04 de febrero de 2015
04.02.2015
La Opinión de Murcia
Salud

Nace la primera clínica estética para pacientes con cáncer

Talía, primer centro especializado en estética oncológica, abre sus puertas para dar respuesta a los problemas que provocan los tratamientos y levantar el ánimo

04.02.2015 | 04:00

­Hay estudios que demuestran que la actitud y las ganas de luchar tienen un peso muy importante para la curación de cualquier enfermedad. Pero el día a día de los tratamientos, el malestar y los problemas físicos y estéticos ponen a prueba esa voluntad. Sentirse bien con uno mismo es tan importante que la estética oncológica está empezando a desarrollarse como una rama específica, nacida para orientar, cuidar y ayudar a la autoestima de las mujeres, pero también de los hombres.

Con esta visión ha nacido el centro Talía, que ha abierto sus puertas hace apenas dos semanas, y que está situada justo al lado de la Arrixaca. Una esteticista formada para tratar a pacientes de cáncer, Beatriz Sánchez; y una psicóloga, Mariló García, ofrecen todo aquello que la mujer necesita cuando comienzan los primeros efectos del tratamiento del cáncer. Cremas especiales, ropa de baño adaptada para mujeres con una mastectomía, lencería fina pensada para ellas, pelucas, pañuelos... y quizá lo más importante: formación en talleres gratuitos para que sepan cómo actuar con los problemas estéticos que les provocan la radioterapia y la quimioterapia.

«Sentirse bien por fuera, ayuda a sentirse bien por dentro, a tener ganas de salir y ánimo. Aquí trabajamos con las emociones y damos a las mujeres cosas que no encuentran fácilmente, porque por haber tenido un cáncer no tienes por qué dejar de llevar lencería bonita», explica Beatriz.

Pilar, que está en tratamiento por un linfoma folicular, asistió ayer a uno de los talleres que imparten. «Cuando vi este sitio, pensé que era lo que yo estaba buscando. Para mí lo más duro cuando se me cayó el pelo eran las cejas, no conseguía ninguna solución y me veía muy mal, era duro», explica. Mari Pepa, que ya terminó su tratamiento por cáncer de colon, confiesa que su piel «ya no es la misma». Mari Carmen, que empezó hace tres meses con las sesiones de quimioterapia, entró ayer en la tienda buscando unos pañuelos y salió con un maquillaje de cejas que la hacía verse mejor.

Maquillarse las cejas para que parezcan naturales es una de las cosas que enseñan en Talía. Beatríz, la esteticista formada para tratamientos con enfermos oncológicos en Barcelona en la fundación Ricardo Fisas Natura Bissé, explica que «hay productos que pueden ayudar a mitigar todos los efectos de los tratamientos».

La falta de hidratación es uno de los grandes problemas. Beatriz Sánchez, convencida del poder terapéutico de la autoestima, está a punto de poner en marcha en la Arrixaca un servicio semanal gratuito para orientar a todas las pacientes gracias a un convenio que se firmará en breve entre el SMS y la Fundación Ricardo Fisas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook