12 de abril de 2020
12.04.2020
La Opinión de Murcia
Crisis del coronavirus

María de Blas, la carnicera que lleva la compra a clientes confinados

El negocio que gestiona junto a su hermano ha dejado a un lado los pedidos a la hostelería

12.04.2020 | 11:17
La carnicera María de Blas posa delante de su puesto en Mercamadrid.

Lleva cerca de dos décadas abriendo cada día su puesto de carnes en Mercamadrid y nunca imaginaba que se enfrentaría a pasillos casi vacíos en este mercado, pero son tiempos extraordinarios de confinamiento y todo es excepcional: hasta le hace la compra y se la lleva a clientes confinados.

Su rutina, según cuenta a Efeagro, ha cambiado mucho de la noche a la mañana porque SoloBuey, como así se llama la carnicería que gestiona junto su hermano cuatro generaciones después de su fundación, ha dejado a un lado los pedidos a la hostelería que centraban gran parte de su negocio por la venta en internet.

Supone un cambio en la forma de hacer pero se han visto obligados a ello porque los restaurantes están cerrados y la gente, encerrada en sus casas, quiere carne de calidad y a un "click" de distancia.

Fue ella la que hace dos años se "empeñó" en abrir este canal por Internet y estaba aún arrancando (representaba el 5 % total de sus ventas) cuando la irrupción del coronavirus ha hecho que todo cambie: se han "disparado" las ventas electrónicas y le piden carne fresca no sólo desde Madrid, sino también desde Barcelona o Sevilla.

La pandemia ha sido disruptiva en todos los sentidos y también han potenciado sus pedidos por teléfono ya que están despachando más carne de la normal por ese medio.

En ese caso, normalmente son personas mayores de Madrid, muchas de ellas nuevos clientes, que le llaman para que les lleve carne a su domicilio pero, de paso, le preguntan si tiene leche, yogures o pan y ella no duda en darse una vuelta por el merca y hacerles la cesta de la compra completa.

"Se trata de ayudar lo máximo que pueda. Ya que estoy en Mercamadrid, no me cuesta llevarles la compra y sobretodo si ves que es gente un poco mayor y están solos", añade.

Por lo demás, el "ambiente" que hay ahora en el mercado de carnes de Mercamadrid es "un poco triste" porque "normalmente" hay carniceros, "movimiento, vida" y ahora "todo está bastante irreconocible: una pena".

María no se olvida en estos momentos difíciles de sus clientes de la restauración y suele hablar con ellos: "están preocupados", no sólo por el cierre actual, sino por cómo será la vuelta a la rutina ya que intuyen que las personas "tendrán miedo" a la hora de ir a los restaurantes.

"Cuando todo acabe, a ver cómo salimos de esta situación porque es complicado", remata.

Pero está decidida a seguir aguantando y restando días a este estado de alarma para que cuando finalice pueda continuar con el negocio que en 1912 abrió su bisabuelo Santiago en la calle de Serrano de la ciuad y que con el tiempo acabó instalado en Mercamadrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook