Café con Moka

Se acaba el amor... ¿de tanto usarlo?

20.03.2017 | 23:56
Se acaba el amor... ¿de tanto usarlo?

Con motivo de San Valentín (hace ya unas semanas) discutía con unas compañeras si el amor cambia o no con el paso del tiempo. Es una realidad que el nerviosismo y la ansiedad de los primeros días no se viven tras varios años. Pensándolo bien, tampoco sería saludable. Sin embargo, me negaba a aceptar que la rutina, el día a día y la convivencia devastasen determinados comportamientos en una relación. Y me vengo preguntando, desde entonces, si será verdad aquello de «se nos acabó el amor de tanto usarlo» que cantaba la Jurado´.

El hecho que desataba el debate resultó ser un comentario sobre los regalos que habíamos recibido por Navidad de parte de nuestros respectivos. En mi caso, con sólo unos pocos años de relación (tengo que decir además que él es una persona tremendamente generosa) me sorprendía con una batería de regalos que yo catalogaría en el epígrafe de caprichos; artículos que por su precio o por no ser de necesidad no sueles comprarte tú pero que te mueres por tener. En el caso de la compañera que suma ya más de diez años de matrimonio y dos hijos relataba que ella recibió el regalo que quería pero que acompañó a su marido a comprarlo. Por último, la más experta, confesaba que ella no había tenido regalo de Navidad. Es evidente que hay una clara diferencia, pero podría ser anecdótica.

Otro de los aspectos en los que dicen que se nota este paso del tiempo es en la conversación. Al principio te lo cuentas y te lo preguntas todo, lo que has hecho en el trabajo, con quién has hablado, cómo te has sentido, cómo te ha ido el día€ Incluso hay veces que no puedes esperar a llegar a casa para compartirlo y lo haces vía whatsapp, manteniendo un contacto casi constante con tu pareja. Con los años y los hijos, en el caso de tenerlos, los diálogos se restringen a las necesidades y anécdotas con los pequeños o a los requerimientos de la casa. Después de toda una vida juntos, tal y como la propietaria de la cafetería donde habitualmente desayunamos nos contaba, con su gracia particular, las conversaciones se limitan a:

¿Qué hay de comer?
¿Qué hay de cenar?
¡Vámonos a la cama!

El móvil también es un chivato. Me preguntaba una amiga si yo a él le mandaba besos y corazoncitos. ¡Evidentemente! le contestaba. Además, a diario le escribo para darle los buenos días y avisar cuando he llegado al trabajo, ahorrándole así la preocupación y desasosiego por saber si ha ocurrido algo. Con el tiempo, según cuentan, empiezas a pensar que si ocurre algo al final se enterará. El fondo de pantalla también está directamente relacionado con los años, dependiendo si lo llevas o no lo llevas a él. Y un rasgo inequívoco son los hábitos televisivos. Al principio te da igual lo que ver siempre que sea a su lado. Después, te mantienes en el mismo espacio pero haciendo uso de otros aparatos: táblet o, en su defecto, móvil. Y el último paso es instalar una pantalla en la cocina o habitación y ampliar la distancia entre ambos.

Está claro que la rutina normaliza ciertas conductas y comportamientos y que el tiempo diluye y apacigua el ímpetu. Pero es importante hacer un pequeño esfuerzo y sorprender, no de forma constante, pero sí en su debido momento. Porque se reduce el romanticismo, y quizás el sexo, pero no se acaba el amor ni el entendimiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Jose María de Loma
Septiembre

Septiembre

Ya se está septiembre dando la vuelta, ya avanza y se va gastando, ya se le ven las orejas a...

El rey de las fiestas

Quienes creemos en la igualdad efectiva entre hombres y mujeres nos alegramos hace unas semanas de...

Reconocimiento facial

Reconocimiento facial

Apple defiende su nuevo sistema de desbloqueo para el iPhone frente a las dudas sobre su seguridad...

Ser popular

Ser popular

Decir a estas alturas de la película que eres una persona popular puede resultar incómodo,...

Lamentables dimisiones inducidas

Lamentables dimisiones inducidas

Me entero por LA OPINIÓN de que la Coordinadora de Cultura, profesora Diana de Paco, y la...

¿Debate? ¿Qué debate?

¿Debate? ¿Qué debate?

A cualquier cosa le llaman debate. El de las primarias socialistas de ayer más bien parecía una...

Enlaces recomendados: Premios Cine