Totana, un viaje por la historia con inicio en La Bastida

El yacimiento argárico presente en el municipio supone el punto de partida de un inigualable abanico artístico y cultural

02.01.2013 | 01:43
Sierra Espuña

­Totana es una ciudad moderna continuamente en expansión. Sus arraigadas raices históricas le permiten evolucionar manteniendo la esencia del pasado. Y este pasado data del período calcolítico, en los orígenes de la cultura argárica. De ahí se dio paso a la cultura ibérica y posteriormente llegó la época romana, en la que el municipio experimentó un gran desarrollo y esplendor. Podemos decir que Totana nace como tal y se desarrolla urbanísticamente en la segunda mitad del siglo XVI.
La ajetreada historia de la villa de Totana ha desembocado en la presencia en el territorio de numerosos vestigios de diferentes épocas, los cuales se han puesto en valor para permanecer y formar parte de la vida de la ciudad. Uno de los más importantes es el yacimiento argárico de La Bastida, localizado en la Sierra de la Tercia. Hasta el momento son 145 las sepulturas que se han encontrado en el lugar, lo que permite al visitante una amplia visión sobre lo cotidiano de la cultura argárica.
El Santuario de Santa Eulalia de Mérida se presenta como otro de los grandes atractivos de Totana. Caballeros de la Orden de Santiago decidieron edificar una ermita en honor a Santa Marta en el siglo XIII. La obra, declarada Bien de Interés Cultural, presenta una techumbre mudéjar y está decorada con pinturas del siglo XVII.
El Templo Parroquial de Santiago aparece como una obra de visita inexcusable para los que pongan pie en Totana. Sus visitantes tendrán el honor de disfrutar contemplando imágenes de destacado valor artístico, entre las que sobresale la imagen de Santa María Magdalena, atribuida a Francisco Salzillo. En su altar mayor encontramos un retablo barroco con columnas salomónicas y la capilla de San Idelfonso alberga uno de los pocos retablos renacentistas que existen en la Región. Además destaca la Torre de la Iglesia, construida en el siglo XVII por el arquitecto Juan Fernández y ejecutada por el maestro Juan de Zabala.
Prosiguiendo en el paseo por Totana sorprende la Fuente de Juan Uzeta, obra barroca del siglo XVIII única en la Región, que se construyó para abastecer de agua a todos los habitantes del municipio, y el Templo Parroquial de las Tres Avemarías, situada en el casco antiguo y elogiable por la utilización del color como elemento ornamental en sus diferentes capillas y altares.
El Ayuntamiento, con sus techos de madera y las preciosas bóvedas de su sótano, la Casa de las Contribuciones, construida conforme a la arquitectura de líneas modernistas y eclécticas propias del siglo XX, la cárcel, diseñada por el arquitecto Justo Millán con un acertado juego de volúmenes y colores, y el Museo de la Policía Local, con su amplia colección de artículos policiales traídos de diferentes partes del mundo, completan un recorrido de referencia obligada en Totana.
La alfarería tradicional del municipio, producida desde el siglo XVII, luce como exponente regional de Totana. Fruto de la actividad artesanal se puede disfrutar de los hornos árabes y de demás obras de alfarería y cerámica.
Los recursos naturales contribuyen también a que Totana sea una región única. Los Saladares del Guadalentín, formados por lagunas saladas temporales de las que mana agua dulce, son un gran atractivo para los amantes de la naturaleza.
Las mágicas pedanías de Paretón, Raiguero, Lébor, Ñorica, Mortí, Huerta, Viñas y La Sierra, suponen las ocho razones definitivas por las que se debe visitar Totana.

FIESTAS TRADICIONALES
Disfrute y reverencia por Santa Eulalia y Santiago
Totana deja un espacio en su entramado cultural e histórico para el disfrute con la celebración de sus fiestas tradicionales. Las más importantes tienen lugar en honor a dos santos: Santa Eulalia de Mérida y Santiago. La primera recibe homenaje como patrona en el mes de diciembre, con la puesta en marcha, entre otros actos, de la Romería. A Santiago, por su parte, se le rinde tributo como patrón en la segunda quincena del mes de julio. Es en estos días cuando la ciudad se llena de jolgorio con un sinfín de actuaciones que amenizan las calurosas noches de verano. El carnaval y la famosa Semana Santa totanera, con imágenes del genial Salzillo y de Hernández Navarro, completan la oferta festiva principal.

GASTRONOMÍA
El alabado pimentón y las deliciosas uvas de Espuña.
El pimentón de Totana, resultante de la molienda de pimientos totalmente rojos de la variedad ´bola´, destaca entre la gastronomía regional, siendo avalado por los maestros de la cocina huertana. Las uvas de Espuña, nacidas del microclima que se da en la comarca del Bajo Guadalentín, son igualmente elogiables.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine