29 de marzo de 2020
29.03.2020
La Opinión de Murcia
Solidarios

Zancadas por mascarillas

El Club La Carrasca Lorca recauda más de 700 euros gracias a una carrera en los domicilios que destina a donar protección que entrega a Guardia Civil, Policía Local, la Residencia San Diego y el Hospital Rafael Méndez

28.03.2020 | 18:26

El Club La Carrasca Trail de Lorca se ha caracterizado desde que nació hace quince años por su implicación en campañas solidarias. En la actualidad está formado por unos 250 socios, donde hay senderistas y corredores populares, todos ellos amantes de la montaña y de la naturaleza. Entre sus acciones está la plantación anual de cinco mil semillas de árboles con arcilla, un método que provoca una mejor aclimatación y garantiza el éxito. Pero también son numerosas las quedadas que realizan para limpiar los montes de la serranía de Lorca.

El confinamiento les ha hecho dar un paso más, ahora desde casa. La iniciativa partió de un grupo de componentes del citado club, con Cristobal Cáceres a la cabeza. El reto se llamó #lacarrascasequedaencasa. Consistió en hacer deporte solidario desde el domicilio de cada uno de sus integrantes. Unos corrieron, otros andaron y otro grupo optó por la bici indoor. Los recorridos fueron por salones, cocinas, pasillos, y aunque parezca asombroso, algunos participantes llegaron a recorrer hasta cincuenta kilómetros. Y gracias a esos más de 700 euros recaudados por las aportaciones de cada uno de los participantes, el club encargó a una empresa de Puerto Lumbreras, Gredecor, que ha cambiado estos días la fabricación de cortinas por mascarillas, casi 1.200 para entregar en diferentes puntos del país.

Según Cristobal Cáceres, «este gesto pretende que sirva de apoyo moral a todos los deportistas que no podemos hacer lo que nos gusta, el deporte al aire libre. Al principio me costó un poco, pero al final, aunque parecía una locura, cada vez se fueron uniendo más miembros de La Carrasca. Cada uno lo hizo a su ritmo y todos nos hemos sorprendido de las distancias que podemos recorrer dentro de nuestras casas. Ha sido una experiencia increíble», decía uno de los impulsores de una iniciativa que tuvo a participantes de diversas edades.

Cáceres explicó que «yo me hice un recorrido que iba del balcón a la cocina, ahí giraba hacia la habitación de mi hijo pequeño, que recorría el pasillo, y otra vez al balcón. Conseguí dentro de mi casa un recorrido de unos cuarenta y cinco o cincuenta metros. Empecé poco a poco, pero completé cincuenta kilómetros invirtiendo un tiempo de cuatro horas y media totales. Se trataba de concienciar a todos de que se puede hacer deporte sin salir de casa. Ninguno lo hemos hecho en zonas comunes, todos dentro de nuestras casas. Después abrimos el abanico a los senderistas, gente que no puede correr o que tiene lesiones. Se han conseguido retos importantes, desde los cincuenta kilómetros, pasando por una maratón, diez mil, cinco mil metros, etc. Como somos solidarios, quedamos en aportar, cada uno a su nivel, un euro por cada kilómetros recorrido. Hemos recaudado unos setecientos euros que entregamos a la empresa Gredecor, que de forma solidaria está fabricando mascarillas durante estos días. Ellos aportan la mano de obra gratis y nosotros les ayudamos», explica.

La distribución de las mascarillas se ha realizado esta misma semana. Un buen número fue a parar hasta un pueblo de Zaragoza donde está destinado uno de los miembros del club, que es Guardia Civil. Hace unos días, hablando con otro integrante de La Carrasca, Fran González, le comentó que solo tenían dos mascarillas para todo el cuartel. Y gracias a esta iniciativa, todos estos miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, que estos días están desarrollando una labor impagable, ya tiene una en su poder. Lo mismo pasó en la residencia San Diego, en el Hospital Rafael Méndez o en la Policía Local de Lorca, donde recibieron esas mascarillas gracias a este grupo de entusiastas del deporte.

Otro reto en marcha

«La satisfacción ha sido enorme de poder ayudar. Cuando yo completé los cincuenta kilómetros en mi casa, me hizo más ilusión que cuando completé la ultra de Sierra Nevada, de 103. Aquí no hay una meta que cruzar, pero sí ayudar a gente que lo necesita y sentir cerca a tus compañeros. Tengo en mente otro reto que se llamará lacarrascanopara, que será mucho mas popular, para que la gente se sienta activa. Le estamos dando forma», explica.

Tobal, Josemi, Ángela, Manu, Julio, Salva Terry, la familia Alcaraz, Raquel, Toni, Alfonso Soler, Alfonso Mateo, Juani, Diego, Paco, Lucas, Pascual, Juanico, Sergio, Toni, Najas, Fran, Mari Ángeles, Pema, Anonio, Nico, Cristina, Pedro, Andrés, Mateo, Lucas y Martín fueron los protagonistas de esta primera iniciativa de La Carrasca marcada por el coronavirus a la que continuarán otras muchas más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook