Audiovisual

'La mécanique des fluides': cuando empatizar con el enemigo tiene premio

La joven realizadora murciana Gala Hernández triunfa en el Festival de Cine Independiente de Burdeos con un cortometraje experimental que gira en torno a la nota de suicidio de un incel usuario del foro Reddit

La cineasta Gala Hernández.

La cineasta Gala Hernández. / L. O.

Asier Ganuza

Asier Ganuza

Gala Hernández nos atiende desde la sala de espera de un aeropuerto. Vive a caballo entre Alemania y Francia, por lo que está acostumbrada a habitar este tipo de espacios. En la Universidad de París 8, en Saint-Denis, está realizando su tesis doctoral, que gira en torno a la idea de la captura de pantalla como un medio en sí mismo, «como una nueva cámara con la que grabar los mundos virtuales» y de la que creadores y cineastas se han apropiado para dar forma a lo que ella se refiere como el ‘arte postinternet’. Por supuesto, esta joven murciana no ha querido ser menos y, con esta técnica como herramienta principal, ha dado forma a un cortometraje que este lunes fue ampliamente elogiado en el FIFIB, el Festival Internacional de Cine Independiente de Burdeos.

La película es La mécanique des fluides (2022) y se alzó con tres premios (los tres a los que optaba): el de Mejor Autoría y el de Mejor Corto de todo el certamen, así como el Gran Premio de la sección ‘Contrabando’, a la que concurrían también algunos largos. Por supuesto, su felicidad ayer era total: «Es alucinante, increíble que nos lleváramos los tres. Piensa que es un proyecto muy pero que muy pequeñito, que hemos hecho entre tres personas y que está financiado en parte por la propia universidad, porque es parte de la investigación que estoy llevando a cabo para mi tesis. Así que entre eso y que se trata de una cosa un tanto experimental, no esperaba ni muchísimo menos que tuviera esta acogida», confiesa.

Un fotograma de 'La mécanique des fluides'.

Un fotograma de 'La mécanique des fluides'. / L. O.

Y es que Hernández, hija de la psicoanalista y escritora molinense Lola López Mondéjar, reconoce que, efectivamente, no es un filme fácil para el espectador. «Ya el hecho de estar en el festival era un premio para nosotros, porque digamos que la película tiene un formato un tanto particular, raro: no ha habido rodaje, todo son capturas de pantalla y algunas animaciones 3D», insiste la joven cineasta, que precisamente por eso celebra doblemente estos reconocimientos, que sin duda van a contribuir a la visibilidad del proyecto. «Al final, lo que queremos todos los directores es que nuestro trabajo se vea, poder hablar con los espectadores y comentar un tema que, en este caso, creo que es políticamente muy importante», apunta.

En esencia, Hernández trata en La mécanique des fluides dos temas que, en su opinión, están íntimamente relacionados: por un lado, la progresiva pérdida de la capacidad de diálogo con quienes no están de acuerdo con nosotros y, por otro, lo que ella define como ‘soledades conectadas’, que viene a referirse a cómo los algoritmos de Internet nos aíslan en burbujas altamente personalizadas (filter bubbles) que en el fondo lo único que hacen es darle la razón al usuario. «Considero que esto es algo tremendamente peligroso porque lleva a ciertas comunidades a radicalizarse. Piensa en un grupo de personas, unidos por unas ideas muy concretas, y que se encierran en un foro en el que no hay voces discordantes: se retroalimentan entre ellos y, tarde o temprano, los discursos de odio se acaban reforzando», explica Gala.

En el caso concreto de La mécanique des fluides, la comunidad escogida por la realizadora murciana para llevar a cabo su particular «ensayo-documental» es la de los llamados incel, abreviatura de la expresión inglesa ‘involuntarily celibate’ (’celibato involuntario’). «Hablamos de hombres heterosexuales con discursos bastante misóginos que consideran que les hemos privado de acceso al ‘mercado sexual’ o del amor romántico, de tener relaciones con mujeres, que es lo que ellos desearían y que entienden que no está a su alcance. La frustración derivada de ese sentimiento de rechazo acaba transformándose en estos foros de Internet en agresividad, odio y violencia contra las mujeres», explica la murciana, que ha articulado su discurso en torno a un usuario muy concreto de Reddit: ‘Anarquista Anatemático’. «Realmente la película es una carta con la que yo respondo a un post suyo, a una nota de suicidio. Él era uno de los fundadores de uno de los principales foros de la comunidad, de alguna manera, me interesaba entender a través de él (al que no conozco de nada) quiénes son estas personas. Pero no solo desde una perspectiva crítica y feminista, que también, sino, sobre todo, por medio de un prisma más analítico, incluso hasta compasivo», asegura Hernández.

Un fotograma de 'La mécanique des fluides'.

Un fotograma de 'La mécanique des fluides'. / L. O.

Esta prometedora cineasta –que hace la voz en off con la que guía al espectador a través de su cinta– confiesa que, pese a las diferencias, se emocionó con el escrito de Anarquista Anatemático. «Me sorprendió mucho el descubrirme a mí misma derramando lágrimas por una persona que, a priori, es mi enemigo político. Entonces, yo quería interrogar a esa empatía, a ese dolor y a todo ese sufrimiento que hay entre los incel, en una comunidad que está marcada por la enfermedad mental, por la depresión, la ansiedad... Entender qué nos asemeja me interesaba más que adoptar una posición de confrontación o ataque directo, con lo que La mécanique des fluides es más bien un ejercicio de comprensión y acercamiento», asegura.

‘Soledad conectada’

"No me gusta nada cuando las apps de citas hablan de ‘conectar’. Yo no soy una máquina, no me conecto; yo establezco relaciones porque soy un ser humano"

Por otro lado, la cinta de Gala Hernández es también una crítica a las aplicaciones de citas. «Son como el tercer personaje de la película (Tinder y todas estas). En ese ejercicio de comprensión para con la comunidad incel quise preguntarme sobre qué papel juegan estas apps en esa sensación de aislamiento que les invade, y que consideraba que podía quedar reforzada por la experiencia de rechazo masivo que pueden tener estos hombres cuando las utilizan», explica la premiada realizadora.

A este respecto, la murciana asegura que los famosos match dan lugar en muchas ocasiones a «encuentros totalmente superficiales y fríos, en los que a menudo no se profundiza, en los que no siempre importa quién es la otra persona»; lo cual incide en sus tesis de las ‘soledades conectadas’. «Al final, aunque tengamos la sensación de estar en contacto con comunidades de amigos o gente que piensa como nosotros, siempre estamos solos delante de la pantalla; todo se reduce a puro marketing», lamenta Hernández, que se rebela incluso contra la terminología utilizada por estas aplicaciones: «A mi ese verbo [’conectar’] no me gusta nada... Yo no soy una máquina, no me conecto; yo establezco relaciones porque soy un ser humano. Me parece terrorífico cuando estas plataformas sustituyen la palabra ‘relación’ por ‘conexión’ ; terrorífico y significativo», señala.

La mécanique des fluides llega este fin de semana a la Semana Internacional de Cine de Valladolid y a comienzos de noviembre se podrá ver en el festival Alcine de Alcalá de Henares. Por desgracia, de momento no tiene fecha para su estreno en Murcia: «Espero que pueda darse porque, obviamente, me haría mucha ilusión poder volver a casa y presentar allí mi película.

Creo que la voy a mandar al Ibaff -el festival de cine de Murcia- a ver si hay suerte... Pero, por lo pronto, esta semana ya se ha podido ver también en Leipzig (Alemania) y tenemos en agenda algún que otro festival internacional para los próximos meses», anuncia la directora, que insiste: «Por eso también estos premios son importantes, porque te dan visibilidad y te abren la puerta a estar en otro tipo de eventos y certámenes. Esto es como una rueda, y cuando entras en ella todo empieza a marchar».

Porque Gala Hernández ya ha levantado la voz, ya ha llamado la atención e, incluso, ya se ha ganado una nueva oportunidad de demostrar su valía: «Uno de los galardones del FIFIB implica que una televisión pública francesa me haya precomprado ya mi próxima película (los derechos de emisión), mientras que otro me da la oportunidad de asistir a una residencia de escritura con otros artistas para poder trabajar en mi nuevo proyecto. Esto es, quizá, lo más importante de estos premios, porque me van a permitir poder seguir haciendo cine, que es lo que a mí más me gusta. Y hacerlo a mi manera, porque no siempre es fácil encontrar financiación para pelis tan raras como las que yo hago...», comenta entre risas. 

Suscríbete para seguir leyendo