Desde mi pecera

I vow to thee, my country

27.10.2015 | 04:00
I vow to thee, my country

I vow to thee, my country, all earthly things above,
Entire and whole and perfect, the service of my love:
The love that asks no question, the love that stands
/ the test,
That lays upon the altar the dearest and the best;
The love that never falters, the love that pays the price,
The love that makes undaunted the final sacrifice.

Tengo fama de ser anglófilo y germanófilo, que es algo asi como ser hincha del Madrid y del Barcelona al mismo tiempo, y no puede ser mas cierta. Llevo muchos años mirándome en el espejo de esos dos países y no deja de sorprenderme el hecho de que cuando ellos caminan en una dirección, sea cual sea, España lo hace en dirección contraria. Pero es en materia de patriotismo donde las diferencias entre ellos y nosotros se muestran más agudas.

En Alemania, por ejemplo, el patriotismo tiene un sentido más práctico que emotivo. Las matemáticas y el sentido común prevalecen sobre otras consideraciones más sentimentales, aunque no quiero decir que no existan. Por eso es posible que, en ocasiones, gobiernen allí en coalición conservadores y progresistas, en lo que se conoce como la Grosse Koalition. Lo hicieron hace unos años la CDU de Merkel y el SPD de Schroeder por la sencilla razón de que Alemania lo necesitaba. Tal vez el pragmatismo que impregna el patriotismo alemán proceda de que no hace tanto tiempo que tuvieron que hacer tabla rasa y empezar de nuevo tras la sobredosis patriotera del nacionalsocialismo. El aspecto sentimental está casi limitado al amor profundo y respetuoso que sienten por su tierra alemana y a la pasión por la música clásica alemana, por las salchichas alemanas y por la cerveza alemana, que siempre acompañan con uno de esos lazitos de pan con sal gorda que llaman Pretzel. Si yo tuviera que elegir una imagen fiel de lo que he dicho acerca del patriotismo alemán elegiría un Pretzel, en el que ambos extremos de la masa, el derecho y el izquierdo, se dan la mano para formar la rosquilla.

Por el contrario, el patriotismo británico es tan emocional y endogámico como pragmático, sin duda producto de su larga historia como imperio que dominó al mundo por la voluntad de sus gentes, por la fuerza de sus armas y por el poder de sus bancos. Es curioso como los británicos se engrandecen tanto con sus victorias como con sus derrotas. Si se dan ustedes una vuelta por cualquier templo, cementerio, plaza o calle del Reino Unido verán alzarse uno tras otro los monumentos erigidos en memoria de sus héroes militares, como Nelson, Wellington o Montgomery, poco importa que ganaran o perdieran sus batallas. Sus plazas y calles principales y las estaciones de ferrocarril, auténtica articulación del imperio, ostentan orgullosas los nombres de las grandes victorias militares como Warterloo o Trafalgar. Y siempre, por encima de todo ello, el recuerdo agradecido a sus caídos en cualquier lugar del mundo y en cualquier tiempo.

Desde hace casi un siglo, cada 11 de noviembre se celebra en el Reino Unido el Remembrance Day en el que todos, desde la Reina hasta el último ciudadano, prenden en su pecho una amapola de tela o de papel, conocida familiarmente como Poppy, en recuerdo de todos aquellos británicos que dieron su vida luchando por su patria durante la Gran Guerra. Tras los actos oficiales, que se celebran habitualmente en el Royal Albert Hall, todos los presentes, incluida la Reina, el Primer Ministro y el Jefe de la Leal Oposición, todos, cantan puestos en pie una canción que se ha convertido en el himno extraoficial de Reino Unido y en la canción patriótica por excelencia, titulada I vow to thee, my country, lo que significa algo así como «Me comprometo contigo, mi país». Esta canción, compuesta poco después de la Primera Guerra Mundial, es frecuente escucharla en muchas películas británicas, sobre todo en aquellas que tratan de las señas de identidad nacionales. Pero, tal vez, la imagen que mejor personifica el patriotismo británico al que me refiero es una Poppy, aquella escarapela con forma de amapola que representa la sangre británica caída sobre la verde campiña europea.

Ya he expresado en otras ocasiones mi opinión acerca del patriotismo y del patrioterismo, que no es éste más que el exceso de patriotismo emocional, en cierto modo muy parecido al sentimiento que alimenta el nacionalismo separatista. A diferencia de británicos y alemanes, los españoles somos muy patrioteros pero muy poco patriotas, y tal vez sea por eso, y porque he visto demasiadas veces como las banderas se conviertían en sudarios, que en ocasiones me muestro tibio con las manifestaciones patrióticas.

Sin embargo, les cuento todo esto sobre lo que yo considero el auténtico sentido del patriotismo porque, desde esa tibieza a la que me refería, pude haber defraudado el otro día a alguien muy joven que me hablaba de su amor a la bandera española, al tiempo que mostraba una cinta con los colores nacionales que llevaba anudada en la muñeca. Si hay algún sentimiento patriótico digno de tal nombre ése es el de los jóvenes, todavía agradecidos a la tierra que los ha visto nacer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine