17 de febrero de 2020
17.02.2020
Medio Ambiente

La NASA vuelve a detectar niveles altos de clorofila en el Mar Menor

Los datos de la imagen, realizada el pasado 14 de febrero, reflejan una gran cantidad de materia orgánica en la laguna

17.02.2020 | 12:04
El Mar Menor, fotografiado por la NASA

Desde la Consejería de Medio Ambiente remarcan que el sistema de la NASA "no es real ni fiable ya que no es un sistema hecho para medir ese tipo de espacios"

La NASA ha vuelto a reflejar a través de imágenes de satélite en su mapa interactivo EOSDIS Worldview los altos niveles de clorofila que contiene el Mar Menor, debido a la presencia una gran cantidad de materia orgánica. Estos niveles están en el máximo de los parámetros que la NASA utiliza para medir la clorofila en el agua. La imagen fue tomada el pasado 14 de febrero.

Estos altos niveles de clorofila reflejan la presencia de una gran cantidad de fitoplancton y otras algas, que genera que la laguna se esté cargando estos últimos días de una gran cantidad de materia orgánica dentro de un proceso de eutrofización.

La medición que realiza la NASA refleja niveles de hasta 14.000 mg/m3 de clorofila en el agua dentro del Mar Menor. El sistema EOSDIS Worldview de la NASA está diseñado para comprender la dinámica global de la Tierra y el comportamiento en la superficie terrestre, en los océanos y en la atmósfera. Utiliza el sensor MODIS (Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer), a bordo de los satélites Terra-MODIS y Aqua-MODIS, que cubren la superficie de la tierra cada día con una resolución de 1 km, adquiriendo datos en 36 bandas espectrales.

Respuesta de la Consejería de Medio Ambiente

Dada la resolución tan pequeña que tiene, es un sistema diseñado para desarrollar modelos, validados y globales, capaces de predecir el cambio global que está sufriendo el planeta Tierra y así tomar decisiones respecto a nuestro medioambiente a escala global, según explican fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

Los mapas realizados a partir de observaciones de satélite muestran "dónde y cuánto fitoplancton estaba creciendo en un día determinado pero no están calibrados con datos de campo para cada fecha y solo son adecuados para los pixeles de agua libres de nubes", remarcan.

Para áreas más pequeñas como el Mar Menor (135 km2) es "más adecuado" calcular la clorofila a partir de las imágenes de otros satélites más precisos como son el Sentinel 2 de la ESA que "tiene una resolución de 10 metros, 13 bandas espectrales y un tiempo de paso de 5 días".

Por tanto "no es real ni fiable ya que no es un sistema hecho para medir ese tipo de espacios, habría que dividir por 1.000 los resultados según los expertos. En el comité de asesoramiento científico hay expertos que trabajan con satélites y así nos lo confirman", concluyen desde Medio Ambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook