Kiosco

La Opinión de Murcia

El prisma

El futuro del Trasvase Tajo-Segura: "No future?"

Sabidas como son desde hace tiempo las dificultades alarmantemente crecientes de ese transporte de agua, los ‘responsables’ no han sido capaces ni han mostrado interés en la búsqueda de soluciones realmente alternativas

Trasvase Tajo-Segura.

Uno no lo puede evitar. A la cabeza viene el álbum de finales de los 70 de los Sex Pistols: No Future U.K.? Publicado poco antes de que se pusiera en marcha el canal del Tajo al Segura para traer agua a esta parte de la España árida. El No Future hizo fortuna como lema protestón de una generación, mientras que en el Campo de Cartagena empezaba a construirse un porvenir que hoy es el negro presente del rincón surestino español.

Un presente amenazado y lastrado, pero no por quienes quieren recortarlo para sumir en la miseria una tierra supuestamente próspera que, en realidad, es escenario y recreación de desmanes económicos, sociales y ambientales a cuenta de ese futuro que se prometió feliz y se ha convertido en un fracaso en toda regla, se mire por donde se mire, aunque haya unos pocos que extraen pingües beneficios exportados con frecuencia a sedes foráneas de los grandes propietarios o explotadores del terreno de neo-regadío.

Porque el futuro —hoy presente— de la Arcadia feliz postravasista tuvo desde su origen los pies de barro, por falta de visión y por la avidez depredadora de sus beneficiarios directos. Esa base tambaleante que se diluye como el azúcar en el café no es otra que la cimentación falaz del progreso (supuesto) y el bienestar (pretendido) en un recurso escaso que ni se poseía ni se posee, ni se controlaba ni se controla. No parece muy digno de grandes estrategas económico-sociales basar el futuro de la Región de Murcia, en un recurso que no se tiene en la abundancia necesaria para garantizar el bienestar presente y futuro de esa zona.

¿Se le ocurre a alguien que fuera posible edificar el provenir económico de un área geográfica sobre la explotación de un mineral, pongamos los diamantes o el oro, cuya extracción y disponibilidad inmediata se halla no a miles sino solo a cientos de kilómetros de distancia y, además, tiene una abundancia claramente decreciente? A quien se le ocurriera tamaño dislate no le darían un Nobel, probablemente.

En esa situación —sustitúyase ‘mineral’ por ‘agua’— estamos ahora mismo. Costes de explotación crecientes, por la energía necesaria para el transporte; carestía galopante y progresiva, a causa de las alteraciones climáticas; destrucción de ecosistemas circundantes por la sobrexplotación del medio. Son las características principales actuales de la transferencia de agua de la cabecera del Tajo al Sureste. Puede que en la época del siglo pasado que presenció la planificación del canal ni los costes de la energía ni las sequías crecientes fueran hechos tangibles. Pero la realidad coloca a la Región de Murcia ante ese escenario desde hace ya al menos dos decenios.

Por eso llama la atención que, sabidas como son desde hace tiempo las dificultades alarmantemente crecientes de ese transporte de agua, los ‘responsables’ no hayan sido capaces ni hayan mostrado interés en la búsqueda de soluciones realmente alternativas. Salvo, eso sí, la de la desalación de agua marina. Recurso mayormente denostado y estigmatizado por razones de beneficio económico abusivo de quienes se han beneficiado espuriamente durante décadas del suministro hídrico a precios subvencionados: están ahí aferrados a lo insostenible, sin buscar ni proponer alternativas de producción, de industrialización, de empleo… de riqueza, en suma.

Así que seguiremos presenciando disputas y diatribas sin cuento sobre el ‘irrenunciable’ mantenimiento de la transferencia de agua del Tajo al Segura. Complementadas con la criminalización y retirada del carnet de murciano a quienes intentan sensatamente buscar alternativas reales, y no ficticias como la de que todo siga igual y el maná del Tajo sea tabla de salvación de una sistema agrario injusto, explotador de trabajadores y depredador de ecosistemas. Pregunten, si no, en el Mar Menor o el Campo de Cartagena. No Future RdM?

Compartir el artículo

stats