22 de diciembre de 2020
22.12.2020
La Opinión de Murcia
Entre partículas

Experimentos para niños: el cuentakilómetros

22.12.2020 | 08:39
Experimentos para niños: el cuentakilómetros

¿Sabías que...?

El cuentakilómetros sirve para registrar los kilómetros que ha recorrido un vehículo. Lo encontramos en el panel de instrumentos de los coches y las motocicletas, normalmente junto al velocímetro. En general, los aparatos que se utilizan para medir distancias se llaman "odómetros". La palabra proviene de "hodómetron", compuesta por "hodos", que en griego significa "camino", y "metron", que significa "que mide". Por tanto, el cuentakilómetros es un odómetro. Los odómetros también se emplean para medir la longitud de cables y tuberías, o la anchura de una carretera. Gracias a los odómetros podemos conocer distancias de forma cómoda. ¡Imagínate midiendo los kilómetros entre Murcia y París con una cinta métrica! Los primeros odómetros ya se utilizaron en la antigüedad en China, Grecia y Roma. Grandes inventores, como Arquímedes, Vitrubio, Leonardo da Vinci y Franklin, diseñaron odómetros.

El odómetro y las vueltas de una rueda

El funcionamiento de un odómetro se basa en medir el número de vueltas que dan las ruedas. Cada vez que una rueda da una vuelta sobre el suelo, recorre una distancia igual al perímetro de la rueda, es decir, a la longitud de su circunferencia. Este perímetro se mide con una cinta métrica, o se calcula sabiendo que es igual al número Pi multiplicado por el diámetro. Una vez conocido el perímetro de la rueda, se calcula la distancia total recorrida multiplicando el perímetro por el número de vueltas que han dado las ruedas. Por ejemplo, las ruedas de una bicicleta de montaña tienen unos 2 metros de perímetro. Si pedaleamos y contamos las vueltas, cuando llevemos 500 vueltas habremos recorrido 1 kilómetro.

Ese es el método más simple, aunque los odómetros utilizan mecanismos sofisticados para poder contar las vueltas automáticamente. Estos mecanismos consisten en engranajes gracias a los cuales no es necesario contar una a una las vueltas de las ruedas. En el dibujo mostramos uno de los más simples. La rueda del vehículo lleva pegado en su eje un pequeño engranaje de 1 diente, que a su vez está acoplado a otro engranaje más grande que tiene muchos dientes. Así, si el engranaje grande recorre una vuelta entera sabemos que las ruedas del vehículo han dado tantas vueltas como dientes tiene el engranaje. Por ejemplo, el engranaje del dibujo tiene 24 dientes; por tanto, cuando el engranaje haya girado 1 vuelta la rueda habrá girado 24.

Haz un cuenta-metros

Materiales

  • Rollo de cinta de pintor. Cinta métrica. Bicicleta.
  • La longitud de una calle con tu bici


Mide con una cinta métrica el perímetro de la rueda de tu bicicleta (pasa la cinta por la parte exterior de la cubierta; también puedes rodear la rueda con una cuerda y luego medir con el metro la cuerda desenrollada). Pon una pegatina de color visible en el lateral de la rueda (en la cubierta o en los radios), de forma que sirva de marca para contar vueltas. Es mejor no ir montado, sino caminando mientras se lleva la bici rodando cogida del manillar (así, las vueltas son más lentas y se pueden contar mejor). Recorre una calle de punta a punta. Multiplica el número de vueltas por el perímetro de la rueda y tendrás la longitud de la calle.

Mide el pasillo de tu casa

Utiliza un rollo de cinta de pintor como rueda medidora. Mide su perímetro con la cinta métrica. Debes conseguir que el perímetro mida exactamente 33,3 centímetros, porque entonces 3 vueltas del rollo serán justo 1 metro de distancia recorrida. Para ajustar el perímetro al valor deseado, adelgaza el rollo desenrollando y arrancando cinta poco a poco, hasta que el perímetro mida 33,3 centímetros. Haz una marca con rotulador, para contar vueltas. Recorre el pasillo de punta a punta con el rollo rodando sobre el suelo, y cuenta las vueltas que da. Si, por ejemplo, da 12 vueltas es porque el pasillo mide 4 metros.

Saber más

Hoy día es muy sencillo medir distancias con las tecnologías modernas. Estemos donde estemos, si llevamos encima un GPS (por ejemplo, en el teléfono móvil) un sistema de cuatro satélites localiza nuestra posición y calcula la distancia que nos movemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook