Fútbol. Segunda B
Sevilla Atlético10Real Murcia

 

La maldición de los ex

Un gol del exmurcianista José Ángel Carrillo deja al Real Murcia sin liderato en un partido en el que los de Aira, pese a dominar el esférico, se muestran incompetentes a la hora de construir jugadas de ataque

26.10.2015 | 04:00
Javi López es frenado por el sevillista Carmona en el choque de ayer.

El fútbol y la vida se parecen en demasiadas cosas. Una de esas coincidencias tiene que ver con los ex. En la mayoría de los casos, cuanto más lejos mejor. Ayer, el Real Murcia, acostumbrado ya a este tipo de castigo, unas veces por parte de parejas que se sienten abandonadas y otras de amores que prefieren el calor de otra cama, solo tardó diecinueve minutos en sufrir una cornada mortal. Su verdugo en la ciudad deportiva del Sevilla Atlético no podía ser otro. José Ángel Carrillo, delantero criado en la cantera grana y que el pasado verano abandonaba la entidad en busca de un destino atractivo, pero, sobre todo, para librarse de José Manuel Aira, no necesitó más que una ocasión para batir a su amigo Fernando, regalar los tres puntos a su equipo y acabar en siete días con el liderato de los murcianistas, que repiten la historia que vivieron hace una temporada cuando el Oviedo apenas les dejó saborear un primer puesto recién estrenado.

Era el minuto 19, pero el gol del exmurcianista, que aprovechó un balón largo para librarse del marcaje de Satrústegui y, con un disparo con más maña que fuerza, superar con demasiada facilidad a Fernando, lo cambió todo. Los sevillistas, con el partido donde querían, juntaron líneas, si es que era posible hacerlo más teniendo en cuenta las pequeñas dimensiones del terreno de juego, para hacerse fuertes en defensa y no dejar ni un milímetro al ataque grana. Allí, no estaba Azkorra, que en el minuto 4 había tenido que ser sustituido por un problema muscular. Tampoco Sergio García. Aunque en este caso por decisión técnica. El cántabro, uno de los más desequilibrantes en banda y también con olfato en el área, iniciaba la mañana en el banquillo. En su lugar aparecía un Javi López al que parece que Aira, empeñado en quedar bien con todo el mundo, tenía que seguir premiando como fuera por su viaje exprés a Cádiz. El malagueño, por ahora una de las grandes decepciones de la plantilla del Real Murcia, no estuvo a la altura del regalo que había recibido de su jefe. Carmona, su marcaje, vivió una jornada plácida. Cada uno contra uno que los enfrentó, se resolvió a su favor el sevillista, mientras que los centros del extremo murcianista, que hasta ahora lo poco que había intervenido lo había hecho por la derecha, nunca crearon peligro.

Cojos por la izquierda, donde el invento de Aira –ya se echaban de menos las rotaciones innecesarias del leonés– se quedó en eso, los granas tampoco fueron capaces de encontrar el camino por la derecha. Germán no generó los espacios que necesita para sacar a pasear su velocidad. Y sin alas, el Real Murcia pierde demasiadas posibilidades. Porque por el centro era imposible. La tela de araña diseñada por Diego Martínez, que sabía que en Segunda B un gol a favor es un maravilloso tesoro, envolvió al Real Murcia de tal manera que los granas parecían una mosca atrapada en una seda cuidadosamente tejida. Solo estaban cómodos en zonas poco peligrosas. Ahí, Chavero y Fran Moreno intentaban encontrar algún hueco libre de piernas, sin embargo, las combinaciones acababan cuando empezaban los metros plagados de minas antipersonas.

La constancia y la renuncia del Sevilla a conseguir un motín mayor, pese a que cada vez que Ivi entraba en contacto con el balón los cimientos murcianistas temblaban, provocó tímidos intentos de los visitantes. En el minuto 24 llegaba posiblemente la mejor jugada de los de Aira, una de esas combinaciones que mezclan rapidez, intención y paciencia que tanto de menos se echan en la libreta del técnico leonés. Entre Fran Moreno, que había sido el elegido para ocupar el puesto dejado por Azkorra, y Pumar encontraron un hueco por la izquierda para que el gallego la pusiera con un centro perfecto al área, donde el cabezazo de Carlos Álvarez no encontró puerta. Un minuto después lo intentaba Chavero con un centro chut que también se fue desviado, mientras que en el 35, en otro balón servido por Fran Moreno, era Germán el que disparaba flojito a las manos del meta José, que hasta ese momento había sido un mero espectador.

Más peligro llevaba el Sevilla las pocas veces que lo intentaba. Ivi, en el minuto 31, obligaba a Fernando a estirarse para sacar una falta lanzada por el sevillista.

Las intenciones de la primera parte se reforzaron aún más en el segundo periodo. El Sevilla siguió dando pasos hacia atrás –en el minuto 65 el defensa Moi salía en lugar del delantero Carrillo–, mientras que el Real Murcia asumía todo el control del centro del campo. Pero el dominio no se convirtió nunca en miedo. Los granas eran incapaces de encontrar el mechero o la cerilla que encendiese la mecha que, a su vez, hiciese explotar la pólvora. Solo Isi, de nuevo utilizado por Aira de revulsivo, pudo cambiar el partido nada más saltar al campo. El canterano, que entró en lugar de Germán, apenas necesitó dos minutos para colarse entre la defensa y probar a José, al que no le afectó la inactividad para salvar el intento del ciezano.

Impotente

  • No importaba los minutos que restaran para el final, el Murcia se veía impotente. Su comodidad para manejar el balón en la línea del centro del campo contrastaba con las dificultades para encontrar a Carlos Álvarez. La impaciencia de algunos futbolistas granas, siempre predispuestos al patadón como mejor solución para llegar a posiciones de ataque, tampoco solucionaba nada. Aira decidió poner sobre el tapete todas sus cartas. A falta de diez minutos retiraba a Satrústegui para dar entrada a Sergio García. Pero ni así metieron miedo los granas. Era Isi el que lo volvía a intentar, viendo como su disparo se estrellaba en las piernas de la sólida defensa sevillista.
  • Ahí acabó el partido, se perdió el liderato, lo de menos en estos momentos de la Liga, y se confirmó la maldición de los ex. Carrillo, que aunque no lo celebró sí hizo el gesto de un corazón que casi con toda seguridad no iba destinado a Aira, quien la pasada campaña relegó al ahora sevillista para prometer su amor a Gerard Oliva, ya forma parte de una lista encabezada por Quique de Lucas y en la que tampoco falta Pedro León y Tato.

Aira: «Espero que la lesión de Azkorra sea lo menos posible»

  • José Manuel Aira, técnico del Real Murcia, veía ayer como el Sevilla Atlético rompía la racha de seis jornadas sin perder de los murcianistas. Además, el 1-0 en el campo del filial sevillista acababa con el liderato conseguido hace solo una semana. Pese a que los locales no hicieron más méritos que los visitantes para llevarse los tres puntos, el preparador leonés explicaba en la rueda de prensa posterior al encuentro que «el fútbol no es cuestión de justicia», añadiendo que «ellos han marcado su ocasión y eso es lo que vale».
  • Para el entrenador del Real Murcia, a su equipo le faltó «remate». «Hemos dominado, pero no hemos conseguido generar peligro».
  • Una vez acabado el choque y con la derrota asegurada, Aira empezaba a pensar en otros problemas, como la lesión de Gorka Azkorra. El delantero se tuvo que retirar en el minuto cuatro por unos problemas musculares. Según señalaba el técnico leonés del conjunto grana las molestias del atacante se produjeron «en la primera acción del partido». Entre hoy y mañana, cuando el futbolista sea examinado por los servicios médicos del club, se conocerá el alcance de las molestias. «Esperemos que sea lo menos posible», decía Aira, quien desde la jornada 4 ha mantenido el mismo esquema alineando a dos delanteros. Además, Azkorra se estaba convirtiendo en una pieza fundamental. Es el ´pichichi´ de los granas con cuatro goles y hace una semana, en el choque de Nueva Condomina frente al Linense, consiguió los dos tantos que permitieron a los murcianistas remontar el partido y sumar tres puntos que le permitía convertirse en líderes del Grupo IV.
  • Volviendo al partido, José Manuel Aira, que ya había avisado en la previa de la capacidad de su rival para adaptarse a las circunstancias, decía que «ha sido un encuentro muy igualado, tal como pensábamos». Insistiendo en la falta de remate y en la incapacidad de generar peligro que habían tenido los suyos durante los 90 minutos.
  • La derrota ha hecho que el Real Murcia pierda el liderato, aunque los granas dormirán por tercera semana consecutiva en puestos de play off. Ahora, con 17 puntos, son cuartos. Hasta el momento, la igualdad es la nota predominante en la clasificación. Con la misma puntuación que los murcianistas hay otros tres equipos (Cádiz, Mérida y La Hoya). El Sevilla Atlético, verdugo de los murcianistas, sube al segundo puesto (19), mientras que el UCAM recupera el liderato (20). El Almería B, próximo equipo que visitará Nueva Condomina, acumula dos derrotas consecutivas y es decimocuarto (12).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine