16 de octubre de 2019
16.10.2019
Estadística

El riesgo de pobreza no se reduce y sigue afectando a un tercio de los murcianos

El 32% de los habitantes de la Región está cerca de la exclusión social y el 16,2% de los hogares de Murcia llega a fin de mes con "mucha dificultad"

16.10.2019 | 19:31
El riesgo de pobreza no se reduce y sigue afectando a un tercio de los murcianos

El 32,7% de la población residente en Murcia estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en 2018, una variación de -2 puntos porcentuales comparado con el año anterior, según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística. Este cifra viene manteniéndose a lo largo de los últimos años en diferentes estudios sobre la pobreza en la Región de Murcia.

Así se recoge en el 9ª Informe 'El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador europeo (Arope) de pobreza y exclusión social en España 2008 - 2018' presentado este miércoles 16 de octubre en el Senado por la Red Nacional de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), que señala, asimismo, que la renta media por hogar en el año anterior a la estadísticas se situó en los 24.801 euros.

Añade que en el momento de realizar la encuesta, el 16,2% de los hogares de Murcia manifestó llegar a fin de mes con "mucha dificultad". Este porcentaje representa una variación de 0,7 puntos comparado con el año anterior.

Por su parte, el 47,3% de los hogares de la Murcia no tenía capacidad para afrontar gastos imprevistos, lo que implica una variación de 4,2 puntos respecto al año anterior. El 43,3% de los hogares no se podía permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. Este porcentaje era 5 puntos en relación al año anterior.

Privación de material severa

En el conjunto del país, la privación material severa aumenta por primera vez después de tres años de reducción ininterrumpida en España y afecta al 5,4% de la población en 2018 frente al 5,1% del año anterior, según el 9º Informe 2019 'El estado de la pobreza', presentado

Esto se traduce en que hay 2,5 millones de personas en España que no pueden permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días ni mantener la vivienda con una temperatura adecuada ni tienen capacidad para gastos imprevistos o para comprar una televisión o un teléfono móvil.

"Este indicador es especialmente grave porque hace referencia a las personas que no pueden alimentarse adecuadamente. Es el ejemplo más gráfico de que las peores situaciones de las personas no se afrontan", ha alertado el presidente de EAPN, Carlos Usías, durante la presentación del documento, con motivo de la celebración este jueves 17 de octubre del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

El trabajo se basa en la tasa AROPE, que es el indicador europeo que mide el riesgo de pobreza, y en datos oficiales. A pesar de que el dato de privación material severa es menor que el de hace cuatro años, pues en 2014 afectaba al 7,1% de la población, la cifra actual es, sin embargo, un 50% superior a la registrada hace una década, en 2008 (3,6%).

Además, esta situación afecta más a los jóvenes entre 16 y 29 años (7%); a una de cada ocho personas que viven en familias monoparentales(12,4%), o a una de cada seis personas extranjeras provenientes de países extracomunitarios (16,1%).

Sobre los hogares monoparentales, los responsables del estudio han señalado que la economía está pensada para que haya dos adultos proveedores: "Cuando solo hay uno, la situación se vuelve extrema".

Se estanca la reducción de pobreza

En términos generales, este informe revela que la reducción de la pobreza continúa en 2018 por cuarto año consecutivo, pero de forma más lenta. La pobreza y exclusión social afecta a un total de 12.188.288 personas, que suponen el 26,1% de la población, medio punto porcentual menos que en 2017, que se traduce en 190.000 personas menos.

Así, existen en España 12,1 millones de personas que se encuentran en al menos una de estas tres circunstancias: Sus ganancias no superan el 60% del ingreso nacional medio; no pueden irse de vacaciones, tener coche propio o teléfono ni pagar la calefacción, o trabajan el 20% de sus posibilidades en un año.

Sin embargo, el presidente de la EAPN ha señalado que estos datos de reducción aunque son positivos, revelan una "ralentización de la reducción de la pobreza". Asimismo, ha manifestado su temor a que España se quede "estabilizada" en un nivel mayor de pobreza que hace una década (en 2008 era del 23,8%).

Usías ha señalado también que el objetivo de España para 2020, de reducir el número de personas pobres en 1,4 y 15, millones, lo ve inalcanzable, pues la situación "es peor" que cuando se empezó a trabajar en él en el año 2009. En este sentido, ha alertado de que en términos absolutos, cumplir con ese objetivo supondría reducir el AROPE en algo más de 2,6 millones en un año, algo que no ha sucedido nunca. "La esperanza es lo último que se pierde", ha ironizado.

Problemas para llegar a fin de mes

El informe también muestra cómo más de la mitad de la población española vive en el límite de sus posibilidades (55,3%), dos puntos porcentuales más que el año anterior, un incremento que se ha registrado principalmente entre los grupos que ya experimentaban mayores dificultades para llegar a fin de mes.

Si bien en términos comparativos, la tasa total es la segunda más baja de la década, los autores del informe sostienen que no se puede olvidar que esto significa que más de la mitad vive al límite y que algo más de la cuarta parte del total (27,1%) llega a fin de mes con dificultad.

Se reduce la baja intensidad de empleo por hogar

El informe revela la baja intensidad del empleo por hogar, que afecta al 10,7% de las personas menores de 60 años. Esta cifra supone una reducción de 2,1 puntos porcentuales con respecto a la registrada en 2017 y mantiene la línea de descenso iniciada en 2017 (6,4 puntos menos).

Sin embargo, si se compara con el dato de 2008, el de 2018 es cuatro puntos superior. En términos absolutos, actualmente hay 3,7 millones de personas menores de 60 años en España que viven en hogares con baja intensidad de empleo.

Existe otro dato "preocupante" para la Red Nacional de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social: Algo más de la cuarta parte de la población pobre vive en pobreza severa, es decir, que sus ingresos no superan el 30% del ingreso nacional medio. Son 2,6 millones de personas en esta situación, 740.000 más que hace una década.

Grandes diferencias entre comunidades

El trabajo analiza las diferencias territoriales entre las comunidades autónomas, que son grandes y se producen en la práctica totalidad de los indicadores. Existe una evidente división de España en dos mitades.

Por un lado, la mitad norte (con Madrid) presenta bajas tasas de pobreza (entre 13 y 14 puntos porcentuales por debajo de la media nacional del 26,1%), y por, otro, la mitad sur, cuyas tasas son "extraordinariamente" más elevadas (entre 4 y 18 puntos porcentuales por encima de la media nacional).

Si se tiene en cuenta la tasa AROPE, las comunidades con datos más bajos son el País Vasco y Navarra, con el 12,1 y el 12,6%, respectivamente, mientras que Andalucía y Extremadura, con 38,2 y 44,6%, respectivamente, son las autonomías con las cifras más elevadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook