07 de enero de 2019
07.01.2019
Murcia D. F.

Carta a los Reyes Magos

Si Murcia escribiera una misiva a Sus Majestades pediría, sin duda, un transporte público eficiente y un aire limpio y sin toxinas, dos de los problemas más graves que padece la capital de la Región

07.01.2019 | 04:00
Varios regalos y el árbol en la casa de Ballesta

La relación epistolar con los Reyes Magos es siempre complicada. Cuando uno se sienta y comienza a redactar la pertinente carta navideña con el clásico 'Queridos Reyes Magos' llega el momento más decisivo. Aunque parezca increíble las opciones son bastante limitadas. Pedir regalos basados en la realidad o suplicar a Sus Majestades que hagan lo imposible, el milagro.

El municipio de Murcia si tuviera que sentarse atento para redactar una carta a los Reyes Magos se enfrentaría a esa disyuntiva. Poner ilusión y pedir el milagro o, por el contrario, tirar de problemas enquistados y solicitar alguna que otra solución. Parándose a pensar uno detenidamente, casi las dos opciones son la misma y convergen en el mismo punto.

Sin duda, en esa lista de deseos habría dos que sobresalen por encima de cualquier otro. El transporte público y la movilidad sostenible es la gran asignatura pendiente de este municipio que cuenta con numerosos pueblos, dispersos e incrustados en campo y huerta. Muchos años pensando en ese problema sin que de momento se haya tomado en serio su solución. El Plan de Movilidad Sostenible (PMUS) y el Plan Muévete, que se resumieron en un solo documento hace bastantes años, enumeraba una serie de medidas y acciones que hubieran permitido acercarse a ese milagro. Desde caminos escolares seguros para los alumnos de los 162 colegios de Murcia, con el fin de evitar llevarlos en coche con modalidad de transporte alternativo como la bici, hasta aparcamiento disuasorios, intercambiados de transporte y potenciación del coche eléctrico. E incluso nuevas líneas de tranvía para acercar el norte y el sur. Una verdadera carta a los Reyes Magos que, a día de hoy, se ha convertido en una quimera.

Incluso se llegaron a dar fechas para esas nuevas líneas de tranvía. Al Polígono Industrial y a El Palmar llegaría en 2014 y a pedanías como Beniaján llegaría en 2018. Sin embargo, el Gobierno local ha hecho poco por cumplir esas previsiones y hoy parece que no está claro el futuro de este medio de transporte que parece ya de ciencia ficción. Aún está pendiente su entrada al barrio del Carmen y arrojar luz sobre su viabilidad económica para la empresa que lo gestiona, que se ha quejado en varias ocasiones argumentando que si no se hacían las siguientes fases comprometidas no habría futuro.

En esa carta a los Reyes Magos, Murcia le pediría algo que va relacionado con lo anterior. Un aire limpio, sin contaminación y sin toxinas. Y sin las dichosas partículas PM10, que parecen que han llegado a nuestras vidas para quedarse. Habrá que ir familiarizándose con ellas y poniendo medidas para que desaparezcan, Precisamente, cuando se decreta la alerta por contaminación (como en días pasados), según las normas aprobadas por el Ayuntamiento de Murcia, hay que reducir el tráfico y dejar el coche en casa. Unas recomendaciones que caen en saco roto debido, entre otros aspectos, a que no hay un transporte púbico eficiente ni campañas divulgativas por parte de las autoridades que hagan a los ciudadanos tomar conciencia de la gravedad de un problema que mata a millones de personas al año en todo el mundo. Y puestos a pedir, habría que añadir a la lista un montón de cosas que este municipio necesita (el actual alcalde incluyó 500 propuestas en su programa electoral de los anteriores comicios). Aunque sea pecar de frivolidad, también se podría pedir que haya de nuevo mujeres que encarnen a los Magos de Oriente. La primera que lo hizo fue Pity Alarcón en 1988 y fue todo un éxito. Por nadie pase.


La periodista Pity Alarcón fue la primera reina maga de Murcia
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook