10 de febrero de 2020
10.02.2020
Medio ambiente

La ganadería regional, la segunda más contaminante de España tras Cataluña

Una investigación científica determina que la actividad ganadera en la Región llega a emitir al aire más de 40 toneladas al día de amoniaco, un gas que compone las partículas PM 2.5, que pueden ocasionar problemas respiratorios y cardiovasculares

10.02.2020 | 04:00
La ganadería regional, la segunda más contaminante de España tras Cataluña

"Las emisiones de amoniaco de ganadería vienen muy influenciadas por la temperatura y la velocidad del viento", explica Marc Guevara, investigador del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona.

Dos puntos contaminantes de la actividad ganadera en España: Cataluña y la Región de Murcia. Una investigación del departamento de Ciencias de la Tierra del Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) ha determinado que la ganadería en la Región de Murcia «es la segunda más contaminante de España» por detrás de Cataluña. El 'punto caliente' de las emisiones de amoniaco derivadas de la actividad ganadera señala a Murcia como uno de los dos territorios que este grupo de investigación ha determinado que más contaminación produce.

En concreto, la ganadería en la Región llega a emitir al aire en un día hasta 40 toneladas de amoniaco, un gas que ayuda a la formación de partículas secundarias, es decir, a través de una serie de reacciones químicas y combinada con otros contaminantes, el amoniaco deriva en la formación de partículas secundarias, partículas finas, que es el PM 2.5. «Estas partículas son problemáticas para la salud, ya que generan enfermedades respiratorias y cardiovasculares», remarca el investigador de este centro de Barcelona, Marc Guevara.

Esta emisión de toneladas tan alta en la Región se concentra, sobre todo, en los días de más calor en verano, ya que las emisiones de amoniaco de ganadería vienen muy influenciadas por la temperatura y la velocidad del viento. «El nitrógeno que contiene la excreta del animal se volatiliza a amoniaco en función de la temperatura, cuanta más temperatura, más emisiones de amoniaco habrá. Es por ello que en invierno son más bajas». En los días más fríos del año, la ganadería rebaja su emisión a 20 toneladas de amoniaco.

En el estudio elaborado por el Centro Nacional de Supercomputación se muestra cómo hay una discontinuidad en la emisión de este gas entre un día y otro a lo largo de un año, ya que estas «emisiones no son constantes dado que las industrias de ganado no están operativas todo el tiempo», explica Guevara. Para obtener estos resultados, Guevara y su equipo combinaron distintos tipos de datos y meteorología para estimar las emisiones de distintos focos contaminantes, entre ellos los de la ganadería: «Combinamos una serie de datos estadísticos como la distribución de densidad de animales, la cantidad de nitrógeno que hay en sus heces, datos de temperatura, que afecta a la volatilización del nitrogeno y a la formación del amoniaco, entonces con este modelo sacamos una estimación de las emisiones».

Es por ello que el estudio también determina qué animales contaminan más en el 'punto caliente' sobre la Región. Solo la ganadería porcina puede llegar a emitir al aire 30 toneladas de amoniaco en los picos más pronunciados del año, concretamente en verano, y rebajar esa emisión a 15 toneladas en invierno. Según datos de la Consejería de Ganadería, en 2018 se censaron en Murcia 1.890.222 cabezas de porcino, la cifra más alta en cuanto a especies ganaderas seguida del ovino, con casi 620.000 cabezas.

El ganado vacuno, otro de los parámetros utilizados, tiene unas emisiones muy inferiores y prácticamente insignificantes en la Región, pero el estudio también los ha reflejado en sus conclusiones.

Satélite y el sistema HERMESv3

El centro de investigación barcelonés utilizó para este estudio el sistema HERMESv3, «una herramienta de modelización multiescalar y basada en Python que permite estimar emisiones de contaminantes atmosféricos para usarse en aplicaciones de modelización y pronóstico de la calidad del aire, así como de evaluación de políticas ambientales». Para intentar verificar estas emisiones, «encontramos unos resultados de otro trabajo, que lo que han hecho es una comprobación a través de datos de satélite que capturan concentraciones de amoniaco en todo el mundo», señala Guevara. Los datos obtenidos con ambos estudios determinaron que Murcia tiene uno de los dos 'hotspot' de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook