Entrevista
The Purple Elephants
Jorge Bayle y Tommy Roch, 'The Purple Elephants' 

"'Danza funeral' es un canto a la liberación de este sistema"

The Purple Elephants presentan su primer disco en Murcia, dentro de Microsonidos

04.03.2016 | 16:59
"'Danza funeral' es un canto a la liberación de este sistema"

Sorprende que, con su juventud, manejen con tanta soltura la psicodelia y el blues rock, que usen estos géneros clásicos y sus influencias de Pink Floyd, The Doors o Led Zeppelin como punto de partida para buscar un sonido propio, y que en su aún corta trayectoria hayan dado una pirueta y presenten su primer álbum, Danza Funeral, (Son Buenos 2016), producido por Paco Loco, reciclando lo que tenían y cantando en español. El grupo murciano nos lleva al desierto con su primer disco, que presentan hoy en Microsonidos

Danza funeral es un disco árido, incluso desértico, hipnótico, que va de las brasas a las llamaradas, del antro al pantano y el desierto, de las noches persas al desierto de Arizona, de las vísceras a los pies, cociendo los oídos con un sonido robusto y compacto. Es un álbum oscuro y seductor, crudo y sudoroso, un fogonazo de luz, un chute de adrenalina que te vuela la cabeza. Eso que llaman rock'n'roll. No hay atisbo de ironía posmoderna. En resumen; Danza funeral es enorme y crea adicción. ¿A quién diablos le importa el bajonazo? Dale otra vez al 'repeat'. Hoy lo presentan junto a The White Heat. Jorge Bayle y Tommy Roch nos introducen en sus ardientes arenas.

Habéis financiado el disco mediante crowdfunding, ¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Teníais confianza o ha sido un 'vamos a ver qué pasa'?

En un principio teníamos la incertidumbre de no saber de qué manera iba a reaccionar la gente, pero, nada más lanzar la campaña, todo el mundo se volcó con la iniciativa y la respuesta fue increíble. ¡Muy contentos con nuestros elefantes!

Danza funeral os ha desmarcado un tanto de lo presentado anteriormente. Se nota que habéis experimentado más, pero lo más notorio ha sido el cambio al español. ¿Por qué tomasteis esa decisión?

Simplemente porque era lo más lógico y natural. Para poder escribir letras y expresarte con total libertad, has de dominar al cien por cien la lengua en la que estás comunicándote con tu público, y creo que en ese sentido solo era cuestión de tiempo que este cambio acabase llegando. Además, creo que hemos conseguido un sonido mucho más personal cantando en castellano.

¿En la conformación de este sonido, qué papel juega Paco Loco? ¿Recurrís a él tras decidir el tono del disco o fue su presencia la que influyó en su acabado? ¿Cómo se trabaja con él?

Es algo que hemos ido viendo sobre la marcha. Teníamos un concepto en mente que en algunos casos ha permanecido prácticamente igual; sin embargo, en otros nos ha metido bastante mano. Digamos que ha sido un proceso muy rápido, puesto que el disco se ha grabado en seis días, y tampoco hemos tenido mucho tiempo para poder pararnos a pensar demasiado las cosas. Hemos hecho una grabación muy fresca y espontánea, muchas primeras tomas y mucha naturalidad. Creo que esa es la marca de la casa de Paco.

Los cambios en la formación han sido algo habitual desde el principio. ¿Cuentas con que se estabilice la cosa a partir de ahora, o ya lo raro sería igual eso, cierta estabilidad, acostumbrados a lo otro?

Ha costado, pero? ¡Por fin podemos decir que hemos conseguido formar la auténtica familia elefante! Tenemos un buen rollo y un ambiente increíble entre los cinco y todo el mundo está ilusionado e implicado con el proyecto? ¿Qué más se puede pedir? ¡Son buenos tiempos para los elefantes! (risas)

Danza funeral tiene mucho de realismo descriptivo, el desierto está muy presente. ¿De qué va en realidad?

Imaginad que el protagonista de las canciones se encuentra en un desierto, desorientado, famélico, sin nada a lo que agarrarse, enfrentándose a la crueldad y la miseria de la vida. En su largo camino va experimentando las sensaciones más viscerales y las emociones más puras e intensas, se va encontrando con situaciones e historias muy particulares, y vive en carne propia cada una de ellas. Sin quererlo se va transformando y reconvirtiendo, va dejando atrás el dolor y la rabia para hacerse más fuerte y tratar de buscar la luz en un mundo tan triste, salvaje y cruel. La cuestión es, ¿conseguirá ver la luz al final del camino?

En Noche persa os salís del traje. ¿Una evolución o más trabajo de estudio?

Vivimos en una búsqueda constante de ese 'sonido propio' del que hablamos. Nos gusta experimentar con toda la música que escuchamos, y creo que es así como han nacido canciones como Noche persa. Hemos jugado con escalas arábigas o flamencas, y este resultado se puede ver también en El Halcón. También estamos investigando ahora un poco con pedales de efectos y con música electrónica. ¡No podemos parar!

¿Qué os sugirió la temática? Hay como una visión ecologista, un punto de esperanza ante una presumible catástrofe?.

El disco se asienta en un ambiente caótico y desértico, un poco inspirado por nuestra árida tierra, que a su vez nos brinda un 'espejo' de la cruda realidad de la vida: la ley del más fuerte. En el desierto no hay amigos, solo estás tú bajo el sol y tu fuerza para sobrevivir (algo en consonancia con estos tiempos). Es un poco la base del disco, desde la que partimos para crear las letras. Como bien dices se intuye un mundo post-apocalíptico.

Este desierto no lo sitúo tanto en Arabia, Scherezade?, más en Sonora o en Tucson, entre cactus y crótalos?. Las trompetas de Noche persa me acercan a Tarantino. ¿Estoy bien orientado o me he perdido entre las dunas?

Estás orientado. Solo que este ambiente desértico no alude a un desierto en concreto ni a una zona geográfica en particular. Se trata más bien de un estado de ánimo, de la lucha por la supervivencia, de la pasión, de la reconversión espiritual, de la búsqueda interior más profunda, de las emociones más inmediatas. La inspiración cinematográfica está bien presente.

La trampa habla de romper normas absurdas, saltarse censuras, un argumento que esgrimís en otras canciones. ¿El rock debe mantener su espíritu de rebeldía?

La trampa es una crítica a la crueldad del hombre y a su instrumentalización. Vivimos en una sociedad en la que cada vez más se nos trata como números y en la que las élites poderosas tratan de deshumanizarnos y de convertirnos en esclavos e instrumentos de trabajo. Es un canto a la liberación de este sistema (utópicamente hablando), a la rebelión y a la revolución. En el caso de El halcón también tratamos el tema de la libertad, pero indagando más en el aspecto moral. Esta canción trata de un amor (homosexual) cuya imagen ante la sociedad sigue pareciendo un tabú o incluso una falta de respeto, y que se debe de llevar ocultamente. Es un grito de rabia y de desesperación que acaba con la liberación total del protagonista. Es el único tema que está basado en una historia real de alguien a quien conocemos bien, y que al fin a podido elevar el vuelo y soltar sus ataduras.

¿De dónde os habéis nutrido para las letras?

La principal fuente de inspiración de las canciones es la vida real, pero también contienen una amplia referencia literaria y, en especial, cinematográfica. Digamos que el propósito de las historias que contamos es que el oyente no sepa distinguir si nos referimos a la realidad o a la ficción, y en qué momento atravesamos esa fina línea. Nos gusta jugar con esa dualidad y con la imaginación de los oyentes.

¿Os motiva presentar el disco en Murcia?

Murcia es nuestra patria madre y nuestra ciudad querida. Creo estar en lo correcto cuando afirmo que es el concierto más importante del año para nosotros. Estamos deseando tocar para le gente que ha hecho posible que el disco haya salido a la luz, para nuestros amigos y familias y para toda la gente bonita y con buen gusto de Murcia que vendrá a apoyarnos y a prenderle fuego a la sala 12&medio.

¿Por qué Danza funeral?

En principio, el título más coherente con la temática o la ambientación del disco era El desierto, pero Danza funeral era más acorde con el disco en general, pues se trata de una celebración por la supervivencia y por estar vivos, ser jóvenes y estar luchando con uñas y dientes día a día, teniendo en cuenta la oscuridad, la crueldad y la tristeza que encontramos por el camino, pero nutriéndonos de dichos elementos para hacernos más fuertes y reconvertirnos en algo mejor. Digamos que este título se puede asemejar al famoso refrán: «lo que no te mata te hace más fuerte». Pues celebremos que no estamos muertos y vivamos al máximo.

¿Cuál ha sido el punto de inflexión de vuestra aun corta trayectoria? ¿Cómo habéis evolucionado hacia donde os dirigís?

Tal vez uno de los puntos positivos de inflexión haya sido la experiencia con Paco Loco. Desde que estuvimos grabando con él hemos aprendido mucho más, hemos profundizado en la experimentación y hecho de ésta nuestro camino a seguir. También el hecho de consolidarnos como banda con Alejandro y Fran como sección rítmica nos ha dado una seguridad y unas ganas tremendas de comernos los escenarios. Nos dirigimos hacia donde nos lleve la inspiración y hacia las puertas que se nos quieran abrir; es posible que algunas de ellas las derribemos tras una estampida. Vamos a por todas y sin miedo a nada.

Nombrados grupo demoscópico del sur. ¿Qué os supone? ¿Hay gira?

Nos ha dado una inmensa alegría. Ha supuesto más bien un reconocimiento a nuestro trabajo y a nuestras canciones, un empujón de motivación para seguir haciendo lo que nos gusta. No implica una gira, pero sí que tenemos una mini gira de primavera -y algo en verano- programada por Son Buenos. También estaremos en el Sonorama este verano, y en algún que otro festival cuyo nombre no se nos permite revelar por el momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine