Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Asesinatos

Del asesino de la catana al parricida de Elche: similitudes y diferencias de los asesinatos

En abril de 2000, José Rabadán mataba a sus padres y a su hermana pequeña con una espada en su casa de Murcia: 22 años después, Santi, que no había nacido cuando el primer triple crimen, disparaba mortalmente a sus progenitores y a su hermano menor

José Radabán, cuando fue arrestado; al lado, la casa del triple parricidio de Elche.

Santi, de 15 años, cogió una escopeta de caza, en su casa de Elche, y con ella mató a tiros a sus padres y hermano de 10 años. El motivo: le iban a quitar el wifi porque había sacado malas notas. Hace más de dos décadas, José Rabadán, que tenía entonces 16 años, mataba a sus padres y a su hermana con una espada samurái en Murcia.

Cuando José cometió su crimen, Santi ni siquiera había nacido. Ambos casos guardan bastantes similitudes, y también diferencias, aunque más aún de las primeras. José, a día de hoy, está en libertad, trabaja y es padre de una niña. Él asegura que está reinsertado en sociedad.

parricidas

A tres familiares

José, de 16 años, acababa con la vida de sus dos progenitores y de su hermana pequeña, de 12 años y con síndrome de Down, con una catana en su casa de la capital murciana hace 22 años. Santi, de 15 años, mató a sus padres y a su hermano pequeño, de 10, con una escopeta en Elche.  

A la bañera y al cobertizo

Rabadán trató llevar los cuerpos de sus familiares muertos a la bañera. En la intentona, la casa quedó llena de sangre restregada. En el caso de Elche, Santi, cuyo físico es aún el de un niño, trasladó los cadáveres a un cobertizo y limpió los restos de sangre de la casa, en lo que empleó casi dos horas.

La vivienda ilicitana en la que se produjo el crimen de Elche. MATÍAS SEGARRA

Videojuegos

A José Rabadán le gustaban los videojuegos, sobre todo con uno: el Final Fantasy. Dijeron que deseaba emular a su protagonista, al que se parecía hasta en el corte de pelo. Santi, tras cometer los tres asesinatos, estuvo jugando con su videoconsola encerrado en su habitación

Libros

En el caso de Rabadán, el hallazgo de dos libros en su habitación (Ave Lucifer y El poder de la magia) desató las especulaciones. Santi tenía en su poder novela La edad de la ira, una de las lecturas recomendadas en el Instituto Periodista Vicente Verdú. El libro va sobre un joven que mata a su familia.

La frialdad

José Rabadán llegó hasta sonreír cuando era llevado a dependencias policiales. Manifestó frialdad durante su confesión. En el Elche, Santi no dio ninguna señal de estar arrepentido y también contó con frialdad lo sucedido, como si él no fuera el protagonista, y solo se emocionó algo cuando contó cómo había disparado por a espalda a su hermano pequeño, que habría muerto en el acto.

Lo que hicieron después

Rabadán llegó a llamar a la Policía para decir lo que había hecho, pero no se le tuvo en cuenta. Luego se lo contó a un amigo. Se marchó a pie de su casa y escena del crimen y echó a andar. El triple parricida de Elche se duchó y se preparó la cena tras acabar con la vida de su familia. Respondió a mensajes del móvil de su madre haciéndose pasar por ella y llamó al instituto como si fuera un familiar para comunicar que estaba confinado por el covid y que su ausencia no despertara sospechas.

La pena

José Rabadán fue condenado por un juez a pasar seis años en un centro de menores y otros dos en régimen de libertad vigilada. Después de salir del centro, el joven comenzó una nueva vida, se casó y es padre de una hija. Hace unos años protagonizó un documental llamado Yo fui un asesino. Santi está en un centro de menores: el internamiento en régimen cerrado se ha acordado por tres delitos de asesinato y se ha decidido que sea en Valencia, en vez de en la provincia de Alicante, para alejarlo del foco mediático. Como máximo, estará encerrado ocho años, tras los cuales será puesto en libertad.

Compartir el artículo

stats