05 de febrero de 2012
05.02.2012
Medicina

La Arrixaca prueba con pacientes un fármaco derivado del cannabis

La Unidad de Esclerosis Múltiple comienza a usarlo para tratar la rigidez muscular en aquellas personas que no logran frenarla con relajantes musculares

05.02.2012 | 05:00
José Eustasio Meca Lallana dirige la Unidad de Esclerosis Múltiple de la Arrixaca.

Los pacientes con esclerosis múltiple que tienen problemas de espasticidad (rigidez muscular) que no logran controlar con relajantes musculares cuentan con un nuevo tratamiento que se ha comenzado a utilizar en el hospital Virgen de la Arrixaca. La Unidad de Esclerosis Múltiple, dirigida por el neurólogo José Eustasio Meca Lallana, está probando un nuevo fármaco derivado del cannabis que está dando muy buenos resultados y que proporciona una mayor calidad de vida a los pacientes. Según explicó a LA OPINIÓN, el tratamiento para la esclerosis múltiple intenta, por una parte, evitar que la enfermedad avance, y por otra controlar síntomas como la espasticidad. En este segundo aspecto es donde actúa este derivado del cannabis, compuesto por las moléculas tetrahidrocannabinol y cannabidiol.

Aproximadamente la mitad de las personas con esclerosis tienen rigidez muscular y sólo una parte de ellas logran controlarla con relajantes musculares, ya que en muchos de ellos aparecen problemas de somnolencia, intolerancia e ineficacia. «Sin embargo, con esta nueva medicación se evitan los efectos secundarios y es muy efectiva», dijo Meca Lallana. No obstante, destacó que este fármaco no está indicado para todos los pacientes, por lo que primero deben someterse a un periodo de prueba de un mes, tras el que se evalúa si hay beneficios o si no es adecuado para ese caso concreto.

Autorización
Para poder utilizarlo cada hospital debe autorizarlo y, aunque en la Arrixaca esa autorización está cerca de concretarse, ya han comenzado a tratar a dos pacientes con rigidez severa obteniendo muy buenos resultados.

La forma de administración también facilita mucho su utilización, ya que es el propio paciente el que se lo administra cuando lo necesita mediante un espray que se absorbe por la mucosa bucal. El tratamiento también es personalizado para cada paciente, mediante una escala de pulverizaciones, «hay quienes necesitan dos o para quienes son necesarias ocho», matizó el jefe de la Unidad de Esclerosis Múltiple del hospital de la Arrixaca.

Una de las dudas que se planteaban era si este fármaco, al ser un derivado del cannabis, podía llegar a provocar dependencia en quienes se mediquen con él, algo que ha quedado descartado con varios estudios. Así, el doctor Meca afirmó que «cuenta con todas las aprobaciones de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, además nos han llegado buenas valoraciones de neurólogos de otras comunidades autónomas y otros países, ya que comenzó a usarse con anterioridad en EEUU e Inglaterra».

Respecto a su dispensación, para adquirirlo es necesario una receta especial y se dispensa al paciente a través de la Farmacia Hospitalaria, por lo que no es de venta libre, y su uso está restringido para casos muy concretos. Además, sólo está autorizado para pacientes con esclerosis múltiple y no para otras enfermedades, de hecho el neurólogo Meca Lallana señaló que en Canadá estuvo usándose para tratar el dolor, sin obtener buenos resultados, por lo que fue retirado. Por último, destacó el excelente trabajo y el elevado nivel de colaboración que llevan a cabo los servicios de Farmacia y Neurología en el tratamiento de los pacientes con esclerosis múltiple.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook