09 de diciembre de 2020
09.12.2020
La Opinión de Murcia
Espacio

El cohete interplanetario de SpaceX aborta su despegue en el último segundo

Los sistemas del propio SN8 detectaron algo anormal en uno o más de sus tres motores Raptor

09.12.2020 | 13:21
SpaceX aborta su despegue en el último segundo.
El cohete interplanetario de SpaceX aborta su despegue en el último segundo

El prototipo de cohete interplanetario Starship de SpaceX abortó de forma automática su lanzamiento un segundo antes del despegue en la prueba de vuelo de 12,5 kilómetros de altura del 8 de diciembre.

El vehículo, conocido como Starship SN8, estaba programado para lanzarse desde las instalaciones de SpaceX en el sur de Texas, cerca de la localidad de Boca Chica.

Un segundo antes del despegue, a las 22.30 UTC, los sistemas del propio SN8 detectaron algo anormal con uno o más de sus tres motores Raptor y el sistema abortó automáticamente el vuelo. SpaceX informó en esos términos en su cuenta de Twitter.

SpaceX está desarrollando Starship para llevar personas y carga a la Luna, Marte y otros destinos distantes. El sistema de transporte consta de dos elementos, ambos diseñados para ser completamente reutilizables: una nave espacial de acero inoxidable de 50 metros llamada Starship y un cohete gigante llamado Super Heavy, informa Space.com.

La nave estelar final lucirá seis Raptors y será poderosa para lanzarse desde la luna y Marte. Sin embargo, necesitará Super Heavy para escapar del pozo de gravedad mucho más profundo de la Tierra. (Super Heavy, que será impulsado por unos 30 Raptors, aterrizará de regreso en la Tierra poco después de lanzar Starship a la órbita).

SpaceX está iterando hacia el diseño final de Starship a través de una serie de prototipos, tres de los cuales ya se han elevado al cielo. Pero los tres vehículos, conocidos como Starhopper, SN5 y SN6, tenían solo un Raptor y alcanzaron una altitud máxima de aproximadamente 150 metros en sus pruebas.

El SN8 representa un salto para el proyecto, ya que equipa tres motores raptor y tiene como objetivo alcanzar 12,5 kilómetros de altura. En diseño es mucho más complejo que cualquiera de sus predecesores; tiene un cono de nariz y aletas que estabilizan la orientación, por ejemplo, mientras que Starhopper, SN5 y SN6 se asemejaban a silos voladores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook