03 de octubre de 2019
03.10.2019
Medio ambiente

Plaga de mosquitos en Murcia: Salud recibe más de un centenar de avisos

Los servicios municipales del Ayuntamiento redoblan los recursos para acabar con ellos

02.10.2019 | 19:43
Picaduras de mosquito a una vecina en El Palmar (Murcia).

El agua estancada que ha quedado tras la tormenta DANA en numerosas zonas del municipio de Murcia y de la Región se ha convertido en el caldo de cultivo perfecto para la puesta de huevos y nacimiento de larvas del mosquito tigre, lo que ha ocasionado una plaga contra la que están luchando por tierra y aire desde el Servicio Municipal de Salud del Ayuntamiento de Murcia.

Los avisos vecinales son continuos, principalmente en los barrios y pedanías, lo que ha llevado a Salud a reforzar los recursos con los que vienen trabajando para poder atender la gran demanda que existe por este problema. El jefe del servicio de Salud del Consistorio murciano, dependiente de la Concejalía de Deportes y Salud, Eduardo González, explica que tras la DANA han recibido más de un centenar de avisos y «estamos intentando atender todas las demandas». Para ello están fumigando con vehículos e incluso con helicóptero y drones para llegar a las zonas de dificil acceso.

González señala que a las acumulaciones de agua se une la alta temperatura que está haciendo estas últimas semanas en Murcia, lo que crea el 'caldo de cultivo' perfecto para la proliferación del mosquito tigre (aedes albopicus), que es capaz de reproducirse en pequeñas superficies con agua como barreños, cubos, platos de macetas o bebederos de animales.

Tras las quejas de varios vecinos de El Palmar por la presencia de estos insectos y sus picaduras, desde el Servicio de Salud indican que en los últimos días han fumigado en seis zonas de la pedanía y que seguirán haciéndolo mientras haga falta, pero que están atendiendo a todo el municipio.

En este caso, se han reorientado los recursos humanos y materiales del Programa de Control de Mosquitos y se han incorporado a este desde el Centro Municipal de Zoonosis a un veterinario, un técnico de Lokímica, ocho agentes de Lokímica y cuatro funcionarios de Zoonosis. Además de dos vehículos pick up, cuatro termonebulizadores manuales y diez mochilas de fumigación para los imbornales. Estableciéndose también tres zonas prioritarias como son los espacios inundados de El Raal, Alquerías y Zeneta, el entorno del Segura y el Reguerón y el resto del municipio.

El jefe de Salud insiste en que desde su servicio pueden actuar en las grandes áreas, pero cada ciudadano tiene que ser responsable del agua estancada que hay en su vivienda y deben evitar que haya recipientes en los que puedan poner huevos estos mosquitos.

Esta situación se está repitiendo en varios municipios, como es el caso de Molina de Segura, donde los vecinos aseguran que la rotura del trasvase ha hecho que el agua se quede estancada y se esté pudriendo. «Esta situación ha generado una plaga de millones de mosquitos tigre en la zona de Molina», apuntan.

Si quieres saber por qué pican los mosquitos y cómo eligen a sus víctimas, pincha aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas