentarse la primera vez ante el notario. En ese momento decía que él no puede pagar las cantidades que le pedían al contado sin ver el estado de las cuentas. «Exigimos una auditoría para saber si es real lo que está diciendo o hay algo más», añadía.

Pese a todas esas contradicciones, un día después, Jesús Samper, en conversación telefónica, confirmaba a su interlocutor que el día 27 estaría en la mencionada notaría. Aunque en el entorno del presidente pocos confiaban en que esa cita se fuese a producir, teniendo claro que uno o dos días antes de la fecha, el archenero, repitiendo su 'modus operandi' hasta ahora, pondría una excusa para cancelar el acto.

Algo que sucedía incluso antes de lo previsto. Porque el pasado jueves, a las 18.57 horas, Antonio Perea enviaba un nuevo correo electrónico a Jesús Samper, en el que, según dicen a este diario personas cercanas al madrileño, el intermediario archenero informa que se debe posponer la firma «al 10 de noviembre», porque en esa fecha sus socios de Singapur, que hasta el momento no han aparecido en unas negociaciones en las que es Pereabros Group la que se haría con el total de las acciones de Gestora Deportiva Murciana SL, se desplazarían hasta España para visitar tanto Murcia como Madrid.

Con el objetivo de reforzar su tercer plantón, el empresario adjunta una carta en inglés y fechada el 22 de octubre, pese a que tanto el 29 como el 30 de septiembre en dos intervenciones radiofónicas ya decía tener en sus manos esa notificación. La mencionada misiva está firmada por Bambang Sungeng y en ella no aparece por ningún lado el nombre de Zainudin Nordin, presidente de la Federación de Singapur que, según indicaba Perea en una entrevista en Onda Cero, «es el empresario que necesitamos en Murcia».

En esa misma intervención también hablaba de Bill Ng, «un hombre importantísimo y millonario al que ha sido difícil de convencer», pero que al igual que el primero tampoco aparece en el escrito aportado a Samper y en el que sorprendentemente no se hace referencia a la empresa o sociedad concreta que adquiriría las acciones sino que simplemente se habla de «nuestro grupo de Singapur». Eso sí, en el encabezamiento se puede leer 'Kirkwall PTE LTD', una organización de las Islas Vírgenes Británicas, según la BBC, el paraíso fiscal favorito de China.

Hay más cosas que llaman la atención dentro del discurso del archenero. Y es que mientras que ahora dice que para cerrar la compraventa tienen que viajar sus socios asiáticos, hace casi un mes, durante una intervención en otra radio regional, explicaba que esos empresarios le habían dicho que «vaya usted, hágalo, y cuando lo tenga lo apoyaremos».

Ese último correo electrónico puede significar el punto final de la película que Antonio Perea ha dirigido y protagonizado para que su nombre suene como posible comprador del Real Murcia, una posibilidad cada vez más remota por la incapacidad del archenero de demostrar que cuenta con la solvencia económica necesaria para poder garantizar la supervivencia de la entidad murcianista. Algo que ya le pasó factura en dos intentos anteriores en los que lo único que cambiaba eran sus socios. Si ahora son asiáticos, hace más de un año eran jeques árabes.

Y es que la reacción de Jesús Samper no se ha hecho esperar. Fuentes de este diario explican que el madrileño, dos horas después de recibir el mail de Antonio Perea con el mencionado documento adjunto, contestaba de forma contundente, pidiéndole a su interlocutor que «deje de molestarme» y explicándole que «si ha obtenido algo a costa del Real Murcia, hasta aquí llegó».

El presidente murcianista, que desde julio lleva aguantando los dimes y diretes del archenero, califica en ese mismo escrito la actuación del intermediario de «algo jocosa» por sus «incongruencias y constantes dilaciones sin justificar en los compromisos que usted mismo adquiere y firma», al tiempo que habla «de que su locuacidad interesada sea tan infantil como fácil de contrastar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine