Desaparecida

El empresario acusado de matar a Florina había tenido citas sexuales antes con ella

Agentes de Homicidios de la Guardia Civil detienen en Carcaixent a uno de los socios de una industria química por estrangular y arrojar a una acequia a la joven prostituida en la Pista de Silla

La joven solo llevaba un mes en Valencia cuando la mataron y lanzaron su cuerpo a una acequia

La joven solo llevaba un mes en Valencia cuando la mataron y lanzaron su cuerpo a una acequia

Teresa Domínguez

Solo seis meses después del asesinato de Florina Gogos, la joven de 19 años prostituida en la pista de Silla, el grupo de Homicidios de la Guardia Civil de València ha logrado detener al hombre que presuntamente la estranguló y arrojó a una acequia, tal como adelantó ayer en exclusiva Levante-EMV.

Tras una investigación compleja en la que han tenido que ser descartados decenas de sospechosos pertenecientes a todo tipo de profesiones y condición social, los especialistas en resolución de crímenes del instituto armado arrestaban a las ocho de la mañana de ayer a José V. R., de 60 años, un importante empresario de Carcaixent, bajo la acusación de haber dado muerte a la joven durante un encuentro sexual pagado con la víctima.

Según las fuentes a las que ha tenido acceso Levante-EMV, los investigadores han podido constatar que el ahora detenido era un prostituidor habitual y que el día que presuntamente mató a la joven, no era la primera vez que hacía uso de esa condición con Florina. Las mismas fuentes afirman que era un ‘cliente’ ocasional de la joven, a la que habría buscado varias veces antes del crimen y siempre en el entorno de la Pista de Silla.

La Guardia Civil informó ayer, a través de un comunicado, de que «el autor trabajaba como comercial en la zona donde Florina Gogos fue vista por última vez», en una curva del enlace de la V-31, la Pista de Silla, con la CV-33, la autovía de Albal. En la nota agregan que «varias de las chicas que ejercían la prostitución (en ese punto) hicieron saber a los investigadores que el presunto autor consumía con regularidad servicios sexuales en la zona».

Para llegar hasta él, los agentes contaban con una imagen de una cámara de seguridad de una empresa ubicada en esa curva, que captó el momento en que Florina subía a un vehículo de color blanco.

Una paciente investigación

Desde un primer momento, los investigadores supieron que se trataba de un BMW de la serie 3 —dato que este diario ha ocultado todo este tiempo para preservar la labor policial—, pero no disponían de la matrícula porque el aguacero que caía en ese momento sobre València, a las 17.30 horas del 8 de enero pasado, impedía discernir los números y las letras.

La misma cámara, captó de nuevo el vehículo cuando salía a toda velocidad del camino por el que se había internado con la joven en el asiento del copiloto. Esa segunda vez, salió a toda velocidad y se incorporó a la carretera hacia la CV-33, desde donde tomó dirección a Alicante por la V-31. Las numerosas declaraciones tomadas a mujeres prostituidas a lo largo de la Pista de Silla y a la compañera de piso de Florina, que residía en la Pobla Llarga —muy cerca de su presunto verdugo—, así como a decenas de prostituidores que frecuentaban la zona y a la víctima, permitieron ir cerrando el círculo hasta que solo quedó José V. P., uno de los tres socios, hermanos entre sí, de una empresa de lejías, detergentes y otros productos de desinfección de Carcaixent. Y José V. P. tenía un BMW 318 blanco.

A partir de ahí, los investigadores tuvieron que buscar indicios que situaran al sospechoso en el lugar del crimen el día y a la hora en que este se produjo, para lo cual realizaron un análisis a partir de los posicionamientos de su teléfono móvil. Además, tuvieron que complementarlo con otras evidencias, ya que José V. R. utilizaba como coartada su labor como comercial de la empresa familiar en industrias y establecimientos ubicados en la Pista de Silla.

Dos presuntos asesinos en un mes

Una vez reunidas las evidencias contra el presunto asesino, los agentes de Homicidios pusieron en marcha la operación para su detención en la mañana de ayer, con la supervisión de la jueza del caso, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Carlet, y el apoyo de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (Usecic). El arresto de José V. R. cayó como un jarro de agua fría en Carcaixent. No solo porque es una persona muy conocida en el municipio —la noticia corrió como la pólvora, principalmente en el entorno de su domicilio, junto al mercado municipal—, sino porque es el segundo vecino de un pueblo de poco más de 20.000 habitantes detenido por el asesinato de una mujer en poco más de un mes, tras el arresto de David S. O., El Tuvi, el pasado 16 de enero por el homicidio de Wafaa Sebbah, también de 19 años y vecina de la Pobla Llarga como Florina. Además, fue precisamente en el cuartel de Carcaixent donde se entregó, el 4 de diciembre de 2019 y tras 21 días de fuga, el presunto asesino de Marta Calvo, Jorge Ignacio P. J.