20 de octubre de 2018
20.10.2018
Nos queda la palabra

Se busca geriatra

Murcia ya ha comenzado a tomar medidas para que España, en ningún caso, se convierta en 2040 en el país con mayor esperanza de vida

20.10.2018 | 04:00
Se busca geriatra

Murcia ya ha comenzado a tomar medidas para que España, en ningún caso, se convierta en 2040 en el país con mayor esperanza de vida, tal y como ha dado a conocer esta misma semana el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud.

Ha sido llegar Pedro Sánchez al Gobierno y ya nadie quiere morirse y hasta ahí podíamos llegar. En un intento serio para evitar subir al podio de la inmortalidad, en la Región de Murcia los geriatras brillan por su ausencia. Los cerca de 170.000 murcianos que superan los 70 años de edad van de consulta en consulta buscando un tratamiento integral que tan sólo encuentran los más afortunados de Murcia y Cartagena, pues sólo en ese ámbito existen hospitales y especialistas en Geriatría, que se pueden contar con los dedos de una mano. A los demás viejos que los zurzan, como se dice en los pueblos. Un buen número de ellos acaba en el diván de Neurología y con suculentas raciones de medicinas aceleradoras o adormecedoras que, en este caso, es lo mismo. Una vez apaciguados o utilizados como conejillos de indias para certificar los perversos efectos secundarios de algunos de los mejunjes, regresan, con el parte de alta, a su médico de cabecera.

Un circuito mortal donde, evidentemente, no se precisa la eutanasia, como diría el amigo Pablo Casado. Antes existía la creencia de que acercarse al médico era el primer paso para despegar al cielo. Hoy, sales fortalecido tras driblar con uno y con otro, con sus recetas y diagnósticos y con las listas de espera. Conforme vas cogiendo los virus de cada centro sanitario, incluido las manías de cada galeno, te vas inmunizando y estamos cerca de no saber qué hacer para deshacernos de los abuelos, tal y como dibuja el siempre recordado Saramago en su, ya creíble, Las intermitencias de la muerte. Menos mal que, como siempre y más aún en este ámbito, hay esperanza y ahí tenemos a la vallisoletana Verónica Casado como la mejor médico del mundo. No es geriatra, pero cada vez está más cerca el tiempo en el que la mayoría de los médicos lo sean€ se quiera o no en Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook