30 de junio de 2020
30.06.2020
La Opinión de Murcia
Coronavirus

Un adolescente de 14 años infectado de coronavirus intenta escapar del hospital de Lorca

Salud afirma que el chico, que llegó en patera a Águilas, se encontraba muy nervioso, pero no llegó a salir del centro

30.06.2020 | 16:58
Hospital Rafael Méndez de Lorca, en una foto de archivo.

Un menor de edad, contagiado con coronavirus, intentaba escaparse hoy del hospital Rafael Méndez de Lorca, donde permanecía desde que llegó a la Región en patera hace unos días, informan fuentes cercanas al caso.

El Centro de Coordinación de Emergencias recibía un aviso de lo que estaba pasando. Al parecer, el chico estaba haciendo destrozos en el hospital, pues se encontraba bastante nervioso. 

Este adolescente no habla español. Llegó a la Región junto a su primo en una barcaza que desembarcó en Águilas.

El contacto con una persona contagiada con coronavirus que llegó en patera a las costas de Águilas la semana pasada obligaba a poner en cuarentena a tres agentes de la Policía Local que lo asistieron durante el rescate de la embarcación y a 20 policías nacionales de Lorca, donde fue trasladado. Tras permanecer aislados y apartados de sus puestos de trabajo, los tres municipales ya tienen los resultados de sus pruebas: no están contagiados.

Agentes de la Policía Nacional, Cuerpo que tiene las competencias en Extranjería, son conocedores del caso, al igual que los de la Guardia Civil. Cruz Roja también fue informada del asunto.

Desde la Consejería de Salud indicaron que el paciente se mostraba nervioso y que «el hospital se pone en alerta ante cualquier incidencia», pero que «en ningún momento ha salido del centro».

El problema con estas personas, que se encuentran en situación irregular en España, es que no se las puede retener. Fuentes sanitarias consideran que un hospital «no es una cárcel» y que los médicos no pueden ejercer «como si fuesen policías».

Mientars tanto, fuentes policiales confirman que al adolescente se le custodió, tras tener conocimiento de lo que había pasado, pero que no se le ha arrestado en ningún momento. Si se tratase de un sospechoso de algún delito, sí se le podría poner una vigilancia policial constante en el hospital, o incluso retenerle en la cama, si procediese.

En el caso de que decida irse del hospital, siendo consciente de que está infectado, podría llegar a imputársele un delito contra la salud pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook