Kiosco

La Opinión de Murcia

Salud

Una plaga de garrapatas en La Ñora pone en alerta al servicio de Zoonosis

Un equipo de fumigadores acudirá hoy a un parque infantil para inspeccionar la zona donde existen varias parcelas abandonadas

Imágenes de las garrapatas en el parque infantil de La Ñora | L.O.

Los vecinos de La Ñora han denunciado la aparición de una plaga de garrapatas en un parque infantil ubicado cerca de la calle Sierra Pico del Águila. Un emplazamiento que está rodeado de extensas parcelas de propiedad privada descuidadas, una zona de huertos donde habrían proliferado estos pequeños parásitos. Según cuentan algunos vecinos de la zona, no es el primer año en el que se detectan, pero «nunca habíamos visto tantas en los juegos infantiles; el parque está plagado de ellas y nos preocupan nuestros hijos», señala uno de estos vecinos.

Esta Redacción ha podido saber que el servicio de Veterinaria y Zoonosis del Ayuntamiento de Murcia se puso ayer en contacto con algunos vecinos afectados y hoy mismo tiene previsto enviar a un equipo para inspeccionar el parque y proceder a las labores de fumigación.

En cualquier caso, aseguran desde el Ayuntamiento que esta solución solo será temporal porque el verdadero problema, el origen de la plaga son esas parcelas particulares en las que no pueden actuar.

Para atacar la raíz del asunto, el Ayuntamiento ha iniciado los trámites para localizar al propietario y exigirle que adecente la zona y proceda a fumigar sus terrenos. No se descarta, como suele ocurrir en este tipo de casos, que transcurridos los plazos pertinentes la Administración local actúe de manera subsidiaria en los terrenos y haga uso del procedimiento de urgencia.

Portadores de enfermedades

Las garrapatas suponen un riesgo para la salud de los seres humanos y de los animales. Las fuertes temperaturas de los últimos días en Murcia beneficia a este especie que aprovecha el calor para extender su territorio y multiplicar su población.

Se han identificado más de 20 especies en España de las 900 identificadas en todo el mundo. Este tipo de ácaro requiere sangre para su ciclos biológico. Su hospedaje en el ser humano suele ser calificado de ‘accidental’, ya que se requiere un contacto físico, puesto que no pueden saltar ni desplazarse a largas distancias.

Entre las enfermedades más comunes asociadas a este insecto está la fiebre botonosa mediterránea, la fiebre hemorrágica Crimea-Congo o la enfermedad de Lyme.

Compartir el artículo

stats