29 de julio de 2019
29.07.2019
Fiestas de San Abdón y San Senén

Curro Díaz destiló sabor y arte

El calasparreño Filiberto estuvo entregado toda la tarde, aunque el segundo de su lote no colaboró

29.07.2019 | 04:00
Filiberto rematando con el capote.

Saludo capotero de Curro Díaz al primero de la tarde, ganándole terreno aunque terminó siendo desarmado por su enemigo.
El toro derribó al caballo de picar en la suerte de varas. Muy torero y entregado estuvo Curro con la franela, llegando a verse el toreo de desmayo ante un toro que no llegó a descolgar y que remataba el encuentro derrotando. Dibujó unos cuantos muletazos y uno de pecho superiores. Finalizó de estocada algo caída recibiendo oreja tras fuerte petición.

En el segundo de su lote, lo recibió con torerísimas verónicas, siendo muy aplaudido por el público. Feo puyazo al toro en la suerte de varas. El torero de Linares tuvo un elegante inicio en el último tercio de la faena con derechazos a manos bajas, dibujando el torero, desmayando el cuarto y con un temple y suavidad en cada muletazo infinito; desparramando sabor por toda la plaza. Faena magistral rematada de manera estilista con una gran estocada, tras dos intentos, donde obtuvo oreja tras fuerte petición.

Inédito Emilio de Justo con el capote ante su primero, un toro que parecía estar reparado de la vista y que fue muy protestado por el público. Tras sembrar el desconcierto y con las protestas en aumento, se sumaron los miembros de su cuadrilla, que le indicaban al presidente que el burel no veía bien, ante tal panorama el presidente sacó el pañuelo verde de manera muy vehemente.

Se corrió turno y saltó a la arena el quinto de tarde, que puso en aprietos a de Justo, teniendo que pararlo uno de sus peones. Tras la suerte de varas donde el toro se mostró muy violento, Emilio de Justo tuvo que tomar muchas precauciones, y tras un breve trasteo, optó por coger la espada dejando una estocada caída.

Con el toreo a la verónica, recibió Emilio de Justo al quinto de la tarde. Un toro de capa color melocotón y muy bien armado. Quite por chicuelinas tras un excelente puyazo. Precauciones también ante un toro que al principio mostró codicia, sin embargo de justo no llegó a acoplarse con el toro. Tan solo se dejaron ver algunos detalles muy aislados en distintas fases de la faena. En resumen, muy discreta su labor aunque pusiera entrega. Concluyó de estocada algo ladeada y saludando desde el tercio.

La entrega y ganas de Filiberto

Vibrando, variado y no exento de calidad estuvo Filiberto con el capote en su primero, llevando el entusiasmo a los tendidos, y rematando con un farol y una media a un rival con 'romana'. En los medios y de rodillas comenzó con la muleta, ejecutando una serie por la derecha con muletazos de largo recorrido. Prosiguió con una tanda en redondo con un perfecto cambio de manos incluido. Muleta en la zurda, donde el toro le exigía que se cruzara más, llegando a sufrir un desarme, aunque sin perder el sitio, ni descomponerse el torero local. El toro se paraba conforme avanzaba la faena y Filiberto se tuvo que poner de rodillas ante su enemigo. Entró a matar con decisión, dejando una gran estocada tras pinchazo. Consiguió un apéndice.

A todo gas salió Filiberto ante el último de la tarde, recibiéndolo con dos largas cambiadas, rodillas en tierra para lancear después con mucho estilo, y rematar con una media Abelmontada. Excelente suerte de banderillas, desmonterándose Juan José Rueda 'El Ruso'. En el mismo centro del ruedo y por la derecha comenzó su faena de muleta en el toreo al estilo clásico. Con la muleta a la izquierda dio tiempo y temple a los naturales, poniéndose el toro un tanto parado, condición que impidió todos los intentos del calasparreño para que la faena tomará vuelos y altura. Concluyó con tres manoletinas y un excelente pase de pecho. Concluyó con pinchazo y estocada en la suerte contraria, tardando el toro en doblar por lo que el público se enfrió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook