Investigación policial

Venganza o un ajuste de cuentas, principales hipótesis del triple asesinato de Usera

Las fuerzas de seguridad sospechan que hay varios autores del crimen y que buscaban al dueño del bufete

23.06.2016 | 15:33
Venganza o un ajuste de cuentas, principales hipótesis del triple asesinato de Usera

El despacho de un abogado peruano que fue fiscal en su país ha sido el escenario de un triple crimen en Usera, un barrio de inmigrantes de Madrid, donde han muerto dos empleadas de origen sudamericano y un cliente ecuatoriano.

La Policía baraja la venganza o el ajuste de cuentas como principales hipótesis del triple asesinato ocurrido ayer en un despacho de abogados del madrileño barrio de Usera, donde los investigadores continúan tomando declaración a posibles testigos.

Un hombre "raro" entró en el despacho de abogados preguntando por el jefe, Víctor Joel S.C, antes del triple crimen, al que la Policía ha dado máxima prioridad mientras baraja como móvil la venganza contra el dueño del bufete por asuntos que pudo llevar cuando fue asistente judicial en Perú.

Los agentes creen que el autor pudo ser ese hombre. De hecho, una de las trabajadoras asesinadas -la secretaria y una abogada- llegó a avisar por teléfono al dueño de que una persona de aspecto "raro" le estaba esperando.

El grupo de Homicidios de la Policía sospecha que fueron varios los autores y que buscaban al dueño del bufete, Víctor Joel S.C., un abogado peruano que fue fiscal en su país, donde llevó causas de secuestros o de tráfico de drogas.

Ahora, se dedicaba a asuntos de extranjería en un barrio del sur de Madrid en el que la población latinoamericana tiene una importante presencia. Su despacho está en el primer piso del número 40 de la calle Marcelo Usera, donde un pequeño cartel en el portal anuncia su existencia.

El suceso tuvo lugar antes de las siete de la tarde de ayer, cuando los servicios de emergencia han acudido alertados por un supuesto incendio, pero cuando han entrado al inmueble, ubicado en el número 40 de la calle Marcelo Usera, se han encontrado con una realidad diferente.

La primera víctima era un cliente ecuatoriano, Pepe C.V., nacido en 1973, que había ido simplemente a recoger unos papeles y que yacía muerto con un golpe en la cabeza por una barra de hierro o palanqueta que se encontraba en el despacho, y no con un hachazo como en un principio se apuntó.

Las otras dos asesinadas son María O.R., cubana de 46 años, a quien sus familiares y vecinos llaman Maritza, que repartía publicidad desde hace cuatro años en el despacho y que acababa de terminar la carrera, y Elisa C.G, también de origen latinoamericano.

Una tenía un golpe en la cabeza y la otra fue acuchillada en el cuello. Ambas estaban parcialmente quemadas, mientras la Policía Científica analiza los vestigios que se llevaron anoche.

Al igual que en el caso del cliente, en la sala donde se hallaban los cadáveres de las mujeres también había otro pequeño incendio. Según los servicios de emergencia, los tres fallecidos estaban parcialmente quemados.

Fuentes de la investigación han dicho a Efe que el lugar del triple crimen es un despacho regentado por un abogado que en su día ejerció como fiscal en Perú y que llevó causas de secuestros y tráfico de drogas, entre otras.

La Policía ha logrado localizar al peruano, que no se encontraba en la oficina en el momento del suceso y al que interrogan los agentes de Homicidios que se han hecho cargo de la investigación, mientras que efectivos de la Policía Científica han recogido muestras y vestigios en el lugar de los hechos.

Un barrio de inmigrantes

Un trágico suceso que ha causado consternación en un barrio del sur de la capital elegido por muchos inmigrantes para vivir, entre ellos latinoamericanos y chinos.

De hecho, el despacho escenario del triple crimen se dedicaba a cuestiones de extranjería al igual que otro ubicado dos números más allá de la misma calle, en la que se han congregado unos 200 vecinos, en su mayoría latinos y chinos, que no podían creer lo que había sucedido.

Una vecina, de nombre Nuria, ha relatado a Efe que en las conversaciones con los vecinos pudo enterarse de que a las cinco de la tarde alguien habló por teléfono con una de las fallecidas y que media hora más tarde ya no respondieron.

Algunos de las congregados han coincidido en afirmar que una de las víctimas, la de origen cubano, era una mujer muy simpática y querida en la zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine