BLANCA

Condenado a 14 años el padre que abusó de sus hijas y se escondió en San Joy

La Audiencia de Alicante considera probado que las sometió "a diversas prácticas sexuales" y entre siete y ocho años a cada una de las niñas - Se refugió en Blanca durante dos años viviendo en cuevas o casas semiderruidas y siempre aislado

22.01.2016 | 22:01

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a un total de 14 años de cárcel a un hombre por abusar de dos de sus hijas cuando eran menores de edad en diversos domicilios en los que residió con ellas en Alcoy. El juicio se ha celebrado dos meses después de que se detuviera al hombre en San Joy, una pedanía poco poblada de Blanca, donde vivió durante dos años escondido de la Justicia.

La sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), declara probado que Laureano T.C. sometió a las víctimas a diversas prácticas de índole sexual aprovechando que se quedaba a solas con ellas y con la excusa de que le dieran masajes entre el año 2004 y junio de 2012.

Una de las menores sufrió esta situación desde los 8 a los 16 años, mientras que su hermana sufrió los abusos desde los 7 a los 15 años y ambas, "desconocedoras al principio del alcance de sus actos y temerosas de su padre", que era con ellas muy "estricto y autoritario", accedieron "con naturalidad a sus indicaciones", señala el Tribunal en el fallo.

El juicio por estos hechos se celebró el pasado 11 de enero en la sección décima de la Audiencia de Alicante.

Según informaron entonces fuentes policiales, Laureano T.C. vivía en cuevas o casas semiderruidas, siempre aislado, y en ocasiones llegaba a obtener sus alimentos de la naturaleza.

El acusado, que se resistió e intento huir antes de ser arrestado, tenía pendientes la orden de ingreso en prisión dictada por la Audiencia de Alicante por el caso de los abusos sexuales, pero también otras dos órdenes de detención por delitos de violencia de género y contra el patrimonio.

Además de los catorce años de cárcel que le ha impuesto ahora el tribunal, que otorga total credibilidad al testimonio de sus hijas, el procesado deberá indemnizarlas con 120.000 euros en total por daños morales, no podrá acercarse a ellas durante diez años y pasará otros cinco en libertad vigilada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine