Espacio Abierto

¿El AVE? No insistan, Ya nadie les cree

08.10.2016 | 00:11
¿El AVE? No insistan, Ya nadie les cree

Los sucesivos relevos de consejero de Fomento podrían hacer pensar que se darían cambios en la estrategia comunicativa con respecto al espinoso tema del AVE. Aunque tan sólo fuera por no tropezar dos veces en la misma piedra.

Pero poco han cambiado las cosas y el mantenerla y no enmendarla es la tónica persistente de nuestro Gobierno regional. De manera que del «nos temaremos las unas en Madrid, en el AVE» (2015) de Bernabé, pasamos a «la llegada del AVE es cuestión de semanas» de PAS hace pocos meses y a «El AVE llegará en meses de manos del ministro Catalá» tras la última reunión mantenida con PAS. Con una matización de anecdotario del consejero Rivera, «las obras del AVE acabarán cuando terminen». Los humoristas gráficos de los medios regionales no han pasado por alto la ocasión y el gran Sabiote, en estas mismas páginas, pedía al ministro que dijera el número de meses para dividirlo por doce y saber los años de espera.

La guinda de este pastel surrealista la puso Victor Martínez con todo un aldabonazo de campaña electoral: «Hoy el AVE se acerca a Murcia a toda velocidad a pesar de las mentiras continuas de PSOE y Podemos». No iba a desaprovechar la ocasión.

El proyecto de expansión del AVE en todo el Estado se encuentra congelado por el desgobierno, la corrupción y los viejos hábitos de las constructoras cuya estrategia ha sido presentar presupuestos temerarios a la baja, para luego pedir modificados que elevan el coste de las obras, aun sabiendo que estas modificaciones, por ley, no pueden superar el 10 % del presupuesto. Pero presionan al Gobierno valiéndose de mil argucias. Un buen ejemplo es el de Florentino Pérez (ACS), que exige una compensación de quinientos millones al Gobierno por la quiebra del AVE a Francia.

Con el factor añadido de una corrupción evidente dentro del staff o aledaños de ADIF y las empresas contratadas cuyo botón de muestra más cercano es el de la línea de alta velocidad Crevillente-Murcia, con un desfalco constado de diecisiete millones de euros.

Los cambios de signo político de ciertos Gobiernos regionales o municipales han ayudado a elevar el tono de las quejas en determinados ciudades de España. En Murcia la oposición ha obligado a regañadientes al alcalde Ballesta a entablar un contencioso contra Fomento por la ilegalidad en que se halla envuelta la llegada del AVE, sin cumplir la exigencia primera de toda obra pública, la declaración de impacto ambiental. Pero ni el Ayuntamiento ni el Gobierno regional mantienen una posición valiente ante Fomento, cuya solución para con Murcia ir a Madrid por Alicante sólo obedece a intereses foráneos manteniéndonos como región satélite de la Comunidad Valenciana y con un horizonte certero de privatización del ferrocarril, claramente planteado por Fomento: tan pronto esté culminada la llegada del AVE a Murcia, la línea de alta velocidad Madrid-Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, Región de Murcia será privatizada.

La sumisión dócil a Madrid, la ineficacia y una mala gestión son las únicas razones del estado caótico de la llegada del AVE a la región. En estos momentos estas obras están en la Audiencia Nacional y la judicialización ha sido un camino inevitable por la prepotencia de un ministerio que contaba la connivencia expresa de los Gobiernos murcianos, regional y municipal, durante más de veinte años de mayoría absoluta del PP; el contencioso a que el Ayuntamiento se ha visto obligado ha sido consecuencia de la negativa de Fomento a una revisión de oficio del proyecto. Y aunque los hechos y la realidad son incuestionables red de acequias que habían pasado desapercibidas, grandes colectores de aguas no tenidos en consideración, curva en el comienzo del acceso ferroviario que hasta el último viaje de PAS a Madrid era un obstáculo que bloqueaba las obras? los gobernantes murcianos han faltado a la verdad buscando culpables ajenos a su mala gestión, entre los que esta Plataforma ha sido perversamente señalada junto con los partidos de la oposición que han cuestionado la iniciativa oficial, plagada de desatinos, ilegalidades y despropósitos, tendentes a la creación de una barrera ferroviaria que va a dividir la ciudad.

La reconstrucción y desvío del gran colector han debido ser resueltos por EMUSA, pues la solución prevista en el proyecto del llegada del AVE era inadecuada e inaceptable. Y las obras aún no han comenzado.

El desvío y reconstrucción de la red de acequias aún está pendiente de acuerdo con la Junta de Hacendados de la Huerta, sin que exista aún proyecto alguno.

El Puente del Morata, en la Calle Mayor de Los Dolores, ha de ser derribado y construido de nuevo, pero tales obras fueron paralizadas apenas iniciadas.

El puente en la Senda de Los Garres, sobre las vías en superficie, impactante, innecesario, malgastador de dineros públicos y gravemente dañino para los intereses y derechos de los vecinos del entorno, ha sido eliminado consiguiendo prolongar algo aquel minisoterramiento, del que el alcalde anterior llegó a decir que era «un cachondeo». Y ello ha sido fruto de la lucha reivindicativa ciudadana con un trabajo colaborativo con los partidos de la oposición, que sigue empeñada en conseguir deshacer estos despropósitos.

En este momento, el Gobierno sigue actuando al margen de las denuncias y contenciosos en la Audiencia Nacional, incumpliendo la legalidad, manipulando la opinión pública y faltando a la verdad, porque cuando insiste machaconamente en que «en meses el AVE llegará a Murcia y lo hará soterrado» no dice la verdad. Acaban de publicarse (BOE 26 septiembre, 2016) las últimas expropiaciones para las obras, con su debido plazo legal de alegaciones y rectificaciones sin que aún se haya publicado el oportuno proyecto, que ha de ser licitado y adjudicado con el debido proceso legal.

La reiterada llegada del AVE a Murcia, que se airea en semanas o meses, va a ser en superficie, sin soterramiento, por unas vías provisionales por las que los trenes accederán a unos andenes nuevos construidos exprofeso en superficie, que incumplen el Convenio de 2006, que es el referente al que los ciudadanos no estamos dispuestos a renunciar: los nuevos andenes deben ir a cota 8 metros, como fue aprobado.

Por otra parte, la Variante de Camarillas, que interesadamente ha permanecido abandonada por Fomento para poder así justificar de alguna manera el viaje Murcia-Madrid por Alicante, ha sido retomada con cargo a la Autoridad Portuaria de Cartagena, por la única razón de que, de no hacerlo, España tendría que devolver los Fondos Europeos con que su construcción contó. Y el límite está fijado en finales de 2017.

Mientras tanto, CC OO ha denunciado que el tendido ferroviario del AVE pone en serio peligro las Cercanías a Alicante con lo que podríamos perder una buena red de comunicación que pondría en peligro de extinción las Cercanías en toda la Región.

Este es el horizonte ferroviario de Murcia. Pero no nos preocupemos, «es cuestión de semanas? o de meses». Como si los murcianos fueran tontos; así nos tratan nuestros gobernantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine