La Feliz Gobernación

Y ahora, a recuperarlas

10.05.2017 | 04:00
Y ahora, a recuperarlas

Con el Mar Menor ocurrió lo mismo que con la crisis económica, que no era una crisis sino una desaceleración. Las primeras noticias sobre la ´sopa verde´ fueron calificadas de alarmistas, eran una situación coyuntural o carecían de rigor científico. Pero no tuvieron más remedio, de inmediato, que aceptar que se trataba de una calamidad. ¿Consecuencia de alguna causa natural o extraterrestre? En modo alguno: el problema emergía a consecuencia de una sistemática agresión ante la que los gestores políticos habían venido haciendo la vista gorda por la complejidad de los intereses en juego y su escasa disposición a cumplir con el deber encomendado cuando se trata de asuntos que pueden fracturar, en el proceso de solución, a importantes sectores de las bolsas de votantes que se dan por cautivas. La huida hacia adelante es la práctica habitual en estos casos, pero el PP ha permanecido tantos años en el poder que quien ha venido después del PP es el propio PP, de modo que se ve obligado a tratar de reparar sus propios desastres. De pronto, con todos sus ´grandes proyectos´ empantanados y parasitando las arcas de la Región, surge como epílogo añadido la muerte del Mar Menor a modo de metáfora final sobre los descoques de la incontrolada política desarrollista y del murcianismo de amiguetes que caracterizaron los felices días del valcarcelismo cañí.

¿Y que ocurrió? Como cuando la crisis económica: una vez admitida como tal, los mensajes eran que estaba apagada. Había brotes verdes al día siguiente mismo en que la desaceleración fue nombrada con la expresión que realmente le cuadraba: crisis económica. Pues bien, en lo que se refiere al Mar Menor, idéntica historia: sí, la situación es dramática, pero estamos tomando medidas y la zona ya está a punto de ser recuperada. Pamplinas, porque un problema estructural tan largo tiempo olvidado, es decir, cebado, no puede resolverse mediante milagros de la madre naturaleza. Y aquí viene la parte más irritante: dado que la destrucción del ecosistema genera un efecto negativo para los sectores productivos de la zona, empezando por el turístico, ya suficientemente descuidado, se nos penaliza a los medios de comunicación por el simple hecho de dar noticia del asunto. No hay que crear alarmas, dicen. Insistir en los problemas del Menor desactiva las inversiones, reduce la demanda turística y afecta a cientos de empresarios de la zona y a la imagen exterior de la Región. Otra vez la culpa la tienen los mensajeros. Y esto sin que los responsables políticos hayan expresado siquiera el dolor por sus pecados; antes bien, el principal responsable salió pitando para Bruselas y por allí anda cobrando el suelo de veinte obreros y seguramente preocupado por los problemas ambientales de Bielorrusia, mientras sus sucesores no saben dónde colocar el incómodo departamento de Medio Ambiente. Pero el año que viene por estas fechas queremos esas 19 banderas azules. Es lo único que tienen que hacer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

¡Bravo por Cruz Roja Murcia!
¡Bravo por Cruz Roja Murcia!

¡Bravo por Cruz Roja Murcia!

El pasado fin de semana la Región de Murcia vivió una situación sin precedentes, con la llegada de...

El cupo, el adoctrinamiento y la poca vergüenza

El cupo, el adoctrinamiento y la poca vergüenza

Esta semana han tenido lugar en el Congreso dos debates que explican muy bien lo que nos ha pasado...

Calblanque, turismo sostenible

Calblanque, turismo sostenible

Estoy convencido de que el turismo sostenible es una forma de actividad turística que tiene, y...

De Gila al caganer

De Gila al caganer

Cuando algo sale mal, buscamos culpables. Aquello de Gila de que «alguien ha matado a alguien»...

Exceptio veritatis

Exceptio veritatis

Ay, qué bonito es el latín. Y pensar que mentes pensantes españolas e iberoamericanas en un...

Sexualizar a la mujer

Sexualizar a la mujer

Aunque ha habido considerables avances en las últimas décadas, no hace falta decir que en las...

Enlaces recomendados: Premios Cine